lunes, abril 24

Pepito Bono y su extraña dimisión (y II)

La cosa está empezando a despegar. No solamente el juicio está cada vez más calentito si no que además el amigo Llamazares nos cuenta que en Afganistán de hecho hay una guerra.

Como no es probable que Llamazares se enterara antes que Bono y antes que el gobierno de la dicha guerra, es posible conjeturar que se debemos añadir otra causa a la dimisión tan extraña. La cual cada vez parece más un golpe defensivo por parte del gobierno y hasta de Bono para poder quitar al PP y prensa adicta la carnaza de su dimisión forzada. Y a la vez deja bastante tranquilo a Zapatero echando a la calle al más claro candidato a quitarle el puesto.

Lee lo que otros dicen sobre: , , , , ,

5 comentarios:

AntonioT dijo...

Nuestro presidente tiene una extraña costumbre que consiste en quitar de en medio a quienes estorban o le contradicen.

Ya lo vimos en su día con el caso terriblemente escandaloso de Nicolás Redondo Terreros, defenestrado políticamente por discrepar de la política de Zapatero en materia de terrorismo después de haber dicho el presidente que su política era plenamente coincidente con la de Redondo.

Lo vimos también, aunque de forma más discreta, sin escándalos, cuando Rosa Díez, una de las mejores mujeres (si no la mejor) que han pasado por el partido socialista, fue enviada al parlamento europeo para que se ocupase de otras cosas y dejase de criticar los acercamientos a los terroristas.

Posteriormente le tocó el turno al señor Francisco Vázquez, que era alcalde de La Coruña, y que fue enviado como embajador al Vaticano aún sin ser diplomático. Pero es que alguien que públicamente se muestra contrario el pseudomatrimonio gay y que además se declara contrario al la política de su partido de su partido y su presidente en el tema del estatuto catalán, no puede seguir en su puesto.

Ahora le ha tocado el turno al Bono españolista y ya de paso se le da puerta a la ministra de educación Sansegundo (no estoy seguro si se escribe junto o separado) que se ha quemado con la reforma educativa que no gusta ni a derecha ni a izquierda.

¿Quién será el siguiente? ¿Chaves o Ibarra que también tienen una cierta tendencia españolista? ¡Ah, no! Que Chaves ya ha puesto lo de nación en el estatuto.

Embajador en el Infierno dijo...

Antonio, estoy de acuerdo con tu análisis. Sin embargo, pienso que lo que realmente ha sido el problema no es el supuesto "españolismo" de Bono sino más bien el hecho que Bono ha supuesto siempre una espada de Damocles encima de Zapatero. No olvidemos que Zapatero le quitó a Bono el puesto de secretario general del PSOE inesperadamente, y no creo que Bono hubiera renunciado a dicho puesto. Seguía siendo un peligro latente, e incluso me atrevo a afirmar que lo sigue siendo. Yo no creo que se haya acabado Bono para siempre, ni mucho menos.

AntonioT dijo...

Por eso no lo veo como una posible causa. La única manera de conseguir que Bono deje de ser un candidato sumamente fuerte a la secretaría general del partido es que deje definitivamente la política. Hasta el momento de su “dimisión” era el líder socialista mejor valorado y yo me atrevería a decir que no sólo entre los votantes anónimos, sino que también entre las bases del propio partido.

Si Zetapé no tiene ningún as en la manga (tipo información comprometedora o similar) no se ha deshecho de la amenaza de Bono, y aunque no me parece que Zetapé tenga demasiadas luces, creo que eso lo debe de tener bastante claro.

Ahora bien, hay una posibilidad y es algo similar a los futbolistas que sus entrenadores los sientan en el banquillo. Si no juegan habitualmente pierden la posibilidad de que los ojeadores de otros equipos los vean y les puedan ofreces contratos multimillonarios y pierden muchas posibilidades de que sus seleccionadores los llamen. De la misma manera, si Bono está el tiempo suficiente apartado de la actividad que se puede ver y comprobar diariamente, sus probabilidades de llegar a la secretaría general disminuyen, pero para eso creo que tiene pasar demasiado tiempo.

AntonioT dijo...

Uyyyy, mira, mira: que Guerra también le sale rana.

Y a este ¿cómo lo va a callar?

Aunque no le hará falta, ya dijo algo respecto al estatuto de Cataluña y al final votó a favor.

Embajador en el Infierno dijo...

Exactamente Antonio, lo extraño es que Bono a la cabeza de la popularidad socialista vaya de repente y deje la vida política. A mi me parece que si que le han debido amenazar con información no publicada, y sobre todo con meter la debida presión judicial para que el "caso Bono" acabara mucho peor de lo que puede acabar. O sea, le han dado la opción de o bien retirarse voluntariamente y sin ruido, o bien salir por la puerta trasera de forma ignominiosa. Y esto no es cosa del presidente del gobierno, sino de la vicepresidenta y de Rubalcaba. Vamos que no me cabe la menor duda.

De Guerra no hay que preocuparse, no cuenta nada.