martes, mayo 24

Trágicas contradicciones

Ayer se supo que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos había admitido a trámite, por primera vez en cinco años un caso relacionado con el "derecho" al aborto. El asunto en si tiene a los medios norteamericanos bastante agitados. Esto es a causa de que se espera que proximamente se produzca una vacante en dicho Tribunal, lo cual permitiría al presidente Bush intentar conseguir el nombramiento de un nuevo magistrado probablemente más proclive a restringir dicho "derecho".

El caso en si trata sobre las excepciones al derecho (esta vez si) que tienen los padres de ser notificados cuando una menor quiera someterse a un aborto. Es un caso sumamente técnico donde el Estado de New Hampshire (que apela al Tribunal Supremo) basicamente quiere restringir todo lo posible el derecho que tienen los padres a ser notificados.

Dicho esto, me ha parecido particularmente lúcido el comentario de John Bambenek que reproduzco debajo:

"No restriction can be allowed to prevent minors from having abortions. In all things, until you are 18, you are a child with parents who make decisions for you. You can't get a tattoo, you can't choose your school, you can't get a credit card, you can't even go on a school field trip unless your parents say ok. But if you want an abortion, and only if you want an abortion, are you suddenly charged with power to make your own decisions. This is the kind of judicial stupidity imposed upon society by the juristocracy."


O sea, que si eres menor de edad a menos que tus padres digan lo contrario no te puedes poner un tatuaje, no puedes elegir colegio, no puedes obtener una tarjeta de crédito e incluso no puedes asistir a una excursión organizada por tu colegio. Pero eso si, si quieres abortar entonces SI que tienes capacidad para adoptar tus propias decisiones. Brillante.

No hay comentarios: