miércoles, junio 15

Tres libros de historia

Ya conté en otro post reciente como ha cambiado mi vida en los últimos 18 meses. A consecuencia de dicho cambio, hemos tenido que recortar gastos. La verdad es que mi mujer, mis hijas y yo siempre hemos llevado una vida relativamente modesta. Gracias a Dios ni tenemos, ni nos creamos grandes necesidades pero siempre hay cosas en las que se puede recortar.

Mi vicio principal son los libros, también la lectura, pero sobre todo los libros. En mi otra vida compraba compulsivamente, y leía algo menos compulsivamente. Cuando todo cambió lo primero que hice fue dejar de adquirir libros antiguos, y eso si que fue un recorte de gasto importante. Luego directamente dejé de pasar por delante de librerias, secciones de libros de grandes almacenes, ferias del libro, etc... Simplemente para no "dialogar con la tentación".

Pero, ¡ay amigo!. Hoy he vuelto a caer. No lo he podido evitar. En el curso de unas gestiones he pasado por delante de la librería Neblí. Una de mis favoritas. Limpia, ordenada, con unas dependientas que son a la vez discretas, agradables y saben de las cosas que les pregunto. Total que después de 10 minutos delante del escaparate he entrado, y he salido con tres libros.

El primero es "Breve Historia de Inglaterra" de Chesterton recomendado efusivamente por Maldan Behera en el FSTM . De momento lo que más me ha gustado es que no tiene introducción. Me cabrean el 99% de las introducciones.

El segundo es "Franco" de Luis Suarez. Me gusta Luis Suarez porque el único libro suyo que recuerdo haber leido ("Los judios españoles en la Edad Media") me pareció prodigioso. Lo leí a los 17 años, y como no tenía la suficiente formación casi no me enteré de nada. Pero me pareció curioso como un libro de tal erudición se dejaba leer tan alegremente. Voy por la página 20 de "Franco" y resulta lo mismo, es una gozada de lectura. Y es una gozada porque al contrario que la mayoría de autores españoles, Luis Suarez utiliza la frase corta, el párrafo medido, en un estilo anglosajón que dota a sus obras de suma ligereza aunque tengan más de 1000 páginas.

Y por último, he comprado "Los servicios de inteligencia españoles" de Antonio Diaz Fernandez. Me atrae una barbaridad el tema de los servicio de inteligencia. Tengo leidos y poseidos muchos libros sobre el particular. En general son una bazofia escrita por periodistas medio sensacionalistas a los que el concepto de "rigor" les es totalmente ajeno. Sin embargo, he visto que el autor de este libro es licenciado en Derecho y doctor en Políticas, además de investigador universitario y eso me ha animado pensando que será un libro diferente.

Una de las características más lamentables de los libros escritos por periodistas españoles es su esnobismo subido. Esto se materializa frecuentemente en el uso de expresiones extranjeras, generalmente anglosajonas, la mayoría de las veces sin venir a cuento y sobre todo gramaticalmente incorrectas. Pilar Urbano y Jesús Cacho son los dos ejemplares más penosos de esta casta, el último añade además una ignorancia enciclopédica sobre economía y finanzas aunque eso no le impida pontificar a gusto. Otro ejemplo es Eulogio López. A este le di un par de toques bastante contundentes a través de cartas al director en Hispanidad.com, y tuvo la honradez de publicarlas, y además dejarse de esnobismos. Lo cual le honra.

Digo esto porque la primera decepción con el libro de Diaz Fernandez, es precisamente sobre este aspecto. No solamente hace gala del mencionado esnobismo sino que lo eleva a categoría de título dentro de un capítulo. Concretamente dentro del número 7 cuando titula una sección "Only for your eyes". Transcribo:

En Estados Unidos éste es uno de los documentos que tiene la máxima clasificación, "Only for your eyes", sólo para la vista del presidente y los altos cargos del gobierno.


Es altamente improbable que en Estados Unidos exista una clasificación llamada "Only for your eyes". Si existiera dicha categoría probablemente se llamará "For your eyes only", que es la expresión gramaticalmente correcta. ¡Vamos, si es que hay hasta una película del maestro de espías James Bond que lleva ese título!.

Estas cosas me irritan profundamente porque cuando un escritor no se ha tomado la molestia de "consultar fuentes" sobre aspectos tan tontos y sencillos, me hace pensar sinceramente sobre cuantos "pufos" en asuntos más importantes nos habrá soltado. Y si pago 22 Euros por un libro, creo que tengo derecho a protestar por esta tomadura de pelo.

En fin, miré el resto del índice y encontré una sección hacia el final que trata sobre el 11M y el papel de los servicios de inteligencia. Me lancé inmediatamente sobre ella. Nueva frustración. Basicamente el autor se la podría haber ahorrado. No añade absolutamente nada que no pudieramos haber leido en "El País" y además dicho capítulo está trufado de juicios de valor bastante poco apropiados para un historiador.

Curiosamente leí la siguiente frase en la introducción a "Franco" de Federico Suarez:

No se ha perdido de vista, tampoco, que la tarea de un historiador consiste no en formular juicios sino, simplemente, en explicar los sucesos en la forma en que tuvieron lugar, dejando al lector en libertad completa para apreciarlos y extraer consecuencias


Una pena que el Sr. Diaz Fernandez el cual insiste, a estas alturas de la película, en llamar "republicanos" a los "frentepopulistas" y "rebeldes" a los "franquistas", no se haya leido el sabio consejo del que si que es un verdadero historiador.

Seguiremos informando......

2 comentarios:

Angus Havelock dijo...

Hombre Embajador, espero que el libro de Chesterton te haya gustado más allá de su ausencia de introducción. Me he ido dando cuenta de que tiene algo de ajuste de cuentas histórico y doctrinal con la sociedad inglesa postvictoriana.

Embajador en el Infierno dijo...

Hombre angus es que cuando escribí el comentario solo me había dado tiempo a leer las tres primeras páginas. Ya iré poniendo más cosas.