miércoles, agosto 3

Donoso Cortés: Católico en política

Estoy leyendo casi por casualidad el siguiente libro:

"Donoso Cortés y su teoría política". Santiago Galindo Herrero. Badajoz 1957.

Extraigo un par de párrafos de una carta de Donoso Cortés a Blanche-Raffin, que me han llamado la atención:

"Yo siempre fuí creyente en lo íntimo de mi alma; pero mi fe era esteril, porque ni gobernaba mis pensamientos, ni inspiraba mis discursos, ni guiaba mis acciones. Creo, sin embargo, que si en el tiempo de mi mayor olvido de Dios me hubieran dicho: "Vas a hacer abjuración del catolicismo o padecer grandes tormentos", me hubiera resignado a los tormentos, por no hacer abjuración del catolicismo. Entre esta disposición de ánimo y mi conducta había, sin duda alguna, una contradicción monstruosa. ¿ero qué otra cosa somos casi siempre sino un monstruoso conjunto de monstruosas contradicciones".


Tres ideas:

1. La diferencia entre ser "culturalmente" católico y ser simplemente católico.
2. "Ni gobernaba mis pensamientos, ni inspiraba mis discursos, ni guiaba mis acciones"
3. La actitud, tan española, de ser capaz de la mayor heroicidad y no ser capaz de la menor heroicidad (no tan menor por lo visto) de cumplir en las cosas diarias simples y pequeñas.

No hay comentarios: