lunes, abril 10

Impresionante nota de la CEE: Teología y secularización en España

Acaba de hacerse pública una nota pastoral de la Conferencia Episcopal Española titulada: Teología y secularización en España. A los cuarenta años de la clausura del Concilio Vaticano II. Conviene leérsela porque es un interesantísimo documento donde los obispos dicen las cosas con una claridad (y hasta dureza) meridiana.

Llama la atención en el orden de la claridad el mismo comienzo de la carta pastoral:

Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? (Mt 16, 15). La pregunta de Jesucristo a sus discípulos se extiende en el curso de la historia a los cristianos de todos los tiempos. La respuesta que demos determinará el modo de acercarnos a la Persona de Cristo y la manera de entender la existencia cristiana.


Resuena el eco de las palabras del Papa Benedicto en su primera encíclica:

"No se comienza a ser cristiano por una decisiónética o una gran idea, sino por el encuetro con un acontecimiento, con una Persona que da un nuevo horizonte a la viday, con ello, una orientación decisiva".


La nota va claramente orientada a enderezar los multiples malabarismos (por decirlo caritativamente) doctrinales de muchos teologos, autodenominados católicos, que basicamente imparten su teología de espaldas a la fe de Jesucristo. En ese sentido es una alegría que recibamos una nota así de los obispos, donde se marcan con claridad los problemas y las soluciones.

Es sintómatica la forma en la que habla dicha nota de las desviaciones surgidas (mal)aprovechandose del Concilio Vaticano II:

A la vez, no son pocos los que en este tiempo, amparándose en un Concilio que no existió, ni en la letra ni en el espíritu, han sembrado la agitación y la zozobra en el corazón de muchos fieles.


Y resuelve la solución:

"queremos ofrecer una palabra de orientación y discernimiento ante determinados planteamientos doctrinales, extendidos dentro de la Iglesia, y que han encontrado una difundida acogida también en España, perturbando la vida eclesial y la fe de los sencillos."

Y sigue hablando de cosas tan revolucionarias como "sana y honda teología", "custodiar su fidelidad a la Palabra de Dios escrita y transmitida","unidad e integridad de la fe", "apostatar silenciosamente de Dios" y otras varias.

Establece la nota cuatro fuentes básicas de confusión teológico-doctrinal:

concepción racionalista de la fe y de la Revelación; humanismo inmanentista aplicado a Jesucristo; interpretación meramente sociológica de la Iglesia, y subjetivismo-relativismo secular en la moral católica.


Sigue en el texto una enjundiosa explicación de todos estos asuntos que, si acaso, comentaré en unos dias en cuanto la halla leido y entendido por entero.

No hay comentarios: