domingo, mayo 7

La semana en la blogosfera y más allá (III)

Me pregunto: ¿tolerancia para qué? ¿Para festinar con la Iglesia católica y el Cristianismo en general? ¿Para odiar?

(Gonzalo Verbal Stockmeyer en Apologética Histórica)


Es muy típico, alguien te pregunta, oye explícame por qué hay que ir a Misa los domingos o que opinas del problema vasco o qué son los evangelios. Tendrías un par de horas para que te lo explique,al menos por encima.No, dímelo en cuatro palabras. Pues, oye no se puede, lee al menos un libro. Si me preguntaras sobre la letra de cambio o la fisión nuclear lo harías, pues por esas cuestiones también. Busca la verdad, no dejes para más tarde preguntas importantes para tu vida y dedícale algo de tiempo, por lo menos el mismo que usas ante el espejo.

(En Caraacara)


If all Paganisms end in despair, ours is accepting it as a foundation...Hence the lack of reason which is intellectual despair, the hideous architecture and painting and writing which are aesthetic despair, the dissolution of morals which is ethical despair. The thing is as yet unformed and only shocking in isolated instances...appearing so far, as a series of special lapses from the old Christian standards of civilization...Some few deliberately detestable buildings and sculptures in our towns, (especially in our capitals): books, still somewhat eccentric, portraying every vice; the forced and still novel apology in speech for evil of every kind—preferably for the worst: all these are still no more than isolated insults and challenges. The New Paganism is still no more than a New Arrival. But it is rapidly growing; it is also gathering cohesion; and it cannot but appear in full and formidable strength within a comparatively short period as historical time is reckoned.

(Hilaire Belloc, citado por Rod Bennett en Tremendous Triffles). Via Cruz y Fierro


El moderno llama "cambio" caminar más rápidamente por el mismo camino en la misma dirección. El mundo en los últimos trescientos años, no ha cambiado sino en ese sentido. La simple propuesta de un verdadero cambio escandaliza y aterra al moderno.

(Nicolás Gómez Dávila, citado por Cruz y Fierro)


Hay pocos espectáculos más patéticos que la procesión de un culto en el que ya nadie cree, empezando por los cofrades. Debe ser el suplicio de Tántalo, salir año tras año gritando con un falso entusiasmo añosos lemas que los popes de la cosa han dado ya de lado hace décadas y que para el mundo adelante suenan más camp que la canción ganadora del Festival de San Remo.

(Bosco Suabia en Cartas a mi tio de América)


Uno sólo lleva
lo que tiene adentro.
Lo que tiene afuera
se lo lleva el viento

(Roberto Cantos citado en Aqui Estamos)


Modos de dar las gracias en Santiago de Compostela:

-Gracias. Eres un foráneo. Eres de La Coruña. Eres del PP.

-Grazas. Eres del Bloque. Eres profesor de Filología Gallega. Eres un leal seguidor de las nuevas directrices de la Real Academia Galega y por lo tanto eres un purista.

-Graciñas. Eres de Santiago de toda la vida y todavía no te has dado cuenta de que los turistas te pueden mirar con curiosidad, como prototipo de gallego de pueblo.

-Obrigado. Eres del ala izquierda del nacionalismo; eres partidario de la unión de Galicia con Portugal. Eres un portugués que acaba de llegar.

-Obrigadissimo. Eres un portugués despistado que acaba de llegar.

-No dices nada: eres un maleducado.

Yo digo Gracias y me gustaría decir Graciñas, pero todavía no me sale. No soy de La Coruña.

(Arp en Compostela)


¿Para qué queremos una ética mundial?. Se cae de maduro, para justificar en un solo enunciado ético el proyecto imperialista de globalización. Para quién trabaja, si no es para el imperialismo, con semejante propuesta. Y así como Sloterdijk le dijo a Habermas: "su democracia conversada es para alemanes satisfechos con el actual sistema de representatividad política", de la misma manera le podemos decir nosotros a Küng: su ética mundial y sus reformas de la Iglesia son una antigüedad, como mínimo, de doscientos años, pues nacen con y desde el Iluminismo.

(Alberto Buela en BitácoraPI)


Hence, I’m not a neo-con. I realize neo-cons count Christians and Catholics in their ranks, but all-in-all, it’s an intellectual movement of the agnostic. Even if they believe in God, the practical application of any God-like principles (like, say, sin makes a person unhappy) is laughable in their eyes.

(Eric Scheske en The Daily Eudemon)



Anterior semana.

No hay comentarios: