martes, junio 7

Nuevos horizontes

Durante la comida de hoy mi mujer ha vuelto a la carga. Está empeñada en que escriba un libro. Desde luego a mi me gustaría escribir un libro, pero tengo dos problemas. Uno que no se acerca de que escribirlo, y dos que cuando más leo más me doy cuenta de lo mal que escribo.

De alguna manera esta bitacora me sirve para tranquilizar la conciencia. Escribo, de manera pública, pero sin desvelar mi identidad con lo cual poca gente puede sacarme los colores por lo mal que escribo. A la vez, trato los únicos temas de los que me creo capaz de tratar, es decir, de aquello que me pasa en el devenir diario. Creo que fue Woody Allen el que dijo: "La vida es lo único que me ocurre en la vida". Pues eso.

Por lo demás, la conversación con mi mujer me ha dado una idea. Y esa es la de mostrar al mundo algo más de mi intimidad por via de esta bitácora contando cosas que efectivamente me han pasado y que me puedan servir para entrenar e ir educando
mi faceta de escritor.

A lo mejor incluso consigo interesar a más gente en esta bitácora, y que alguno tenga la amabilidad de decirme lo que piensa.

Veremos a ver.

No hay comentarios: