jueves, junio 30

Terrorifica doble moral

La idea la he cogido de un comentario que ha hecho Pablo Sebastián en "Diario de la Noche". Resulta verdaderamente espeluznante (iba a poner "preocupante" pero suena verdaderamente demasiado flojo) el hecho de que no se permita a unas personas manifestarse en la puerta del Congreso contra el cierre de la Comisión del 11M, y sin embargo si que se permita a otra serie de personas (familiares de las víctimas del Yak-42) perseguir y acosar a un diputado en el Congreso.

Es espluznante por dos razones. Primero, porque la prohibición de mannifestarse se ha justificado en razones de seguridad. No entiendo muy bien cual es el problema de seguridad que pueden causar una serie de pacíficos ciudadanos haciendo oir su descontento a buena distancia del edificio dentro del cual se esconden los diputados.

Mayor problema de seguridad sin duda plantea el hecho de dejar entrar a una serie de personas, que sin duda son también pacíficos manifestantes, y que campen por sus anchas dentro del citado edificio. Pudiendo, como se ha comprobado acosar tranquilamente a un diputado. Diputado por el que no siento particular simpatía, todo sea dicho.

Y la segunda razón viene a cuento del famoso "uso político de las víctimas". ¿Qué mayor uso político de esas víctimas existe además del de invitarlas a una sesión del Congreso con el fin específico de acorralar fisicamente a un adversario político?. Porque resulta que los familiares de las víctimas del Yak42 han sido invitados por el grupo socialista.

Y mientras tanto el PP a por uvas.

ULTIMA HORA: He tenido la precaución de mirar Libertad Digital antes de irme a la piltra, y compruebo que se hacen eco de este asunto. Al parecer el presidente del Congreso ha ordenado abrir una investigación. Me mantengo en lo dicho, como de costumbre el PP llega tarde.

No hay comentarios: