martes, junio 28

Un lector cabreado

Ya comenté en un post anterior que hace algunos dias me compré el libro "Franco" de Luis Suarez. Me puse a leerlo con bastantes ganas. Ya voy por la página 486, lo que quiere decir que todavía no he llegado a la mitad.

Me está gustando mucho, sobre todo porque Suarez hace historia de los acontecimientos evitando extrañas teorías que no son más que anteojos ideologicos que desvirtuan la historia. Por lo demás y aunque lo haga disimuladamente, resulta bastante obvia la simpatia de Suarez hacia Franco, y la poca simpatía de Suarez hacia los adversarios, enemigos o discrepantes de Franco, con particular énfasis en los carlistas. No deja por esto de ser el libro considerablemente objetivo, más que nada, como he dicho antes, porque casi se limita a narrar de forma ordenada las vicisitudes por las que pasó Franco en su vida. Los juicios de valor verdaderamente se quedan en el absoluto mínimo indispensable.

Lo que me cabrea profundamente del libro es que el autor no se ha tomado la molestia de editarlo convenientemente. Creo que no se lo ha leido ni una sola vez. Le habrán encargado a algún "negro" que resumiera los 6 tomos que sobre Franco tenía Suarez publicados y punto. Hay demasiadas discontinuidades, referencias a hechos supuestamente mencionados que no están mencionados, e incluso cortes en la narración repentinos. Y como digo esto me cabrea profundamente porque he pagado una pasta por el libro y me parece reirse del lector hacer estas cosas.

Y sobre todo, no es tanto por dinero que uno "invierte" sino por el "tiempo" que uno dedica. Creo que fue Schopenhauer el que dijo que con cada libro que se vende deberían también vender el tiempo para leerlo. Y esta es una de las mas grandes verdades con las que he estado de acuerdo en mi vida. Hay muchos libros que leer, y lamentablemente el tiempo que se dedica a uno en particular es tiempo que se quita de otros. Si el tiempo dedicado es de mala "calidad" naturalmente provoca el enfado.

No hay comentarios: