lunes, julio 11

Zapatero y el terrorismo (y X)

Mal se ponen las cosas después del atentado de Londres para la estratgia de la tregua etarra-zapateril.

CSP, usuario de la lista de correo "no-olvidamos" hace una serie de consideraciones bastante atinadas, entre las cuales destaco una:

5) En quinto lugar, el momento del atentado viene a trastocar completamente la "Hoja de ruta" de zETAp para el Pais Vasco. ¿Con qué cara va a impulsar en las próximas semanas medidas de acercamiento a los terroristas de ETA mientras en el mundo se multiplican los mensajes de firmeza contra el terrorismo?


Efectivamente, la estrategia de "distensión" que favorece el logro de "éxitos" fáciles y perfectamente prescindibles para la consecuión de la verdadera paz se ve sustancialmente afectada. Desde luego, todavía no ha dado su brazo a torcer como demuestre el artículo publicado en el Financial Times para sonrojo de más de un socialista menos el iluminado e "iluminador" Bernardino León, el inventor de la "Alianza de Civilizaciones".

Pero sin duda al presidente del Gobierno se le van a empezar a exigir ya de una manera algo más firme, muestras fehacientes de su voluntad de acabar con el terrorismo. Sobre todo si pretende ir arrimándose a Blair.

Dentro del mismo documento, CSP nos deja una reflexión sumamente interesante sobre el atentado de Londres y el 11M, que ayuda a entender el nerviosismo en las filas socialistas:

6) Y, finalmente, las comparaciones directas entre un atentado y otro. Mientras que en el Reino Unido la Policía trata desesperadamente de buscar información que arroje algo de luz sobre los autores de la masacre, en España nuestros terroristas son tan tontos, tan tontos, tan tontos que dejaron un reguero de pistas suficiente (y adecuadamente cronometrado) como para que la Policía efectuara unas cuantas detenciones en plena jornada de reflexión: furgoneta con cinta coránica
el 11, mochila que no explotó el 12, reivindicación a Telemadrid el 13. Vamos, que si hubieran querido dejar las pistas a propósito no lo habrían hecho mejor. Y hasta el más cerril de los votantes socialistas no puede por menos (comparando las dos situaciones) que llegar a una conclusión obvia: que si parece que dejaron las pistas a propósito es por la pura y simple razón de que las dejaron a propósito. Y la pregunta que más le inquiera a zETAp que se haga la opinión pública es la siguiente: ¿quién o quiénes dejaron esas pistas?


El anterior artículo de esta serie se encuentra en: Zapatero y el terrorismo (y X)

No hay comentarios: