martes, septiembre 12

Algo huele a rosas en Palencia



No soy científico pero quiero suponer que los grandes movimientos tectónicos empiezan con unas piedrecillas que se descolocan fuera de su lugar. Algo que ni los más expertos son capaces de detectar.

Y a los grandes cambios en la humanidad les sucede lo mismo. Mientras la gente está ocupada en atender las importantísimas cosas que pasan aqui y ahora, nadie se fija en las pequeñas, las que son origen de los acontecimientos que ocurrirán dentro de una década.

A uno le dicen "Palencia" e inmediatamente piensa: "Mantas". Ya está. No hay más.

Bueno, pues según parece, en Palencia que es sin duda una de las grandes desconocidas en el mapa de España está pasando algo. Absolutamente desapercibido para los grandes medios de comunicación (o sea, desapercibido para el común de las gentes) no lo ha sido para algunos expertos. Y como estos (los expertos) se han expresado de forma tan vehemente creo que es bueno dejar constancia de ello.

Hace casi tres meses, Pacopepe en su blog se hacía eco del acontecimiento en términos que no dejaban lugar a dudas:

Menuda noticia. como para reconciliarse con monseñor Monteiro. Si tan prolongadas esperas son para darnos obispos así, hasta se las perdono.


Hay que advertir que Pacopepe no tiene exactamente en muy alta consideración el trabajo del Nuncio de Su Santidad en España, Monseñor Monteiro. La noticia era esta:

Hoy hemos sabido que el Santo Padre ha nombrado obispo de Palencia al sacerdote de la diócesis de San Sebastián, Don José Ignacio Munilla Aguirre, hasta ahora párroco de El Salvador de Zumárraga. Nacido el 13 de noviembre de 1961, es el obispo más joven de España, arrebatándole esa condición al auxiliar de Valencia, Don Enrique Benavent.


Luego en el mismo blog se nos hacia una larga descripción del ahora Obispo de Palencia, destacando que procedía del seminario toledano de Monseñor Marcelo Gonzalez Martín, aquel gigantesco cardenal primado de España.

Desde entonces el asunto no había llamado más mi atención sino por ser una noticia esperanzadora más de las que van gradualmente abundando en la Iglesia Católica en España. Sin embargo, me ha vuelto a sorprender las crónicas sobre la consagración de Monseñor Munilla en su sede episcopal.

Empezando por la que el forista JuanStuse mandó al FSTM. Ya el título dice mucho: "Palencia cita de esperanza", y empieza de una forma contundente:

Colas a la puerta de la catedral de Palencia (s.XIV) y muchedumbre arremolinada para entrar…Pero, ¡oh, maravilla! No se trata de una sesión de “Las edades del hombre” ni de un evento artístico y cultural; el pueblo cristiano se ha congregado para asistir a la ordenación del nuevo obispo y a su toma de posesión. No son turistas ni neopaganos armados de cámaras fotográficas, sino el pueblo cristiano en su más amplia expresión, familias, jóvenes -¡muchos jóvenes!- sacerdotes incontables, monjitas, señoras de toda edad y condición, ocupando rápidamente las naves góticas. Las cámaras fotográficas enfocan esta vez solo los aledaños del altar. Todas las miradas convergen al mismo punto. Ambiente de fiesta y de emoción contenida: El nuevo ministro de Cristo congrega multitudes llegadas de los cuatro puntos cardinales.


Pacopepe lo corrobora desde otro punto de vista:

Llama la atención la cantidad de obispos asistentes. Parece que pasaban de cuarenta. Cifra elevadísima si se tiene en cuenta que Munilla era un desconocido en la Conferencia episcopal. No es lo mismo que consagren, ya sé que ahora quieren que se diga ordene pero yo prefiero seguir con la palabra de tantos siglos, a un sacerdote conocidísimo, secretario de alguna comisión episcopal importante, con muchas relaciones episcopales, que al párroco de un pueblo de tercera división. Es como si la mitad de la Conferencia episcopal hubiera querido expresarle su afecto y su respaldo. Verdaderamente sorprende tan elevado número de mitras.


No pienso desgranar las dos crónicas. El que quiera que se las lea, y aseguro que ambas merecen mucho la pena, pero que mucho. Uno tiene la sensación que en Palencia ha ocurrido "algo", y se lamenta (de verdad) por no haber estado allí y haber sido testigo de un acontecimiento verdaderamente histórico.



¿Que otra cosa se puede pensar de un obispo que porta el escudo que pongo aqui al lado?. Pasen por su página web y comprueben por si mismos.

ACTUALIZACION: Aqui y aqui teneis las dos partes de un video con la primera homilía del nuevo Obispo de Palencia. Y en este otro enlace una entrevista bastante interesante con Monseñor Munilla.


Lea lo que otros dicen sobre: , ,

5 comentarios:

Patoace dijo...

¿Será malo presumir de los obispos que uno tiene?
Ante un reciente avance de los grupos antivida que controlan el gobierno, los obispos chilenos tuviveron una reacción oportuna y dura.
Na Na Mis obispos son mejores que los tuyos Na Na.

:)

AntonioT dijo...

Pues yo no pienso en mantas cuando oigo hablar de Palencia, yo pienso en que de allí es la que fue mi gran amor de juventud.

Respecto al nuevo obispo Don José Ignacio Munilla, espero que su labor sea acorde con las expectativas que parece que despierta. Enhorabuena al recién nombrado y a los palentinos.

Embajador en el Infierno dijo...

Pato- Tener obispos ortodoxos en la doctrina, valientes en su apostolado y fieles al Papa es como para presumir. Gracias a Dios y por lo que nos cuentas cada vez tenemos todos más de que presumir. Andando el tiempo dejarán de ser una rareza los obispos de tal condición.

Antonio-De verdad que si lo llego a saber lo ongo. "¿Que sugiere Palencia?. Mantas y el gran amor de juventud e Antonio.". Je, je...

bydiox dijo...

La verdad es que en nuestra tierra siempre hemos tenido obispos decentes.
Y ahora, además de por las mantas, somos conocidos por nuestro alcalde, "el alcalde de España", según comentan...

Embajador en el Infierno dijo...

¿Qué es eso del "alcalde de España"?