miércoles, julio 26

Anécdotas militares (y IV)



"Hace unos años tuve ocasión de servir en una oficina militar a la que llegaban numerosos reclutas. Para descongestionar y facilitar la tarea habíamos constituido unas como sucursales a las que se mandaban los mozos ya organizados en grupos. Llamaba yo a quince o veinte, designaba a uno de ellos para dirigirlos y terminaba diciendo:

- Ahora todos ustedes irán con ese señor que he nombrado para que les tomen la filiación. Ya pueden salir.

Empezaba la marcha. Y siempre, siempre, se quedaba uno con una sonrisa de mofa hacia el grupo, hacia el "rebaño".

- Pero usted...¿no ha oido que salieran todos?
- ¡Ah!- decía- ¿Yo también?

El porqué "él" no estaba incluido en ese "todos", sólo se explica en España."


(El español y los siete pecados capitales. Fernando Diaz-Plaja).

Anterior entrada de anécdotas

No hay comentarios: