domingo, enero 12

¿Quienes fueron los primeros en pedir el sufragio femenino en España?

Anda mi hija mayor haciendo un trabajo sobre el sufragio femenino en España.

Uno sabía de oídas que los primeros en pedir el sufagio femenino en España fueron los carlistas. Pero sólo lo sabía de oídas.

Con lo del trabajo de mi hija me he puesto a buscar y he conseguido al menos una demostración documental de esto que afirmo.

En 1914 el gran político carlista D. Juan Vazquez de Mella concedió una entrevista al periódico "El Correo Español- El Pueblo Vasco" donde se refería a este asunto. Sin embargo, buscando por hemerotecas en Internet no he conseguido encontrar ninguna con ejemplares de dicho periódico tan antiguas.

Si que he encontrado en la Biblioteca Virtual de Prensa Histórica lo que parece ser un extracto de aquella entrevista en el otro periódico. Aquí la podeis ver, y aquí va el interesante extracto:

"Reforma del parlamentarismo, del régimen representativo, concediendo voto a la mujer. Esto sorprenderá a los radicales, pero yo creo que la mujer salvo en los asuntos del ejército y del clero deben tener intervención. En la Industria, en la Agricultura, en el Comercio es justo que la tenga.

Si los socialistas belgas no le reconecen este derecho es porque quieren que las mujeres sean laicas."
Por supuesto los que no querían tal cosa eran los amantes de las libertades y la democracia, con los socialistas en primer plano.

También fuimos, por cierto, la primera organización política en España en tener a una mujer como presidenta. 

jueves, enero 9

Un comentarista dice, acerca de "El despertar de la señorita Prim"


Mi muy querido amigo Luis ha dejado un comentario muy largo e interesante que reproduzco en esta entrada aparte para que no se pierda.Allá va (pongo comentarios mios en rojo dentro del texto y subrayo algunas apreciaciones que me han parecido particularmente acertadas, al estilo del Padre Zuhlsdorf):

Me lo trajeron los Reyes. Acabado de terminar (y he tardado dos días porque he estado liadísimo con otros asuntos importantes).

En pocas palabras: el mejor relato que he leído en mucho tiempo.

Como dice Embajador, es en realidad un diálogo socrático entre la Modernidad y la Tradición (pero Tradición pura y dura, sin colorantes ni aditivos).

A mi juicio, la autora ha sido Prudencia y ahora es el Hombre del sillón (¡Qué no, que ella ha sido siempre el Hombre del Sillón, seguro!). O tal vez el Hombre del sillón sea una idealización de lo que le gustaría ser, o una representación de aquello que admira.

Por supuesto, el mundo que pinta Sanmartín es una utopía (Aventuro que posiblemente en su sentido original, es decir, apuesto a que ha leído el "Utopía" de Santo Tomás Moro), pero eso en realidad se ha convertido en un lugar común en toda la literatura moderna, que invariablemente retrata una realidad que no existe. La autora al menos ha pintado una utopía con intención de profundidad metafísica, y ha tenido la honestidad de situarla físicamente fuera de un territorio real, para no confundir a nadie.

Relato fluido, el telón de fondo (el pueblo de san Ireneo y sus habitantes) está retratado a pinceladas, porque el auténtico protagonista son los diálogos. Naturalmente, los de la señorita Prim y el hombre del sillón, que son el nudo de la trama, pero no perderse los espectaculares diálogos de Prudencia con los niños (es que los niños reales- naturalmente no tan cultos- pueden ser, y son, así). Jamás había visto una novela contemporánea con un tratamiento tan realista de la forma de razonar de un niño.

También sumamente interesantes los diálogos de la protagonista con el club de mujeres de san Ireneo, más feministas que las feministas postmodernas (no puede ocultar la autora su animadversión hacia el tipo ideológico).

A descubrir otros personajes extraordinarios, entre los que destacaría a la madre del hombre del sillón.
Tal vez los personajes puedan tildarse de arquetipos (es obvio que cumplen para la autora diversas funciones en el camino de la señorita Prim). No sé, yo considero que están mucho más trabajados que en cualquier novela media, y muy dignamente comparados con grandes personajes de la literatura, teniendo en cuenta la brevedad del relato y que ellos no son los verdaderos protagonistas (Sigo pensando que no hay personajes sino arquetipos, y si, los arquetipos están muy logrados porque parecen personajes).
La historia de amor, delicada, profunda, auténtica. Precisamente la ausencia de erotismo la hace más auténtica.

Toda la redacción es inteligentísima. Orientada a hacer reflexionar al lector (digamos postmoderno) sobre las verdades del modernismo filosófico y su alejamiento de la auténtica naturaleza humana. Con el permiso de nuestro querido embajador, quien es pasado por la piedra (por Prudencia y el hombre del sillón) es el propio lector burgués del siglo XXI, con su hatajo de lugares comunes y "valores políticamente correctos", encantado de haberse conocido. A quién se pasa por la piedra es a toda una sociedad, que vive en un error conceptual y lo exporta al resto del mundo gracias a su poder económico.

Para mí, esta sorprendente novela es más que un diálogo entre la modernidad y la tradición.

Para mí, realmente, es un diálogo entre el escepticismo y la fe.

Aquello de lo que la novela habla en último término es del cristianismo genuino.

Un 10 a la autora.

Absolutamente deliciosa. Must read.

sábado, enero 4

Parecidos Razonables (II): Todavía quedan valientes

Al final va a resultar que Spengler tenía razón con su batallón de soldados salvando la Civilización, y que cuando menos esperanza queda salta un valiente en pos de la dignidad.

Hoy lo ha hecho Cake Minuesa, periodista de Intereconomía, que a pecho descubierto se ha enfrentado él solito y practicamente sin apoyo de los asistentes, a un nutrido grupo de chusma etarra.

La escena se puede ver en el siguiente vídeo:





Esto que ha ocurrido hoy recuerda poderosamente a otro suceso histórico protagonizado por el Capitán Palacios, el verdadero "Embajador en el Infierno". Dicha impactante ocasión fue llevada al cine y se puede ver en este otro vídeo:


Gracias a Cake Vinuesa por recordarnos que todavía quedan valientes.


Pinchar aquí para ver otros "Parecidos Razonables"

domingo, diciembre 29

Libros: El despertar de la señorita Prim

Este libro me ha dado, sobre todo, mucha envidia. Es el libro que me hubiera gustado escribir. Es más, creo que es el libro que a todo cultureta reaccionario le habría gustado escribir, y que nunca nos habríamos imaginado que tendría el enorme éxito que ha tenido (yo dispongo de la quinta edición, nada menos y el otro día pasé por una librería y vi que iba por la séptima. Creo que la primera edición es de Abril de este año que acaba).

El secreto es que lo ha escrito una mujer que, además ya era escritora (o periodista). Oiga, y eso de que sea una mujer, ¿qué importa?. Pues importa que en estos tiempos que corren, tan sentimentalistas, una mujer es más capaz de tocar la fibra sensible sin perder profundidad en el discurso. Esto en el caso que, como el que nos ocupa, sea además culta y formada, de modo que aporte. O como dice un diálogo del mismo libro:

"- La cuestión [dice la Srta. Prim] no es si son buenas o malas escritoras o si son o no sentimentales. La cuestión es que hubo un tiempo en que los hombres, los grandes hombres, leían novelas escritas por mujeres.

-Cierto- dijo el hombre del sillón alejando un poco más su asiento de la chimenea-, pero en mi opinión hay que atribuirlo a dos buenas razones. Una, a que el hecho de que una mujer publicase tenía todavía el encanto de la audacia; y otra, a que las mujeres aportaban un punto de vista razonable, pero diferente sobre el mundo. Hoy en dia la literatura femenina ha perdido esa capacidad de instarnos a desplazar el punto de mira, de hacernos girar la mirada. Cuando leo una novela femenina tengo la impresión de que la escritora no hace otra cosa que mirarse a sí misma."
Porque no nos engañemos, el cultureta reaccionario medio, incluido el que suscribe, habría podido escribir este libro e intentar "hacernos girar la mirada". La diferencia esencial con la hábil autora es que lo habríamos titulado algo así como:

"Diálogo entre la Tradición y la Modernidad sobre las causas de la perdición del mundo contemporáneo, que se debe leer para gran aprovechamiento de las almas nobles que deseen evitar la condenación eterna por sus muchos vicios y pecados"
Nos habríamos quedado absolutamente encantados de habernos conocido y del impactante título, y anonadados porque ni siquiera nuestra sufriente esposa hubiera sido capaz de pasar de la portada. 

Y llega una chica joven, lo titula "El despertar de la señorita Prim" (no puede ser más cursi el título, perdóneme usted, pero es que está hecho a posta, yo lo sé) y vende como churros una ración no menor de zambombazos contrarrevolucionarios. La reoca.

No se la razón que lleva al personal a leer este libro. Puedo adivinar que lo que atrae es que parece una historia de amor, sencillita y sin muchas pretensiones, pero bastante distinta a lo que es habitual. ¡Es nuevo! y ya se sabe que la novedad es lo que trae loco al ciudadano moderno. 

Lo cierto es que este libro no es una historia de amor nueva. De hecho la obra es un "Diálogo entre la Tradición y la Modernidad, etc, etc...." donde la Modernidad (la Srta. Prim), y me perdonen que les cuente el final,  es meticulosamente pasada por la piedra por la Tradición (el hombre del sillón). ¡Ojo! la virtud de la Srta. Prim queda intacta, no se confundan. Ya lo dice el libro de mano de Lulú Thiberville, una especie de Condesa Viuda de Grantham sin el elemento snob, que por su edad puede permitirse el lujo de soltar frescas como:
"La tradición no tiene edad, niña, es la modernindad lo que envejece"
¡Chúpate esa!.
 
En la obra no hay personajes sino más bien arquetipos que alguno dirá son estereotipos y se equivocará de medio a medio. Por eso, y porque a mi lo que me suele gustar de los libros son los personajes,  me parece que la calidad literaria anda floja. Y me da igual. Porque este libro no es "literario", es un libro de ideas, o más bien doctrinal. En él la Modernidad no solamente se encuentra con la Tradición, sino también con la Fe, la Esperanza, la Caridad, la Soberbia, la Inocencia, y muchas otras "las" encarnadas en los diferentes personajes.

Siendo un libro doctrinal, y en esto tiene su fuerza, lo puede leer absolutamente todo el mundo. Habrá gente que se quede en la historia de amor y en "lo bonito que sería si....". Habrá otros que capten el fondo y les guste. Y habrá otros que capten el fondo y no les guste, bien porque les parezca una aberración reaccionaria o bien porque les parezca que la autora solamente rasca la superficie de algo mucho más profundo. Pero a todo el mundo le hará pensar.

Hasta ahora cuando me hablaban de la necesidad de adaptar el lenguaje al mundo solía echar mano del naranjero. Después de haber leído este libro, la cosa cambia. Me he reconciliado un poco con esa propuesta porque veo que hay gente capaz de hacerlo, esto es, de adaptar el lenguaje sin perder mensaje. Luego se puede aprender a hacer tal cosa.

Y además, apuesto un brazo, el libro es autobiográfico. Pero la autora no es la Srta. Prim, sino el hombre del sillón. 

En fin, que recomiendo vivamente "El despertar de la señorita Prim". Lo recomiendo, desde luego, a la gente de la cuerda. Eso si, cuidadito con las taquicardias e hiperventilaciones ya que, advierto, la obra recoge todas y cada una de nuestras peores y más húmedas ensoñaciones (el pueblito pequeño, los exiliados de la postmodernidad, el abad benedictino, la abigarrada librería donde sirven té ruso a los clientes - Mensaje urgente a Yurremendi:  dice el libro que el de Sochi es mejor que el first flush Darjeeling, espero que te explote la úlcera cuando leas esto-, la inmensa biblioteca con chimenea, repleta de obras clásicas, pero clásicas, clásicas, de historia, filosofía, teología, etc...., en fin, una especie de parque de atracciones para carcas sin remedio). 

Lo recomiendo seguidamente a los afines que todavía nos tienen por especímenes de laboratorio, para que vayan entendiendo un poco de lo que los tradicionalistas aspiramos en el orden de la organización social y política (si, el libro es político....mucho). Esto es, el libro no explica pormenorizadamente en que consiste el orden social al que aspiramos, pero ese orden social subyace en la narración. Sobre política tiene una memorable frase:
"Utopía sería pensar que el mundo puede dar marcha atrás y reorganizarse de nuevo en su totalidad. Pero no hay nada de utopía en este pequeño pueblo." [Nota: la cita sigue enjundiosa pero la dejo ahí no vaya a ser que a alguno que yo me sé le de un ictus de la emoción y no pueda ni empezar el libro]
Y por último, lo recomiendo en general a cualquiera que desee pasar un buen rato leyendo una obra ligera de estilo y profunda de fondo, de donde sin duda, sacará lecciones para la vida.

Espero no haber fastidiado la novela sacándole punta y por el contrario espero muchos comentarios de lectores agradecidos. De nada.

martes, diciembre 24

La embajada les desea una Feliz y Santa Navidad




Para pintar un Belén

Para pintar un Belén
se necesita un papel
Primero a un Niño pintaré
y a su lado está José
La Virgen está junto a él

Segundo, pintaré a un par de pastores
yendo hacia Belén.
Tecero, a los Reyes pintaré
que al Niño van a ver
y le traen muchos regalos para él.

Cuarto, una estrella pintaré
amarilla 
que en el cielo brilla y brilla.

Y por último a un angel
en el cielo
avisando a la gente para verlo.

Y así es como se pinta un Belén.

Esa luna plateada

Esa luna plateada
en su cara reflejada
le sonreía contenta
y alegre le miraba

Una luna muy grande
una mirada hermosa
una enorme cara
una sonrisa preciosa 

Con unos ojos enormes
al niño adormilaba
y Él los entrecerraba
sin dejar de mirarla

Unos ojos plateados
unas pequeñas manos
unos piececitos enanos
y un brillo colorado

Mira la luna enorme
ahí en el cielo está
esperando a que te duermas
para verte despertar.

Y volvemos a la carga un año más ( 2012, 2011, 201020092008, 2007, 2006, 2005), para felicitar la Navidad a toda la buena gente que todavía (¡todavía!) se pasa por este rincón de Internet de vez en cuando.El dibujo es de la #5 y las poesias de la #4 y #3. Me advierte mi #5 que diga bien claro que el dibujo es un boceto y que está muy enfadada porque la versión final se la dejó en el cole.

¡Pues eso: Feliz y Santa Navidad a todos.!


domingo, diciembre 8

Hoy: La Inmaculada Concepción, patrona de España



El dia de hoy celebramos la fiesta de la Inmaculada Concepción.

Como todo los años, recomiendo leer aquí el relato del milagro de Empel.

Como novedad este año, traigo unas fotos de la capilla de la Inmaculada que sigue en pie en la localidad de Empel.

Y vuelvo a transcribir los preciosos versos de Verdaguer:


"Oh Verge Immaculada,
per vostra Concepció,
d'Espanya Reina amada,
salvau vostra nació,
Concebuda sou, Maria,
és lo càntic celestial
que la terra al cel envia
com un himne triomfal;
Concebuda sou, Maria,
sens pecat original.
Vós, María, sou l'estrella
que guià Espanya al Nou Món,
la de l'alba hermosa i bella
de la gloria que se'ns pon.
Oh María, hermosa estrella,
resplendiu d'Espanya al front.
Quan sa Reina era María,
nostre regne era el més gran,
sa bandera el mon cobría
des d'América a Lepant.
Si a regnar torna María
ses grandeses tornarán
Vós d'Espanya sou la gloria,
Vos lo Sol del Principat;
nostra pàtria i nostra historia
Vos, oh Verge, ens ho heu donat:
tronos son de vostra glòria
Covadonga i Monserrat"
Patrimoni ets de Maria,
oh, d’Espanya, hermós país!
mes avui l’error hi nia
que et farà poble infeliç.
Oh!, xafau-li el cap, Maria,
que és la serp del paradís.
(A la Inmaculada.
Patrona d´Espanya,
Verdaguer)

lunes, noviembre 18

La bola sigue rodando....cuatro años después

Todo empezó entre finales de 2008 y principios de 2009. 


En aquel momento la cosa no fructificó, por falta de tiempo, por falta de conocimiento mutuo, por falta de sentido de la urgencia del momento, y por supuesto por los misilazos que se lanzaron desde lo que todavía muchos consideran que son "los nuestros". 


Aunque el Partido Familia y Vida ,  Alternativa Española y la Comunión Tradicionalista, son los firmantes del manifiesto y líderes de este empeño, parece que no son los únicos y hay otras organizaciones que podrían sumarse.

Nunca entendí a aquellos que decían que hasta que no hubiera unidad ellos no apoyarían con su voto a ninguna de las tres organizaciones. 

Pues el caso es que ahora ya no hay excusa. 

Se han unido y ahora es, me atrevo a decir, un deber moral de todos aquellos que en su conciencia se sienten interpelados por los principios no-negociables, el apoyar decididamente esta iniciativa.

La bola está en vuestro tejado. Y cada vez es más grande. ¡Como para ignorarla!


PD. Si por casualidad quisieras acercarte y ver que pinta tienen estos carlista, el sábado que viene nos reunimos en el Cerro de los Angeles. Detalles pinchando aquí.

sábado, noviembre 9

Hoy: Nuestra Señora de la Almudena, patrona de Madrid



Vuelvo a dar la matraca y a recordar que tal día como hoy, hace 24 años, cayó el muro de Berlín. Esta ciudad tiene en su escudo un oso, como Madrid. En este día del año 1085 y tras numerosas rogativas y procesiones se derrumbó el muro que escondía la imagen de la Virgen. "Coincidencias" de esas, supongo. 

lunes, noviembre 4

La importancia del latín: C.S.Lewis y un monje italiano

"Otro de los amigos de Lewis a finales de los cuarenta fue Giovanni Calabria, un monje italiano con el que mantuvo correspondencia entre 1947 y 1954, fecha en que Calabria falleció. Dichas cartas, escritas en latín por ser esta la única lengua en común de ambos, pueden servir de referencia para el estudio tanto de aquella amistad como del enigmático y particular acercamiento de Lewis al cristianismo. El inicio de aquel intercambio epistolar correspondió a Calabria, quien escribió a Lewis el 1 de septiembre de 1947 refiriéndose a un "importante problema":

el relacionado con los hermanos discrepantes cuyo regreso a la Unidad del Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia, constituye nuestro mayor anhelo.(...)

Lewis le contestó el 6 de Septiembre:

(....)Una tarea nada inutil, por otra parte, porque creo que la gente ignora los numerosos puntos en los que estamos de acuerdo....

Sorprendentemente, uno de "los numerosos puntos en los que estamos de acuerdo" es, en opinión de Lewis, la capacidad unificadora del latín: "Si al menos ese pernicioso "renacimiento" que los humanistas trajeron consigo no hubiera destruido el latín....entonces Europa entera aun podría continuar escribiéndose"."

(Tomado de "Escritores conversos" de Joseph Pearce).

domingo, noviembre 3

Razones para la esperanza: Un pro multis en España

Vitoria, verano de 2013.

Parroquia de Nuestra Señora de los Desamparados.

Horrible edificio estilo "remordimiento" (como tan acertadamente definió un comentarista aquí) en medio de la ciudad. Se pueden ver fotos aquí.

El retablo de la estancia principal de la iglesia (no se si es correcto llamarla "nave") me pareció muy bonito, con su Cheperudeta en el centro. Si bien el contraste con el resto del edificio hacía que este pareciera incluso más deslavazado y hasta grotesco.

Curiosamente el Santísimo está en el presbiterio de las dos capillas laterales, pero no en la central.

Celebran dos curas en una de las capillas laterales, paralela a la central. Uno, el principal, es italiano que debe llevar tres cuartas partes de su vida en España porque celebra sin misal (no hay ninguno a la vista), y aun así no pierde comba en ningún momento. Se le nota un poco el acento italiano en ciertos dejes breves.

En el altar (que parece un altar y no una mesa) hay seis velas, pero no hay crucifijo. Hay un crucifijo detrás, a un lado del altar, pegado a la pared, bastante grande. El sagrario (de tres cuerpos) está también en el presbiterio, como ya he dicho, al otro lado del altar.

Es todo una curiosa mezcla de distintas ordenaciones.

Pero lo mas curioso es que por primera vez en España escucho a un sacerdote pronunciar el "pro multis" en la formula de Consagracion en castellano. Lo hizo el sacerdote italiano.

Esto del "pro multis"  fue una instrucción que dio el Papa Benedicto XVI a traves del Cardenal Arinze en 2006. El Papa pedía que en las traducciones del misal a lengua vernácula se tradujera la locución "pro multis" como "por muchos" en lugar del actual "por todos". ("Tomad y bebed todos de él, porque éste es el cáliz de mi Sangre, Sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por vosotros y por todos los hombres para el perdón de los pecados. Haced esto en conmemoración mía"). En dicha instrucción se animaba a los obispos a hacer una catequesis previa a la introducción de dichas palabras.

Como es natural todo el mundo, incluyendo los obispos mas fieles y obedientes de entre los fieles y obedientes (por ejemplo el de mi archidiocesis) procedio a pasárselo por el arco del triunfo y hacer como si el Papa no hubiera dicho nada. Y nada se hizo.

La foto es de una Misa reciente celebrada por el Papa, cara a Dios. La saqué de aquí.

domingo, octubre 27

La palmadita derechoide (II)

Recupero una entrada que escribí hace más de 5 años, donde decía a cuento de la salida de María San Gil del PP:

Lo que más sorprende del portazo propinado por María San Gil es, precisamente, que lo haya propinado.

Y la consecuencia para el entorno malminorista es terrible: Si una persona del indudable prestigio de San Gil se ve impotente para defender una serie de cuestiones, para ella innegociables, desde dentro del partido, ¿que pretendéis vosotros ilusos?.

Incidentalmente, uno compara el caso de Gregorio Ordoñez (q.e.p.d.) y el de María San Gil, y empieza a entender en toda su extensión la famosa frase de Jose Antonio Primo de Rivera:

"Prefiero la bala marxista a la palmadita derechoide, pues es cien veces mejor morir de bala que morir de náuseas"
.
A Ordoñez le mató la bala marxista y siempre será un héroe.

María San Gil está muriendo de náuseas, será enterrada en el más absoluto olvido y soledad.

Los dos fueron valientes.

Estos días, más que nunca, se entienden en toda su clarividencia aquellas palabras.

Como se entienden la salida del PP de José Antonio Ortega Lara y María San Gil, por ejemplo.

Lo que me cuesta cada vez más entender es que todavía haya españoles de bien, que lo son, que sigan votando PP, PSOE o cualquiera de sus satélites. Porque seguirán votándoles. Y morirán de náuseas.

Para enmarcar (XX): Otoño






Esta descripción del otoño, climático, existencial, político y cultural, que hace Kiko Méndez-Monasterio es poderosa y brillante.

Luego llega Carlos Esteban y se marca su particular "Miseria de la filosofia" contra la "Filosofia de la miseria" mendez-monasteriana, todo en versión reaccionaria.

En fin, que me han suministrado un buen fin de semana.

Esta sección del blog recoge aquellos artículos o entradas publicados en otros blogs que hacen una contribución decisiva a mi manera de ver las cosas por su elocuencia, claridad y propuesta de nuevas perspectivas. Por esas razones es muy posible que resulten atemporales o que por lo menos sean un sólido testigo para el futuro.
Otros artículos que se han publicado en esta sección se pueden ver pinchando aquí.

domingo, octubre 20

Escaleras que odian la fe y una excomunión silenciosa

Si un extraterrestre bajara a la Tierra y sin saber nada de historia de España hubiera asistido a la preparación de los recientes actos de beatificación de 522 mártires asesinados en la persecución religiosa que tuvo lugar en nuestra Patria entre 1931 y 1939, bien podría haber concluido, a tenor de la gestión que ha hecho la Conferencia Episcopal del asunto, que en estepaís las escaleras son anticlericales.

Porque lógicamente debió ser una caída por las escaleras, o evento doméstico similar, lo que se llevó a estos mártires  por delante. Y habiendo habido tantas caidas por las escaleras, en tan breve espacio de tiempo, y siendo los sujetos pacientes mayormente clérigos y monjas de la Iglesia Católica, unicamente cabe concluir que las escaleras en España no solo tienen vida propia, sino que además odian la fe católica.

Yo por eso vivo en un bajo con ascensor, no vaya a ser que......

No me extrañaría que a algún clérigo burócrata se le hubiera ocurrido el genial y socorrido eufemismo de la "indigestión de plomo" como causa del fallecimiento. Temerosos de que la asociación estatal de fabricantes de plomo protestara por la inquina que hacia el progreso científico (I+D) tiene la Iglesia Católica, rápidamente desecharon la idea. 

Ahí estuvieron poco finos. Porque claro, no se dieron cuenta que después de que a las brillantes mentes del Comité Olímpico Español se les ocurriera proponer la localidad madrileña de Paracuellos del Jarama como sede para la modalidad de tiro, todo está permitido.

Como con una infamia no era suficiente, los de la Conferencia Episcopal probaron a estirar la cuerda un poco más. De modo que se prohibió la exhibición de banderas y pancartas. Pero, ¡ojo! no todas las banderas estaban prohibidas: la Union Jack, como se ve en la foto, tiene derecho permanente de pernada.

Solamente a un facha recalcitrante (y probablemente filolefebvrista) se le puede ocurrir que no sea la cosa más natural del mundo prohibir la exhibición de banderas españolas en un acto de beatificación de mártires españoles, mientras se permite que el personal porte banderas extranjeras. Debe ser cosa de entender sanamente la catolicidad de la Iglesia, o algo así.

No entraré en más detalles, Javier Garisoaín, Secretario General de la Comunión Tradicionalista, estuvo ese fin de semana en Barcelona y en Tarragona, y en su blog hace una ponderada crónica de los actos que tuvieron lugar ese par de días. Recomiendo leerla hasta el final.

Ya ha pasado todo, están los mártires beatificados lo cual es como para darse con un canto en los dientes, habida cuenta del tiempo y esfuerzo que ha costado. Eso es lo importante.

Verdaderamente sentí mucho no haber ido. Estuve hace unos años en Roma para ocasión similar y resultó ser una extraordinaria peregrinación. Pero también sufrí y mucho, en y con los actos de no-consagración de España al Sagrado Corazón. Aquello supuso un duro despertar para encarar amargas realidades.

Y la amarga realidad es, según mi entender, que algunos católicos somos objeto de una excomunión silenciosa. Me viene a la cabeza esa maravillosa película que es "The lost prince". Trata sobre la vida del príncipe inglés Juan, al cual sus padres, los reyes de Inglaterra, tenían recluido en el campo, lejos de todo contacto social, por causa de su epilepsia y su discapacidad psíquica.

En fin, bien parece que somos como el hijo tonto que los padres esconden para que no de la nota en las reuniones sociales.

El tristemente célebre obispo Setién de San Sebastián ya dijo en alguna ocasión que un padre no quería a todos sus hijos por igual. Con lo que parece que estableció una costumbre a seguir por otros obispos españoles que no hablan con su claridad pero actúan con su misma contundencia.

No es poco consuelo pensar lo tremendo que tuvo que ser para los católicos guipuzcoanos y vizcaínos el ninguneo de sus obispos durante los "años del plomo" y después. A su lado lo de ahora es el chocolate del loro. También ayuda algún gesto valiente de otros obispos, por ejemplo cuando Monseñor Reig fue a Paracuellos.

Y al final, que nos maltraten ahora de esta manera no tiene la mayor importancia. Se ofrece y punto.

Pero acudir a un lugar donde se hace menosprecio consciente de nuestra Patria mientras se da lugar de privilegio a abortistas como Gallardón o sembradores de odio como Mas , pues me parece que no.

Yo ya lo hice una vez y será la última.

jueves, octubre 10

Tres cuadros para perder un avión

La última vez que estuve en Nueva York por cuestiones laborales acabé pronto mis quehaceres y quedó tiempo más que suficiente para hacer alguna cosa. 

En esta ocasión la Sra. Embajadora y sus criaturas me habían liberado explícitamente de hacer compras, de manera que pude dedicar la tarde a algún provechoso fin. Me fui al Museo Metropolitano.

Tres cosas se deben decir del Metropolitano: una, que está fabulosa y espectacularmente bien montado; dos, que, con todo, resulta frio y artificioso, sobre todo esas extraordinarias reconstrucciones de estancias de diferentes épocas que se encuentran tan fuera de lugar (real y metaforicamente); y tres, que no tiene casi arte español (ellos se lo pierden y desde luego está mucho mejor en España).

Dicho lo cual, lo pasé como un enano. Tan bien lo pasé que a punto estuve de perder el avión de vuelta a casa. Y ello debido sobre todo a tres cuadros que traigo a la bitácora. Me gustaría tener el conocimiento y oficio de D. Terzio , para poder describirlos adecuadamente. Como no puedo, simplemente los pongo debajo (animo al personal que pinche en las imágenes para verlas en grande) y hago una breve presentación. A lo mejor D. Terzio se anima y me deja un poco de su sabiduría artística en los comentarios.

A Santa Juana de Arco se le aparecían el Arcángel San Miguel (en el cuadro), Santa Catalina y Santa Margarita, que bien pueden ser las dos figuras femeninas que acompañan al Arcángel. Pasé cosa de 20 minutos completamente alelado con los colores, la peculiar composición y la expresión de mi santa favorita en su arrebato místico.  Apréciense el árbol que hay detrás de la figura principal y sus hojas.


Lo que me fascina de Ingres es la capacidad que tiene de dar movimiento a esos rostros de porcelana. Un movimiento tan sútil y tan etéreo que parece estar y no estar a la vez. Este cuadro es "La Virgen adorando la Sagrada Forma" y el estilo era muy del gusto de mi añorada abuela.




No había oído hablar de Ernest Meissonier hasta que vi este cuadro que representa la victoria de Napoleón en Friedland. Lo que más me gustó son las expresiones de los rostros que tienen los húsares de la izquierda del cuadro. Pero, vamos, todo él es grandioso.



Pues eso.

De propina dejo una escultura de San Tarsicio, moribundo, protegiendo la Sagrada Forma. No tiene nada que ver la foto con la escultura que lo deja a uno anonadado. Conviene conocer la historia de su martirio.


lunes, octubre 7

Lecciones de los católicos de Oriente

Andaba mi padre no hace mucho por el Golfo Pérsico y nos escribió:

" Antes de ayer asistí a una misa en Tamil por la hora. Antes hubo adoración al Santísimo y resulta que el sacerdote salió perfectamente revestido y descalzo y así ofició y dio la bendición.

Supuse que era por respeto al Santísimo Sacramento y efectivamente me dijeron después que en una capillita donde está permanentemente Expuesto todo el mundo debe entrar descalzo.
Me acordé de la frase del Señor a Moisés cuando estaba delante de la zarza ardiendo: descálzate porque pisas tierra sagrada".

miércoles, octubre 2

Rinocerontes en la plaza de San Pedro

Según reza el viejo adagio la mejor manera de esconder un elefante en Wall Street es llenando Wall Street de elefantes. 

Me pregunto si el Papa está intentando esconder algún rinoceronte en la plaza de San Pedro llenando la plaza de San Pedro de rinocerontes. 

Lo digo porque observo que habla mucho y hace poco. No se si eso de hablar mucho es simplemente su carácter argentino (no se enfaden mis amigos argentinos y aclárenme si esto es un injusto estereotipo o si hay algo de cierto en ello), o es que tanta verborrea tiene por objeto mantener al personal distraído. Porque desde luego el personal anda agitadísimo con todo lo que dice el Papa.

La blogosfera católica se divide entre los que ven venir la gran revolución (y de estos a su vez hay dos tipos: los que la quieren y los que no la quieren) y los que tratan de convencernos que todo esto es "business as usual". Ninguna de las dos posiciones comparto, pero me parecen particularmente curiosos los que necesitan ríos de tinta para convencernos del "business as usual".

En fin, sigo pensando que aquí hay más cera de la que arde, y que nos esperan enormes sorpresas aunque no se de que tipo. Hasta me he llegado a plantear si todo esto no será una versión actualizada de la campana de Huesca

En cualquier caso, encuentro en el blog de Ches (en inglés, lo siento) un derroche de sensatez. Dice las cosas tal cual yo las siento, y las dice mejor de lo que yo jamás pudiera decirlas. Este Ches es un católico inglés que en su día estuvo metido hasta el colodrillo en la Fraternidad Sacerdotal de San Pio X hasta que decidió abandonarla. El relato de su abandono es de las narraciones más fascinantes que conozco, por eso la habré leído una docena de veces.

Terminemos con una nota esperanzadora. Estás palabras del Santo Padre me han animado mucho:

“Veo la santidad –prosigue el Papa– en el pueblo de Dios paciente: una mujer que cría a sus hijos, un hombre que trabaja para llevar a casa el pan, los enfermos, los sacerdotes ancianos tantas veces heridos pero siempre con su sonrisa porque han servido al Señor, las religiosas que tanto trabajan y que viven una santidad escondida. Esta es, para mí, la santidad común. Yo asocio frecuentemente la santidad a la paciencia: no solo la paciencia como hypomoné, hacerse cargo de los sucesos y las circunstancias de la vida, sino también como constancia para seguir hacia delante día a día. Esta es la santidad de la Iglesia militante de la que habla el mismo san Ignacio. Esta era la santidad de mis padres: de mi padre, de mi madre, de mi abuela Rosa, que me ha hecho tanto bien. En el breviario llevo el testamento de mi abuela Rosa, y lo leo a menudo: porque para mí es como una oración. Es una santa que ha sufrido mucho, incluso moralmente, y ha seguido valerosamente siempre hacia delante”

domingo, septiembre 22

Razones para la esperanza: Escuela de monaguillos

Me pregunta la Sra. Embajadora:

- ¿No te has enterado de cuando el cura ha dicho......?

- Pues no, la verdad que no me he enterado.

Y seguidamente le he explicado que estaba tan contento por lo primero que ha dicho el cura que ya no he escuchado nada más de la homilía.

Lo primero que ha dicho el cura es que en la parroquia (mi parroquia de toda la vida) habían decidido montar una escuela de monaguillos. 10 chicos se han apuntado inmediatamente. Repito: 10 chicos se han apuntado....inmediatamente.

Había empezado a notar algo curioso este verano cuando vi repetidas veces a un chaval ayudando a Misa vestido con un alba. El chico, muy formalito y respetuoso, hacía las cosas bastante bien.

Ha costado....¿40 años?, pero veo que al final han dado cauce a un asunto que se caía por su propio peso. De crio yo era uno de un numeroso grupo que literalmente peleaba por ayudar a Misa. Pero nunca se le ocurrió a ningún cura de la parroquia encauzar aquellas ansias y por lo menos enseñarnos una o dos cosas sobre el particular. Y con el tiempo, el recuerdo de aquellos no-encauzamientos me llenó de perplejidad.

Como digo, había un numeroso grupo de chicos que acudía espontáneamente, sin que nadie les requiriera o les llamara, para ayudar a Misa. Espontáneamente, digo. Y no se si a alguien se le pasó por la cabeza que aquellas espontaneidades podrían ser señales de algo más.  Algo que convenía ser cuidado y cultivado. No, en mi caso particular, no creo, pero seguro que en el de otros. Si a alguien se le ocurrió, no se hizo nada y con el tiempo los espontáneos monaguillos mayormente desaparecieron. En tanto que no quedó ninguno que transmitiera (tradere) el oficio, en tanto que ya no se veían monaguillos, la cosa se fue perdiendo.

Ahora han tenido la feliz idea de darle la vuelta a la tortilla. Excelente noticia.

Dos formas de entender un imperio

Un compañero comentaba la noticia aparecida hace algún tiempo que decía:


Entre las opiniones que surgieron abundaban los epítetos poco cariñosos hacia el Imperio Británico, como es lógico.

La nota de cordura y sensatez la puso mi amigo Javier Garisoain , en una de sus más gloriosas apostillas cuando vino a decir lo siguiente:

"Me imagino que, a lo largo de la historia, habrán llegado misioneros españoles a 9,5 de cada 10 países del mundo".

Lo cual me recuerda una anécdota que me contó hace unos meses un oficial de la Infantería Española destacado en Etiopía o Somalia, no recuerdo. Haciendo labor de vigilancia transitaba en su todoterreno militar por una "autopista" de tierra por la que pululaba toda clase de gente. En eso se fijó en una monja ancianísima que iba andando por la carretera como si tal cosa. El hombre paró el vehículo, se acercó a la monja y en un inglés chapurreado le preguntó si quería que la llevara a algún sitio. La buena mujer en perfecto castellano y con cara de sorpresa le respondió:
- ¡Ay, hijo!. ¡No entiendo nada de lo que me estás diciendo!.
La monja procedía de un pueblo de la provincia de Palencia, creo recordar y llevaba 35 o 40 años de su vida por aquellas tierras.


miércoles, septiembre 11

Nobleza

Wanderer en su bitácora ha escrito una entrada con consideraciones interesantes indagando sobre que cosa es la nobleza. La he leído entera y recomiendo a los lectores de esta bitácora que también lo hagan pinchando aquí. He leído además todos los comentarios donde, de nuevo, se dicen cosas que mueven a la reflexión.

Como a nadie se le ha ocurrido hacerlo, lo hago yo.

Creo que nunca se ha definido tan acertadamente la nobleza como en aquel poema de Calderón que empieza:
Este ejército que ves
vago al yelo y al calor,
la república mejor
y más política es del mundo,(...)
Pienso que nos solemos quedar en la superficialidad de este canto y no nos damos cuenta que Calderón no habla solamente del ejército español de su época, sino que más bien da una lección general de vida en verso. De la vida y de la organización política de la sociedad, cosa que establece en las cuatro primeras líneas, donde nos dice que va a explicar como se debe organizar una comunidad humana sana tomando como ejemplo la convivencia militar de su época. Y sigue

(...) en que nadie espere
que ser preferido pueda
por la nobleza que hereda,
sino por la que él adquiere; 

Lección primera: la base de la organización es lo que ahora los cursis llaman "meritocracia". Está bien que tu padre o tu abuelo o tu bisabuelo haya sido esto o lo otro, o que hayan hecho esto o aquello, pero para encajar aquí el que tiene que ganárselo no es tu bisabuelo, sino tu. Continua:
porque aquí a la sangre excede
el lugar que uno se hace
y sin mirar cómo nace
se mira cómo procede. 
Bien claro está que la igualdad no la inventó la Revolución Francesa. Calderón ya ponía el contador a cero para todo el mundo, siendo cosa de cada uno el ganarse la consideración con su propio proceder. ¿Cómo?, pues para empezar distinguiendo lo accesorio.....
Aquí la necesidad no es infamia; y si es honrado,
pobre y desnudo un soldado
....de lo fundamental:
tiene mejor cualidad
que el más galán y lucido;
porque aquí, a lo que sospecho,
no adorna el vestido el pecho
que el pecho adorna al vestido. 
Y esto conduce a la clave del asunto:
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás
tratando de ser lo más
y de aparentar lo menos. 
La dicotomía entre el ser y el parecer, de la que ya hemos hablado en esta bitácora, y que tan mártir trae al mundo de hoy. Observo que Calderón no dice que el desarrapamiento sea necesario, sino más bien que es la elegancia la que no lo es. Dice que se puede ser pobre y honrado, pero no dice que no se pueda ser galán y honrado. Fundamental cuestión. 

También llamo la atención sobre como describe a los más maduros, que precisamente por su experiencia son los que mejor saben hacer las cosas.

En fin, "de modestia llenos".... casa bastante mal con la "cultura" meritocrática actual donde todo el mundo se cree con derecho a todo y sin deber de nada.

Y abunda en esto lanzando otro revés a nuestra organización social:
Aquí la más principal
hazaña es obedecer,
y el modo cómo ha de ser
es ni pedir ni rehusar. 
Me viene a la cabeza tanto maestro del escaqueo que abunda en, por ejemplo, el mundo laboral y que luego vienen a ser, fíjate que casualidad, los que más exigen. No sigo que me pierdo. Creo que se me entiende.

Porque luego llega el crescendo final que consiste en una declaración de las virtudes que debe poseer la persona para estar en paz con Dios y con el prójimo, para ser noble sin más:
Aquí, en fin, la cortesía,
el buen trato, la verdad,
la firmeza, la lealtad
el honor, la bizarría,
el crédito, la opinión,
la constancia, la paciencia,
la humildad y la obediencia, 
Pensemos en nuestro ambiente más cercano, en nuestra familia o en nuestro trabajo, y como de beneficiados se verían si todos hiciéramos un esfuerzo por vivir esas virtudes (me defeco en los "valores", por cierto, no se si se ha notado)

Insisto en la cuestión: en ningún sitio se habla de derechos, y sin embargo en todo el poema trasluce las dos únicas leyes que se necesitan para construir una sociedad habitable que son el amor a Dios y al prójimo. Y por si no está claro, así termina:
fama, honor y vida, son
caudal de pobres soldados;
que, en buena o mala fortuna,
la milicia no es más que una
religión de hombres honrados.
Me pregunto si ese "pobres soldados" se refiere a la pobreza material, o acaso más bien a la de espíritu. Me quedo con lo segundo.

En fin, creo yo que el Siglo de Oro español no fue de oro por lo bien que escribían nuestros literatos, sino porque fueron capaces de expresar de forma sencilla y clara (y bonita), para que todo el mundo lo entendiera, verdades permanentes y universales. Y eso nos habla de la clase de sustrato social y personal sobre el que vivían estos hombres que, como nosotros, eran pobres pecadores, pero que seguramente al contrario que nosotros sabían de su condición de tales. Y también sabían de la imposibilidad de construir el Paraiso en la Tierra, aunque pretendieran, con la materia disponible, hacer algo que se le pareciera.

---------------------------------------------------------------------

Escribiendo esto hoy he entendido la razón última por la que mi abuelo me regaló, siendo yo un jovenzuelo, una lámina con el cuadro que ilustra la entrada. Se llama "El aprendiz de soldado" y es de Antonio Colmeiro, artillero como mi abuelo. La lámina tenía escrito el poema de Calderón el cual me lleva rondando la cabeza meses.  

domingo, septiembre 1

Exito y fracaso (III): Munilla el descubridor






Traigo a la bitácora un vídeo reciente con una entrevista a Monseñor Munilla, Obispo de San Sebastián. Lo que me interesa es unas frases a mitad de la entrevista. Concretamente en el minuto 10:57 el entrevistador le pregunta:

- ¿Se ha imaginado alguna vez su vida si no fuese sacerdote?. ¿Se ha imaginado casado, con hijos, soltero?. Me imagino que todos nos imaginamos otra vida alguna vez....

Monseñor Munilla contesta:

- Yo soy de los que digo que la clave del sentido de la vida esta más bien no en ser inventor sino en ser descubridor. ¿no?. Inventor es el que inventa algo que él sueña, pero descubridor es el que pregunta a Dios: ¿Qué has pensado para mi?.

Yo creo que la clave de la vocación está en descubrir que ha pensado Dios para mi y no cual es mi sueño. Yo creo que la felicidad no está en que mi sueño se cumpla sino en descubrir aquello que Dios había pensado para mi y en lo que yo debo de entregarme. Y yo creo que eso es la felicidad ¿eh?: entregarse a tu vocación y no cumplir ningún sueño.

No es precisamente una respuesta habitual para los tiempos que corren ¿no?. Y si que creo que es una respuesta muy sensata. Algo aplicable a cualquier individuo en toda fase de su vida.

(El resto de la entrevista es entretenido y aborda muchos temas conflictivos. Como curiosidad se puede ver en un cierto momento- minuto 18:05- como pasan un titular diciendo que Mons. Munilla fue miembro de los Guerrilleros de Cristo Rey. Posteriormente, en el minuto 21:15, el entrevistador hace referencia al titular, lo desmiente y pide disculpas).


Entradas anteriores sobre éxito y fracaso.




sábado, junio 8

Pregunta a los lectores: Diez nombres clave de la historia de España

No se muy bien que les enseñan actualmente a los niños en el colegio, pero por lo que estoy viendo, más bien poco. De modo que he decidido tomar el toro por los cuernos y  este verano me voy a dedicar a enseñar a mis hijas un poco de historia de España. En plan relajado, eso si.

La manera en la que he pensado afrontar el tema es elegir 10 personajes esenciales de la historia de España. Complicado asunto este. De hecho, la lista se puede extender a 15 o 20 si se pone muy mal, aunque prefiero concentrar un poco la primera andanada.

Pongo debajo una lista que se me ocurre a vuelapluma y os pido que me digáis que quitaríais y que pondríais para conformar la lista definitiva. Allá va (sin orden específico) una lista de 30 nombres:

1. Santiago
2. Viriato
3. Trajano
4. Adriano
5. S. Eulogio
6. S. Isidoro
7. Sta. Teresa de Jesús
8. S. Ignacio de Loyola
9. D. Pelayo
10. Recaredo
11. Rodrigo Diaz de Vivar
12. Blas de Lezo
13. Hernán Cortés
14. Cristobal Colon
15. Los Reyes Católicos
16. Felipe II
17. Carlos I
18. Miguel de Cervantes
19. Lope de Vega
20. El Duque de Alba
21. Gonzalo Fernandez de Córdoba
22. Juan Sebastian Elcano
23. Carlos V
24. Francisco Franco
25. Jaime I
26. Abderraman III
27. Seneca
28. El Cardenal Cisneros
29. Diego Velazquez
30. Francisco de Goya

En la lista falta (y supongo que sobran) algunos. Os pido que si queréis añadir a alguien, penséis también a quien quitaríais: pongo a este, y quito a este (o estos).

Agradezco mucho y por anticipado vuestra ayuda.


sábado, junio 1

Fariseismo espiritual

Al final todos (los más ortodoxos, los más progresistas, los más centrados, los más fieles y obedientes) parece que necesitamos de un enemigo con el que compararnos y así salir bien parados. 

Y como todos somos pecadores nunca nos falta un impuro (algunos lo son en esto y otros lo son en aquello) al que atizar convenientemente y posteriormente dar gracias a Dios por no ser como ellos. 

Porque en este aspecto particular que no me cabe duda es el pilar de la fe yo destaco y ellos, pobres, no. Señor dales tu gracia a esos fariseos, no te la gastes toda conmigo, que a mi ya me tienes atiborrado.

Y nos olvidamos que las únicas que se libran son las prostitutas. Detrás de ellas iremos, si acaso, los demás..... todos los demás. 

Éxito y fracaso: Churchill y Pedro

Decía Churchill: "Success is the ability to go from one failure to another with no loss of enthusiasm" ("El éxito es ir de fracaso en fracaso sin pérdida de entusiasmo"). 

Tengo un buen amigo, inteligente, trabajador y simpático, que además de carlista es colchonero. He conocido pocas personas con mayor entusiasmo vital. Le admiro por ello (y por muchas otras cosas, pero sobre todo por eso). 

Dicho lo cual, esta reciente entrada que el Sr. Neri publicó hace poco describe perfectamente y en la vida concreta de una persona la frase de Churchill. Recomiendo vivamente leerla. 

(También decía John Cleese que para un inglés el éxito en la vida es morirse sin haber tenido que avergonzarse (embarrass) ni una sola vez, lo cual es hilarantemente cierto).

domingo, mayo 26

El fabuloso misterio del Sagrario volador

Damos la espalda a Dios cuando pecamos. Y eso lo hacemos todos, todos los días. Y ante ese concreto y frecuente dar la espalda a Dios, hay otras formas de dar la espalda a Dios que no parecen tan relevantes. Pero a lo mejor si que son relevantes, aunque no sean TAN relevantes. O a lo mejor es que estamos tan acostumbrados a nuestra condición de pecadores que ya somos insensibles a los pequeños (y no tan pequeños) detalles más tangibles. O a lo mejor..... bueno, no se, se me ocurren otros muchos alomejores, pero a lo mejor es mejor dejarlo ahí e ir a lo que quería contar. 

De las tres parroquias que hay en mis alrededores solamente una (la mas antigua) tiene el Sagrario en el presbiterio. Creo que fue el actual párroco (que ya debe llevar por lo menos un par de décadas o tres en el puesto) el que recuperó el Santísimo de una capilla lateral a la que había sido relegado. 

En las otras dos iglesias resulta que ni siquiera está en una capilla lateral, está en un capilla posterior. Es decir, que durante la Misa se da esta curiosa situación: la feligresía entera da la espalda a Dios y solamente es el sacerdote el que está de cara a Él. 

En un fascinante ejercicio de contorsionismo litúrgico-histórico hemos pasado gradualmente de: 1) estar todos de cara a Dios; a 2) estar el sacerdote de espaldas a Dios y los feligreses de cara; y por fin a 3) estar el sacerdote de cara a Dios y los feligreses de espaldas.

La parte buena es que de hecho se ha conseguido contentar a todo el mundo: tanto a los que pedían que el sacerdote estuviera dando la cara a Dios y a los que protestaban porque el sacerdote estuviera dando el culo a la feligresía. Esto es un logro de incalculables consecuencias.

Me pregunto con anhelante curiosidad cual será el siguiente movimiento que nos espera.

lunes, mayo 20

Para enmarcar (XIX): Amor conyugal






Excelente artículo de Enrique García-Máiquez sobre el amor conyugal, del que es dificil extractar algo pero lo intento. Me quedo con el último párrafo:

Vivir una aventura, estando como están las estadísticas, es atravesar los años con un matrimonio insumergible. O sea, un marido y una mujer a los que, cuando les vengan con lo de amarse como novios, se sonrían, se guiñen y se digan al oído: “Entonces…, qué poco nos queríamos todavía”.
 Una verdad como un templo.

El artículo se complementa con esta entrada de su bitácora: Pentecostés y matrimonio, donde hace algunas apreciaciones verdaderamente interesantes. 



Esta sección del blog recoge aquellos artículos o entradas publicados en otros blogs que hacen una contribución decisiva a mi manera de ver las cosas por su elocuencia, claridad y propuesta de nuevas perspectivas. Por esas razones es muy posible que resulten atemporales o que por lo menos sean un sólido testigo para el futuro.

Otros artículos que se han publicado en esta sección se pueden ver pinchando aquí.

sábado, mayo 18

Mourinhólatras y mistervacantistas

Mi abuelo, como buen artillero y madrileño de pro, era socio del Atletico de Madrid con número de carnet de dos dígitos. En una de esas curiosas y hasta hoy inexplicadas discontinuidades de la tradición (no digamos ruptura, que suena mal) mi señor padre se convirtió en acérrimo forofo del Real Madrid. Sus hijos lógicamente somos continuadores del legado de nuestro padre.

Excepto por una breve fiebre adolescente que sufrió una de mis hermanas declarándose culé (porqueeee: "Epi es muy guapo", si señores si...hasta en las mejores familias), asunto del que se habla poco y se recuerda menos - uno de esos trapos sucios que se lavan en casa-, todos los hermanos somos madridista en mayor o menor grado. Conozco por lo demás una familia de barceloneses, sevillistas pata negra, que cuentan entre sus filas con un hincha farsante más desatado/demenciado que Gaspart. Lo llevan con verdadera y edificante resignación cristiana en el convencimiento que pasaran de largo del Purgatorio, habida cuenta de los sufrimientos que ya arrostran en este Valle de Lágrimas. 

Entre nuestros primos todavía quedan algunos restos de rojiblanquismo que tratamos con prudencia y benevolencia. Ya se sabe que no todas las semillas que esparcía el labriego caían en tierra fértil. Son un poco como "nuestros hermanos mayores en el futbolerismo" porque además coincide que el primo de más edad es colchonero impenitente y sin posibilidad de redención. Les damos coba pero en realidad les hacemos poco caso.

Como no podría ser de otra manera, mis queridas hijas beben de la verdadera tradición y llevan muy a gala (algunas demasiado) su madridismo. Dicho lo cual, el ambiente que se respiraba anoche en casa después del luctuoso suceso era: 

#5 Según su profesora: "no es una niña, es un ángel que ha bajado del Cielo". Mi señora esposa opina igual. Se fue alegremente a la cama no sin antes dejar una maceta de bonitas flores en la mesilla de noche de su padre, y una carta en la de su madre donde decía lo mucho que nos quería y lo maravillosos padres que éramos. Porque le apetecía. No sabe lo que es el fútbol. 

#4 A la legionaria no le quedaban uñas que comerse, y le sudaron un poco los ojos. Por lo demás, arrieros somos y en el camino nos encontraremos, colchonerillos de baja estofa. 

#3 La matemática, todo lógica y orden, empezó con unos sospechosos temblores al ver que IKER no aparecía (¡¡¡¡¿por Dios, porque no está IKER en la portería?!!!¿Qué clase de rotura en el continuo espacio-temporal es esta???!!!). Finalmente sufrió un shock anafiláctico que la ha dejado sin habla hasta aproximadamente el mediodía de hoy. 

#2 Su profesora de piano dice que tiene maneras de concertista. Esto quiere decir que si toca la nota que no es, sigue impertérrita con su pieza convencida de que el problema es que la partitura está mal. Porque ella nunca se equivoca, faltaría más. De modo que el resultado de ayer no era real, estaba mal. Se fue a la cama canturreando alegremente el "¡Hala Madrid!" como si nada hubiera pasado. 

#1 Generalmente vive a dos metros del suelo y le interesa la tercera derivada. En esta ocasión la ha descubierto a través del twitter de Santiago Barco con la ilustración que preside esta entrada (el dibujo es de Nicolás, amigo del Facebook). Se ha quedado encantada. 

Desde que expulsaron ignominiosamente al único entrenador digno de ese nombre que ha tenido el Real Madrid en 40 años (Molowny aparte) un servidor se considera mistervacantista ortodoxo y madridista no-practicante. Creo que es la única actitud decente que se puede tomar ante la situación de necesidad que vive el Madrid en la "primavera" florentino-mourinhista. 

De hecho, cuando echaron a Del Bosque, el cabreo fue tan monumental que fui a hacerme socio del Getafe (hay vínculos familiares, y la otra opción que era el Rayo me parecía una radicalidad excesiva) cuando al sinvergüenza de su presidente se le ocurrió publicar un video apestoso para captar socios. Consecuencia: perdió por lo menos a uno. 

Desde entonces solo miro de reojo el Marca muy de vez en cuando, y en la oficina hago preguntas blasfemas del tipo: "Entonces, ¿Quién va primero en la liga?¿Pero Simenone no es delantero del Atlético?¿Y eso de "Messi" que es?¿Un mote de un jugador inglés que se lía con el balón?". En las porras que se organizan para acontecimientos futbolísticos participo arrastrando los pies y hago todo lo posible para quedar en último lugar. 

Anoche estuve mirando el Marca, y divirtiéndome con el Twitter. Claramente el mesianismo y caudillismo hispánico ha alcanzado cotas hasta ahora insospechadas gracias a los mourinholatras. En serio: no tengo ni puñetera idea de lo que pasa en el R. Madrid, no me interesa y no lo sigo. Visto desde el mistervacantismo solo se aprecia un sujeto que llegó al equipo gracias a un porrón indecente de millones, con aureolas de salvador de la patria y que se ha quedado en un chuletilla de la Arganzuela que no se ha comido un colín y encima saca a Iker de la portería. La primera vez en 14 años que el Madrid pierde contra el Atleti, y los mourinhólatras a voz en grito: "Santo súbito!". 

Nicolás Gómez Dávila tenía razón: "El mundo moderno no será castigado, el mundo moderno es el castigo".

viernes, mayo 10

Del derecho a la vida al deber de dar muerte

Jugar con el mundo moderno según sus reglas es, parafraseando a Helenio Herrera, perder el partido sin bajarse del autobús.

El problema de adoptar las categorías del mundo moderno para luchar con sus propia armas, es que el mundo moderno no tiene categorías. O mejor, solo tiene una categoría: el cambio perpetuo. Y más concretamente, el continuo movimiento de la portería según convenga a quien tiene el poder o sea el grupo de presión con más fuerza.

Hablar de "derecho a la vida" es adoptar la terminología del mundo moderno. Nos sentimos encantados de nosotros mismos porque hemos sido capaces de darle en todos los morros a la "cultura de la muerte" con su propio garrote. 

Claro que, no nos paramos a pensar que cuando se concede o reclama un derecho tiene que haber un tercero que lo provea o sostenga. Y todo está muy bien hasta que uno empieza a plantear que ese derecho no se debe proveer porque hay otros que son, real o supuestamente superiores. 

Viene al caso de un apestoso artículo escrito por el carnicero liberal de turno que he descubierto a través de la bitácora de Carlos Esteban. Cito el mismo párrafo que Carlos:

"Si alguien deja nacer a alguien enfermo, pudiéndolo haber evitado, ese alguien deberá someterse a la posibilidad, no solo de que el enfermo lo denuncie por su crimen, sino de que sea la propia sociedad, que habrá de sufragar el coste de los tratamientos, la que lo haga"
Uno se podría plantear que de hecho nos encontramos ante un enfermo mental, un psicópata. De modo que perfectamente, siguiendo su "lógica" insisto, podríamos muy bien empezar a pedir cuentas a su propia madre por haber traído al mundo un espécimen de este porte, ¿no?.

Ya he dicho en alguna otra ocasión que una sociedad basada en los "derechos" es autodestructiva en tanto que esos derechos son, la mayor parte de las veces, contra alguien o algo y, por tanto, excluyentes, mientras que el "deber" es siempre hacia algo o alguien y más frecuentemente "inclusivo.

Una sociedad cristiana se basa en un par de sencillos deberes: "Amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo". No hay constitución en el mundo más sencilla y perfecta que esa. Y sobre eso se basa la sociedad que queremos construir. 

domingo, abril 21

Para enmarcar (XVIII): Cantando las verdades del barquero....en Leiza

Corre por la red la reciente intervención de Silvestre Zubitur, concejal del pueblo navarro de Leiza, en una reunión de dicho consistorio. Recuerdo que Leiza está en pleno territorio comanche, y como decía el mismísimo Capitán Palacios (el único y verdadero "embajador en el infierno") no es lo mismo defender ciertas ideas allí que hacerlo en una terraza de la calle Serrano frente a un par de cervezas.

Seas o no seas carlista, simpatices o detestes nuestras convicciones, no puedes dejar de leer el breve discurso. Es imposible extractarlo porque, como digo, no es muy largo y condensa magistralmente en pocas palabras cuatro o cinco grandes verdades. Simplemente destacaría este párrafo:

"Dejadme deciros una última cosa: vosotros queréis construir una patria con una ideología. Los carlistas nunca tuvimos una ideología, sino una patria que conservar, que merecer, que transmitir. Por eso, vosotros podéis haber visto en los carlistas de ayer y de hoy enemigos que no tienen cabida en vuestra patria soñada. Esa ventaja tenéis sobre nosotros: nosotros, sin embargo, os necesitamos, aunque vosotros creéis que no nos necesitéis, porque para reconstruir la patria, el pueblo, la vida en común no podríamos prescindir de nadie, porque todos estamos llamados a ayudarnos a vivir una vida más digna y más humana. Ésa es nuestra debilidad, pero ésa también es nuestra gloria."


Esta sección del blog recoge aquellos artículos o entradas publicados en otros blogs que hacen una contribución decisiva a mi manera de ver las cosas por su elocuencia, claridad y propuesta de nuevas perspectivas. Por esas razones es muy posible que resulten atemporales o que por lo menos sean un sólido testigo para el futuro.

Otros artículos que se han publicado en esta sección se pueden ver pinchando aquí.

Ladino: Hablando con D.Quijote

Trae el Sr. Neri hoy una semblanza de Joaquín Díaz, cantautor zamorano, a quien no tengo el gusto de conocer pero que según parece se ha dedicado, entre otras cosas, a rescatar cantares en ladino. El ladino es el castellano que hablan los sefardíes, es decir, los judios españoles.

La entrada de Neri me ha traído a la mente un viaje por Italia, hace la tira de años, con algunos amigos. Una noche estábamos en Pisa haciendo el gamba en los alrededores de la famosa torre. Se nos acercó un señor, como de 60 años, algo dejado y muy simpático. Entabló conversación y me preguntó si éramos españoles. La pregunta la hizo en un idioma indefinible que parecía mezcla de muchas lenguas pero que se podía entender con poca dificultad. Al contestarle afirmativamente, se alegró y me dijo que él era sefardí, que acababa de llegar de Jerusalen donde vivía y que había hecho el viaje en un destartalado Citroen CX que uno no entendía como no se había quedado por el camino.

Como siempre me ha fascinado todo lo que tenga que ver con los judíos en general y los sefardíes en particular, vi el Cielo abierto y me dispuse a una larga conversación con el buen hombre.

En fin, hablamos de esto y lo otro y lo de más allá. Salí de la conversación encantado pensando que había estado de charleta con D. Quijote porque el ladino es esencialmente un castellano del siglo XV que no ha evolucionado como el castellano peninsular. Me hizo particular gracia la pregunta de mi contertulio señalando al grupillo gamberro que se hallaba a un centenar de metros de nosotros, sonaba algo así como:

- Et aquestos mançebos...¿son vosos amigos?. 

Lo de "Et aquestos mançebos" lo saco del caletre cuando necesito echar una sonrisa. Un recuerdo simpático de la vida.

Recomiendo a Yasmin Levy para quien quiera adentrarse un poco en la música sefardí moderna.



jueves, abril 4

Libros: Sword of Honour

Pedazo de trilogía del que actualmente es mi autor favorito: Evelyn Waugh. De hecho me da bastante reparo comentarla porque sospecho que no me he enterado ni de la mitad del mensaje. Pero bueno, vamos a ello.

La novela la he leído en su idioma inglés original. En castellano se titula "Espada de honor" y según parece existe una buena traducción reciente que podéis ver aquí.

Cuenta la historia de un católico inglés, Guy Crouchback, cuarentón fracasado. Fracasado, como diría mi #1, de aquella manera. Quiero decir que no se ha quedado precisamente en la indigencia, sino que más bien ha naufragado en su matrimonio (cuernos incluidos) y en su intento de construir un modo de vida lejos de su país y su familia. 

Todo esto ocurre en los albores de la Segunda Guerra Mundial, que aparece como una segunda oportunidad que la vida la de a Crouchback para hacer, por fin, algo que deje huella. El problema es que ya es demasiado mayor como para luchar en una guerra y el mero hecho de alistarse le cuesta Dios y ayuda, porque no le quieren. Al final lo consigue, y de hecho se enrola como oficial en un cuerpo de élite, del que posteriormente pasa a los comandos. Y sin embargo, y a pesar de sus esfuerzos no consigue pegar un tiro en toda la guerra. La segunda oportunidad es un espejismo, para continua frustración del protagonista.

La historia va pasando y finalmente Guy encuentra su oportunidad y la aprovecha. Oportunidad que logicamente no voy a contar aquí, pero que no está en la guerra. Como es de esperar, una vez hecho lo que tenía que hacer, la vida le vuelve a meter otro meneo. Lo fascinante de esto es la manera en que le llega a Crouchback la fuerza, o la gracia, para dejar su huella. Le abre los ojos una carta de su anciano padre (un católico inglés de los antiguos, no un converso sino un descendiente directo de los recusants, un resistente de pura cepa. Es importante tener esto en cuenta para entender lo que viene). Una carta que lleva un par de frases clave que sirven de campanadas a la ofuscada conciencia del protagonista. Una ofuscación muy familiar. Dicen:

"The Mystical Body doesn't strike attitudes and stand on its dignity. It accepts suffering and injustice. It is ready to forgive at the first sign of compunction (...). But quantitative judgements don't apply. If only one soul was saved that is full compensation for any amount of loss of 'face'"

Me vais a perdonar que no la traduzca pero es que estoy convencido que me la cargaría entera. Creo que la voy a mandar imprimir y enmarcar, y ponerla en la pared justo detrás de mi pantalla de ordenador.

En fin, la historia, a pesar de todo, acaba bien con el toque de amargura propuesto por la victoria final sobre la mitad de Europa de uno de los dos monstruos contra los que Guy Crouchback creía luchar: el comunismo.

Como es habitual en Waugh, y es esta la característica que más me atrae de sus novelas, la caracterización de los personajes es sencillamente soberbia. Y lo es, porque resulta palpable. Palpable en plan: "Yo conozco a ese tío". Pero lo hace con pinceladas aquí y allá. No necesita enfangarse en demasiado detalle porque es un maestro. 

De esta manera nos retrata con insólita viveza al propio protagonista (con el que más de un cuarentón, frustrado o no, se sentirá identificado), a los comunistas De Souza y Ludovic, al traidor Claire, y sobre todo al despiporrante General Ritchie-Hook que se asimila muy bien a nuestro Millán-Astray (por cierto que buscando cosillas de la novela por internet me he encontrado este diseño de la portada de unas supuestas memorias del General Ritchie-Hook que es para no perderse).

Termino: recomendable en general para cualquiera. En particular para los aficionados a las novelas bélicas que encontrarán una obra bastante alternativa en el protagonismo del antihéroe, y también para cuarentones en general y en particular para aquellos en busca de "reposicionarse" en la vida.