lunes, julio 24

Ingeniería social e ingeniería genética: Paso a las víctimas

Hace unos dias ya comenté la extraña atracción que el liberalismo en general y su ala izquierda en particular siente hacia la ingeniería social. Hoy leo esta noticia:

Ocho países tienen previsto pedir hoy que la Unión Europea no financie la investigación con células madre embrionarias. Alemania, Polonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Austria, Eslovenia y Eslovaquia suman un peso suficiente en el seno de la UE como para impedir que se apruebe el VII Programa Marco de Investigación, con un presupuesto de 50.521 millones de euros para el periodo 2007-2013.


La primera razón que empuja a bloquear iniciativas que supongan la destrucción de embriones humanos es algo tan simple como la esencial protección de la vida. Es curioso comprobar como quitando el caso de Malta (pais confesionalmente católico) el resto de impulsores de la iniciativa saben bastante sobre ingeniería social.

Porque al final lo que se pretende con esta clase de "ingeniera genética" no es más que hacer ingeniería social, la consecución del paraiso en la Tierra por métodos socio-científicos. ¿Y quien sabe un par de cosas sobre ingeniería social?. Desde luego Alemania, pero también los paises del antiguo bloque comunista como Polonia, Lituania, Eslovenia y Eslovaquia. Y como saben de que va esto y los perniciosos efectos que tiene nos lo hacen saber.

2 comentarios:

El Cerrajero dijo...

En la Expaña de Rodríguez el Traidor la vida vale muy poco.

Embajador en el Infierno dijo...

Tampoco te creas que en la de Aznar valía mucho más, ahí tienes el increible número de abortos por poner un ejemplo.