lunes, julio 17

La semana en la blogosfera y más allá (XI)

The Bastille was a prison used to house people of political persuasions unfriendly to the Crown and so it became a symbol of the Crown itself- hence the symbolic storming of it. However, the so-called revolution quickly spiralled out of control and end in, not liberty, fraternity and justice, but a blood bath culminating in a tyrannical government (cf the Reign of Terror) superceded by a more tyrannical government (cf Napoleon) that dragged the country- and the rest of Europe- into an atrocious and bloody war which was to take the lives of literally hundreds and hundreds of thousands of people. Way to go, "reformers."


(American Inquisition sobre la toma de la Bastilla)


En semejante tesitura, la derecha social se hace una pregunta: ¿debe combatir contra un Gobierno o contra un sistema? Y esta pregunta, en la calle Génova, suscita general canguelo, porque el PP, inevitablemente, forma parte del sistema y no podría sobrevivir fuera de él. Así que el PP está atrapado entre una disidencia de principios y la fidelidad al sistema del que forma parte. Para la derecha política, es una situación angustiosa. Para la derecha social, es exasperante.


(Jose Javier Esparza en el Semanal Digital)


Supongo que serán gente que nunca han engalanado su casa para una fiesta; o que nunca han gastado dinero en comprar un regalo a alguien; o que, cuando han ido a una fiesta de disfraces en honor a un pariente, le han dicho "¿No te da vergüenza? ¿Por qué no has dicho a los invitados que en vez de gastarse el dinero en disfraces lo dieran a los pobres? ¡Qué antievangélico!"


(Eleder en Desde Mi Roble)


"San Fermín no debe ser loado, pues no es sino un representante de la opresión religiosa, que a modo de opiáceo se ha derramado sobre el pueblo euskaldún para intentar adormecer su espíritu nacional. Para más inri fue obispo en territorio francés, Estado tradicionalmente opresor. En cambio, las fiestas que se celebran en honor del tal Fermín son manifestación del volkgeist del noble pueblo eusquérico, que sabiamente aprovecha la figura del infame opresor Fermín para manifestar la íntima urdimbre que cohesiona su esencia última de realidad nacional."


(El Capitán Achab sobre la última parida del nazi-onanismo basko)


Expresado de otro modo: el intolerante doctrinal busca la conversión del equivocado a una Verdad que es común a ambos, y de ahí su tolerancia personal. Pero el tolerante doctrinal no puede buscar la conversión del equivocado a una verdad trascendente en la que no cree; y como el único equivocado es el intolerante (todos los demás aceptan el juego relativista), no pudiendo convertirlo, no queda más remedio que odiarle, y de ahí su intolerancia personal.


(Comentario de Torque1492 en El Blog de Cruz y Fierro)


Anterior semana en la blogosfera


No hay comentarios: