domingo, agosto 13

Libros: "Historias orales de la guerra civil"



Alfonso Bullón de Mendoza es profesor en el CEU y director de su departamento de historia. Hace unos diez años distribuyó entre sus alumnos un cuestionario bastante denso para que llevaran a cabo un trabajo de investigación sobre la tradición oral en sus familias acerca de la guerra civil. El resultado de estos cuestionarios y de los repartidos en los siguientes cursos es este libro.

El libro no tiene pretensión ninguna de objetividad, ni de exactitud. Puramente refleja el resultado de los cuestionarios, sin casi tan siquiera retocar los errores de fechas o siglas que a todo el mundo resultan familiares. Considero que es un interesantísimo ejercicio para conocer el poso que va quedando en las familias españolas sobre aquellos acontecimientos históricos, más allá del adoctrinamiento estatista de los medios de desinformación social.

Advierte Bullón de Mendoza en el prólogo que "nadie, sea cual sea su ideologia, se sentira a gusto con el contenido de estas páginas". Eso es verdad a medias. Uno no se siente a gusto si no entiende cuales son las fuentes y pretensiones del libro. La gente habla con toda libertad y refleja lo que quiere, y creo que los dos autores del libro han sido cuidadosos en no dejar ninguna clase de opinión sin reflejar, hasta las más duras y controvertidas.

Pienso, en fin, que este libro es una interesantísima contribución a la preservación de la memoria colectiva y la historia de los acontecimientos. Podemos palpar, verdaderamente palpar, en sus páginas lo que de verdad sentía la gente de la calle. De uno y otro bando, y hasta de la "tercera España". Quien se interese por la historia de la peripecia humana no puede dejar de leer este magnífico libro, que además está extraordinariamente bien redactado.


Lea lo que otros dicen sobre: , ,

2 comentarios:

Jose Menchon dijo...

Los jovenes (yo lo soy) tambien tenemos derecho a saber que paso, de lo contrario estamos condenados a repetir la historia.

¡Tengo tanto derecho a saber del pasado de mi pais como del pasado de mi familia! ¿o no soy un ciudadano de la democracia?

Embajador en el Infierno dijo...

¡Ah si!. Por supuesto. El problema es que, en general, la gente es bastante reacia al esfuerzo que supone conseguir enterarse de lo que pasó. Hay cientos de libros, muchos muy interesantes, de los cuales se puede aprender mucho. Pero la gente se niega a leer.