lunes, mayo 23

Zapatero y el terrorismo: Una opinión más prosaica (III)

Veo en Libertad Digital que hoy hay una acumulación verdaderamente notable de entrevistas y declaraciones en la prensa sobre el tema que me ocupa.

Compruebo dos cosas, la primera es que las noticias que salen siguen confirmandome en mi opinión y la segunda es que Rodriguez Zapatero va ganando adeptos a su causa, alguno de tanta significación como Fernando Savater. Veamos los detalles:

Savater hace unas declaraciones a ABC, que luego resultan ser parcialmente desmentidas . ¿Dijo o no dijo el presidente del gobierno que había recibido carta de ETA?. Realmente este es un asunto hasta cierto punto secundario. Lo que me parece importante de lo publicado por ABC y no desmentido es que:

1. La reunión entre Savater y Rodriguez Zapatero se produjo a instancias de este último. Es poco probable que la intención del presidente del gobierno fuera la de mantener una amistosa tertulia de cafetería. Claramente Zapatero se está trabajando a la "opinión pública".

2. Savater dice que Rodriguez Zapatero "es consciente de que ETA te puede convocar a una cita para ponerte una bomba debajo de la silla". Es bueno saber que al presidente del gobierno le queda un mínimo de racionalidad. El problema es que los hechos desmienten sus palabras.

3. Dice Savater que "el planteamiento actual es que llaman a la puerta para rendirse". Luego, si que parece que haya habido contactos de algún tipo. Siquiera "mensajes" lanzados desde las filas del terrorismo animando al gobierno a "mover ficha". Y aqui es donde se junta el hambre con las ganas de comer. Zapatero deseoso de marcarse el mayor tanto político que ningún otro presidente español se haya apuntando en 30 años se lanzará a por esa "oferta" como un desesperado. Exactamente como viene demostrando.

Finalmente El Correo menciona que ETA escribió al gobierno hace un año, y que Otegi mismo escribió a Rodriguez Zapatero en Enero.

CONCLUSION: Creo que está bastante claro que el nacionalismo vasco le ha puesto a Rodriguez Zapatero la zanahoria delante de la nariz. No hay duda. De la misma manera, el presidente del gobierno se ha lanzado casi (o sin casi) a la desesperada a agarrarse de ese clavo ardiendo, midiendo bien poco las consecuencias de sus actos. Las consecuencias en el sentido de obtener una posición ventajosa para la negociación. Asumiendo, claro está, que los terroristas tienen interés en "negociar" algo, y no "imponer" algo aprovechando el momento de debilidad del gobierno.

¿No hubiera sido más lógico, digo yo, el haber compartido esta información con el principal partido de la oposición haciendo frente común en la estrategia negociadora?. De la capacidad de Zapatero da cuenta este simple hecho. En vez de haberse asegurado el respaldo del PP en esas negociaciones (que queramoslo o no representa a bastante más población que el resto de las Cortes juntas excluyendo al PSOE) ha procurado el enfrentamiento. Si sale exitoso de este proceso sin duda podrá asignarse todo el mérito dejando a su principal rival político en la cuneta. Pero por otro lado esta estrategia le asegura dificultar todavía más el camino. Sigo pensando que todo esto es un órdago bestial, en todos lo sentidos.

No hay comentarios: