viernes, agosto 12

Guadalajara o la inutilidad de la burocracia

El editorial de hoy en Minuto Digital tiene parte de razón cuando dice:

Podemos adelantarles las conclusiones: un desgraciado suceso y una correcta reacción de la administración, que podría ser mejorada con más dinero para coordinar lo que funcionaria perfectamente, sin gastar un euro más, con la simple asunción por el estado de estas competencias.


Y sin duda las noticias que recopila Semanal Digital tenderán a reforzar esta visión de la jugada.

Sin embargo, si bien es cierto que según va pareciendo cada vez más claro, existió una falta de coordinación y en general de voluntad de acción (o sea, pereza) de los responsables públicos, de momento nadie llega al fondo del asunto. Y el fondo del asunto es que probablemente la excesiva presencia estatal o autonómica en la gestión medioambiental esté en el origen de estos problemas.

Hace ya algún tiempo el forista Victor Ruiz del FSTM, advertía de unas circunstancias de las que pocos se han hecho eco:

La cosa es mucho más complicada de lo que parece:

Hace unos años hubo en Castilla la Mancha una fuerte polémica con lo del Parque Natural del Alto Tajo y los pueblos afectados: Antes toda esa zona era gestionada por los Ayuntamientos, los vecinos y ganaderos que vivían allí, ello se encargaban, porque eran los primeros interesados, de que el monte estuviese limpio.

Pero Oh cielos... llegaron los políticos y sus primos hermanos los ecologistas diciendo que eso no era suficientemente ecológico: que había que preservar el Alto Tajo, crear el Parque Natural... unos cuantos enchufes para paniaguados. Resultado: el monte sin limpiar es pasto de las llamas.

Cuando se declara el incendio: todos los medios a preservar el Parque Natural del Alto Tajo, mientras ardían por los cuatro costados los pueblos de los vecinos, así como los pinos que no estaban dentro del perímetro del parque, y que eran los que siempre se habían encargado del "equilibrio ecológico" de esa Zona.

Un ejemplo más de que el infierno se encuentra empedrado de buenas intenciones: o acaso no tan buenas?


Es decir, está claro que la solución de la catástrofe no ha funcionado, que hay descoordinación, pero lo que es mucho más espeluznante es que ni siquiera la prevención ha funcionado. O peor aún, que las medidas de prevención son de hecho contraproducentes.

En el vínculo que he puesto al FSTM, Victor Ruiz decía muchas más cosas y muy interesantes.

No hay comentarios: