lunes, junio 19

La semana en la blogosfera y más allá (IX)


Zapatero está gestionando muy mal la próxima visita de Benedicto XVI a Valencia. En un principio quiso hacer que el Papa fuera por Madrid, para tener que evitar su desplazamiento a Valencia, en una ciudad que estará previsiblemente "tomada" por familias que muchas serán las mismas que el 18 de junio del año pasado se manifestaron por Madrid.

Por fin, ha decidido ir a Valencia pero reuniéndose en privado, nunca ante la gente, con el Papa. Teme la reacción pública, es normal. Debería, sin embargo, preocuparse por tener que huír ante gentes tan pacíficas y constructivas.


(Montse en Internet Política)


El liberalismo habla de libertad abstracta. El totalitarismo niega la libertad por postular la igualdad. El tradicionalismo considera libertades concretas, únicas que salvaguardan la dignidad ontológica igual a todo hombre, fomentando la desigualdad ética con el estímulo al ascenso por el servicio y la virtud.

Para el liberalismo el hombre es un número que vota. Para el totalitarismo el hombre es una pieza de colección. Para el tradicionalismo el hombre es un ser concreto: un padre de familia, un vecino de un municipio, un catedrático, un empresario, un obrero, un agricultor, un arquitecto o un comerciante.


(Elias de Tejada, Gambra y Puy citados por Cruz y Fierro)


Conocemos hoy la noticia de que la mortalidad en el servicio de urgencias del hospital Severo Ochoa de Leganés ha descendido un 47% en el último año. ¿Sorprendente? ¿Qué ha pasado para que esto suceda? ¿Cuál es la causa de tan acusado descenso?


(Ana_gr en Es Por Madrid)


El destino de una España unida humana, espiritual y socialmente depende de saber volver a sus raíces cristianas


(Antonio María Rouco Varela, Cardenal Arzobispo de Madrid)


La ficción novelesca explota hasta la náusea el imaginario cristiano, ofreciendo al populacho caballeros templarios y hospitalarios, herejes cátaros y arrianos, griales y sábanas, inquisidores y cardenales, judíos y criptojudíos, masones y francmasones, baptistas y anabaptistas, concilios y aquelarres, evangelios apócrifos y biblias extrapoladas. Pues no estaría mal que el Vaticano, con celo recaudatorio digno de Ronaldinho o David Beckham, comenzara a rentabilizar su identidad corporativa, esa que todo el mundo manosea con una impunidad que los tribunales jamás tolerarían con la silueta del Guggenheim, el logotipo de McDonald's o los bajos de la carrocería de Fernando Alonso.


(Pedro Ugarte citado por Eleder en Desde Mi Roble)


El Mundo, 21 de febrero de 2005, tras la aprobación en referendum de la Constitución Europea por un 76% de los votantes, con participación del 42%:

Rotunda victoria del 'sí' a la Constitución con una participación baja pero aceptable

El Mundo, 19 de junio de 2006, tras la aprobación en referendum del Estatuto de Cataluña por un 74% de los votantes, con participación del 49%:

La mayoría de los catalanes da la espalda al Estatuto que les define como 'nación'


(Josu en Malaprensa)

“Estaba inclinado a pensar que sólo los gobiernos viejos y llenos de experiencia pueden dar una vida tranquila a los pueblos. Este convencimiento mío procedía de que yo, en mi juventud, había leído varias historias de la Revolución Francesa, lo que no habían hecho mis compañeros, y a mí la Revolución Francesa me parecía un esquema que se repetiría en los pueblos de Europa siempre que se intentase un cambio político de esa índole, con sus tres fases: utopía, revolución y reacción”


(Pio Baroja citado por Jesús Cacho en elconfidencial.com)

Inspirados en una profunda admiración hacia los Estados europeos de bienestar que tanto ayudaron a los exiliados chilenos durante la dictadura, nuestros políticos de inspiración cristiana han abandonado la idea de la subsidariedad, y abrazado la teoría de los derechos del ciudadano, según la cual la función del Estado ya no es intervenir cuando cuerpos menores no pueden hacerlo, sino satisfacer todas las necesidades de las personas. Así, las declaraciones de derechos (del paciente, del imputado, de la víctima, de los niños y así ad nauseam) se multiplican, y puesto que todo derecho es vacío si no existe una persona que tenga el deber correlativo, el Estado se hace cada vez más grande para cumplir sus cada vez más abultada lista de deberes.


(Patricio en Es Justo y Necesario)


Lea la semana anterior.

1 comentario:

filomeno2006 dijo...

Elías de Tejada, sabio español