domingo, diciembre 25

El comienzo de una tradición

A sugerencia de uno de los capellanes del colegio de mis hijas hemos dado este año comienzo a una nueva tradición. A las 12 de la noche del día 24 de Diciembre hicimos un alto en nuestra cena de Nochebuena, y la más pequeña de mis hijas que sabe leer con fluidez (en este caso le tocó a la mayor) dio lectura al Evangelio de S. Lucas capítulo 2, versículos 1-20.

Fueron apenas unos minutos de silenciosa atención en medio del bullicio familiar, pero desde luego nos sirvió a todos para centrarnos y para considerar que es lo que estábamos celebrando, y para evitar que se nos olvide.

Hoy lo hemos repetido en casa de mis padres, donde nos reuniamos los 9 hermanos con sus respectivos conyuges (en su caso), nuestros abuelos, y nuestros hijos e hijas. En total 28 personas que hemos atendido de nuevo en silencio a la lectura de nuestra hermana más joven, antes de empezar a comer.

Recomiendo esta práctica vivamente.

Technorati Tags: , , ,

3 comentarios:

apostolcarlos dijo...

hola: FELIZ NAVIDAD! necesito tu ayuda contra un ataque de un demonio electrónico, si puedes favor escríbeme a mi email. Mil gracias

Jorge Salinas dijo...

Esa hermosa costumbre se vivía al menos hace más de cuarenta años en zonas católicas de Alemania.
Felices Navidades.
Jorge Salinas

Anónimo dijo...

Nosotros hacemos lo mismo que ya hacían mis abuelos el dia 31, justo tras oir las campanadas y apagar la tele. Leemos el Te Deum en familia. El 24 hacemos lo mismo que tú. Es cierto que, en estos días donde lo comercial y superficial casi oculta lo realmente importante, los cristianos tenemos la obligación de recordar lo que celebramos y de dar gracias a Dios por el año pasado y pedir Gracia para el que comienza.

PFM