sábado, agosto 12

Y luego sonrien cuando dices que los hijos son una bendición de Dios...



Dia de excursión familiar. Nos hemos ido a ver el Palacio Real de Aranjuez. Después de pasear por los jardines hemos entrado a visitar el Palacio. Es verdaderamente impresionante el trabajo tan formidable que han hecho de restauración de las diferentes salas y habitaciones.

Ya desde el principio los adustos guardias de seguridad han advertido a las niñas:

- Las manos en los bolsillos. ¡No se puede tocar nada!.

Teníamos una sensación de Gran Hermano. Los guardias se deberían estar dando el aviso:

- Presuntos terroristas culturales infantiles en paso por el Palacio. ¡DEFCON UNO!.

Pues no dejaban de acecharnos de sala en sala. La pequeña se acerca a uno de los cordones que marcan el camino.

- ¡Nenita!. Aléjate del cordón.

¡Qué pesados!. Si por lo menos hicieran descuento por familia numerosa...

Las niñas, en fin, bastante atosigadas.

En esto que entramos en la habitación de la porcelana. Increible. Observaba desde la distancia como B. (9 años) se quedaba extasiada y no ha podido evitar el clásico comentario místico, a que nos tiene acostumbrados, dirigido a su hermana A. (8 años en breve):

- A., El Cielo debe ser como esto.... ¡Y mucho más!.

A., considerablemente menos mística y más pegada a las realidades terrenas, ha fruncido el ceño, mirando de reojo a uno de los guardas ironizaba:

- Si, pero en el Cielo seguro que te lo dejan tocar todo.

Creí que me lo hacía encima.


Lea lo que otros dicen sobre: , ,

4 comentarios:

Elsa dijo...

Hola! aquí conociendo y saludando...

Cruz y Fierro dijo...

Ay, la sabiduria de los ninnos! Felicitaciones a tus hijas.

DasGretchen dijo...

jajajaja ¡qué bueno! un saludo.

Anónimo dijo...

No sabes lo que me he podido reir. Ya conocia la anecdota pero es que al leerla otra vez me he acordado.

Son geniales.

Una tia orgullosa. L.