lunes, julio 31

Impresionante descubrimiento

Hace poco tiempo, en otra entrada de esta bitácora hablaba de un propósito que me hice hace ya algunos años consistente en dejar de engullir libros y empezar a leerlos. El resultado de tal propósito ha sido una cantidad ingente de papelitos, papelotes y papelazos con notas y comentarios escritos, esturreados por mi casa sin ninguna clase de orden.

He estado durante meses buscando una aplicación informática que me permitiera poner orden en este caos, y después de muchos esfuerzos y pruebas infructuosas la he encontrado.

Se llama Scribe y es un portento, no solamente por ser gratuita sino por la potencia de la aplicación. Permite descargarse los detalles de los libros (autor, título, ISBN, etc...) directamente desde Amazon y recolectar facilmente todas la notas, comentarios, ideas, etc, etc.. que a uno le ha sugerido dicho libro. Ya he empezado a utilizarla y creo que me he topado con una de esas pequeñas alegrías que te da la vida.

Lea lo que otros dicen sobre: , ,

3 comentarios:

AntonioT dijo...

No sé si la aplicación será buena o no, pero yo tengo que plantearme seriamente hacer algo al respecto. No me dedico a escribir notas sobre lo que leo y tampoco “engullo”, sólo me quedo con las ideas, o eso procuro hacer.

El resultado es que, cuando en una conversación sale algún tema sobre el que he leído algo, recuerdo que “en no sé dónde” ponía “no sé qué”, o a veces recuerdo la idea pero no sé en qué libro estaba ni quien era el autor, o recuerdo que en un libro determinado ponía algo sobre ello pero no sé el qué.

Algunas veces he hecho la prueba de escribir notas a lápiz al margen de la hoja que leo y no da malos resultados pero luego hay que localizarlas cuando quieres consultar algo y lleva su tiempo.

De todas maneras supongo que seguiré igual porque cada vez tengo menos tiempo para leer y cada vez soy más perezoso para organizarme en este tipo de cosas.

Embajador en el Infierno dijo...

Antonio,

Mi solución principal todos estos años ha sido escribir notas en las dos últimas páginas de cada libro. Ya sabes que esas dos págians están siempre en blanco, de modo que hay sitio y además las notas no se pierden. Uno siente que la lectura le aprovecha más, y el esfuerzo extra no es significativo.

Mira la anterior entrada sobre este asunto para un metodo alternativo que es bastante bueno.

AntonioT dijo...

Pues mira, probaré a utilizar esas páginas en blanco para hacer una especie de índice de ideas principales y relaciones con otros libros. Lo que pasa es que es posible que mi pereza me venza, de hecho cada vez leo menos, últimamente, para mi vergüenza, podría decirse que nada.