domingo, julio 3

Las patentes de software y la inexistencia de convicciones

No voy a entrar de lleno en el asunto de las patentes de software, porque otros lo han tratado mucho mejor que yo, pero si diré que soy un decidido opositor de la existencia de dichas patentes.

Leo en Barrapunto un artículo donde se habla de la acusación que Hispalinux ha hecho al PP respecto a su aparente inhibición en este asunto a nivel europeo. Pero el estracto de Barrapunto viene a dar la impresión que Hispalinux ha centrado su ataque en el Ministro Montilla por no haber tomado las medidas adecuadas en el momento adecuado. Y yo estoy bastante de acuerdo con ello.

Hace no mucho tuve la oportunidad de reunirme con un muy alto cargo del ministerio que dirige Montilla. Al final de la reunión hicimos una breve alusión, de pasada, al asunto este de las patentes. Por las palabras de este alto cargo deduje un par de cosas. La primera es que los altos cargos del Ministerio de Industria no tienen ni la más remota idea de lo que significa el asunto este de las patentes de software. Ni la más remota.

Y la segunda es que además de lo anterior la razón por la que España no dió la batalla en la UE era porque "estabamos solos". Esa fue la única y exclusiva razón que este alto cargo adujo para explicar la actitud de su gobierno. "Estabamos solos".

Es decir, el tener o no tener razón era algo totalmente indiferente. El estar o no de acuerdo con las patentes de software, ni siquiera se puso encima de la mesa. El poseer una convicción en un sentido (a favor) o en otro (en contra de las patentes) era algo que parecía más bien "para nota". No, lo importante es que "estabamos solos".

De modo que la actual administración socialista (y no creo que una del PP lo tuviera más claro) tiene varios problemas: altos cargos que no saben de lo que negocian, politicos con mucha responsabilidad que no tienen convicción del porque de las cosas, gobiernos que solo están preocupados por el "que diran" incapaces de liderar una corriente de opinión.

¿Quién estás más solo, los políticos o sus votantes?. Nosotros si que estamos solos, caramba. Solos y desvalidos en manos de unos incopetentes que deben sus cargos a su capacidad de devaneo.

No hay comentarios: