lunes, octubre 31

Pio Moa y Franco

Me ha llegado un correo electrónico de Pio Moa que dice:

Queridos amigos:

Como sabréis, acabo de publicar un breve ensayo (200 páginas) sobre la significación histórica de Franco. Se trata de una reivindicación del personaje a partir de los siguientes puntos: venció a la revolución (y no había un líder o un partido democrático capaces de hacerlo), salvó a España de la guerra mundial, y dejó un país próspero y moderado. Podríamos añadir que comenzó el período de paz más largo que haya vivido España en dos siglos, y que continúa hoy, esperemos que por mucho tiempo.

Con todo ello, dejó a España preparada para una democracia sin traumas, que hoy intentan echar abajo, precisamente,… los antifranquistas.

En el franquismo hubo dos concepciones generales: la que veía al régimen como una superación tanto del comunismo como de la democracia liberal, un régimen que por tanto se perpetuaría y serviría de modelo a otros países; y la que lo consideraba un período excepcional causado por una crisis también excepcional. Esta última tendencia fue la que terminó imponiéndose, y gracias a ello y a los logros económicos y sociales del propio régimen, fue posible la transición democrática, ahora en peligro. De todo eso trato en el libro.

Considero que mientras no se reivindique y aclare la significación histórica de Franco, nuestra democracia estará algo enferma y sometida a mil demagogias. La democracia actual es real, proviene del franquismo (de su sector reformista) y no de quienes intentan hundir la Constitución y la unidad del país.

Entiendo que este punto de vista es algo difícil de digerir después de tantos años de mendacidad al respecto, pero creo que el libro tiene una argumentación contundente, invito en él a los contrarios a ponerla a prueba en un debate, y tengo la impresión de que en cualquier confrontación intelectual honrada serían derrotados.

Pero por lo mismo que no cabe esperar ese debate honrado y sí un intento de aumentar todavía la falsificación de la historia aprovechando el abrumador dominio de los medios de masas por parte de la izquierda y los separatistas, opino que hay que poner el máximo empeño en contrarrestar ese antifranquismo que, no por casualidad, está poniendo en grave peligro
nuestra convivencia en libertad.

Por lo tanto os hago un llamamiento a discutir y difundir al máximo estas tesis, caso de que lleguéis a conclusiones parecidas a las mías.


Lo cierto es que estoy muy de acuerdo con lo que dice Pio Moa, aunque probablemente no en el sentido que él le quiere dar a lo que dice. Pero mejor que exponer mi opinión sobre Franco, simplemente quería hacer resaltar la paradoja que de algún modo expone Moa.

Todos estos que están tirando abajo el sistema constitucional (que sinceramente me importa un bledo) y procurando desmembrar España (que ya me importa algo más) viven de un antifranquismo feroz fundamentalmente por dos razones:

1. La gran mayoría de ellos hicieron fortuna (Polanco), carrera (Cebrían) o simplemente sobrevivieron admirablemente bien durante el régimen (Morán, Barrionuevo, el mismo Felipe Gonzalez, etc, etc...). Por supuesto necesitan por un lado desviar "culpas" y por otro lado magnificarlas para ocultar las suyas propias.

2. Si el Estado franquista no hubiese querido, todos los políticos y amiguetes de diverso pelaje que hoy pueblan España no habrían logrado comer caliente ni la mitad de dias que lo hacen hoy. Esto es porque todos estos luchadores por la democracia basicamente no hicieron nada para traerla, hasta que el "dictador" estuvo muerto y bien muerto. Necesitan crear un monstruo que ellos mismos destruyeron para de alguna manera alimentar un mito que les conceda una pizca de la legitimidad que no tienen.

Por suerte o por desgracia Pio Moa es de las pocas personas que hay en España con alguna legitimidad para hablar de "lucha contra el franquismo", la transición y todas esas cosas. Los demás son advenedizos de ultima hora, y claro, eso les duele profundamente.

Y digo todo esto sin afirmar que Franco fue bueno, malo o mediopensionista, porque el fondo del asunto no es ese.

No hay comentarios: