lunes, septiembre 4

Mundial de baloncesto: Un poco de nostalgia



A pesar de mis carencias físicas y mi poca habilidad siempre tuve la obsesión de destacar en algún deporte. De adolescente decidí que como el futbol estaba demasiado masificado tendría que probar suerte en otras disciplinas menos demandadas, y me fui al baloncesto. Mi mala suerte fue que en aquella época (hace unos 20 años) toda mi generación decidió pasarse también a ese deporte. Con lo cual aunque conseguí algún éxito parcial (jugar en el equipo de la universidad, si bien esto también tiene truco) nunca llegué a nada verdaderamente digno de mención.

Digo esto porque ahora andamos todos justamente entusiasmados por el magnífico éxito de la selección española de baloncesto en el campeonato del mundo. Yo he querido contribuir a la fiesta echando una miradita al pasado.

En este momento nadie se acuerda de aquel grandísimo deportista responsable de dar un verdadero impulso al baloncesto patrio que fue Antonio Diaz-Miguel entrenador de la selección española durante 27 años a la cual llevó a importantes logros y éxitos, y que desgraciadamente acabó con el famoso "angolazo" de 1992.

Diaz Miguel empezó como no podía ser menos en ese equipo legendario que es el Estudiantes, dicho esto aclarando que soy madridista hasta las cachas, pero eso no quita para que de a cada uno lo suyo. Como bien recuerda su obituario muchos lo conocían como "diosmiguel".

El trabajo de Diaz Miguel fue el responsable que de mi generación (probablemente hastiada de la insufrible incapacidad de los futbolistas hispanos) se pasara en masa al baloncesto. No olvidemos que fue en 1982, nada más acabar aquel bochornoso mundial de futbol celebrado en España, la selección de baloncesto se hacía con su primer éxito de fuste logrando un cuarto puesto que sabía a gloria sobre todo tras haber derrotado a USA.



Aquellos jugadores y aquel equipo parecía salido practicamente de la nada, que en 1984 (dos años después del cuarto puesto en el mundial) llegaron a lo más alto que entonces podía aspirar un equipo europeo: medalla de plata en las Olimpiadas. Los Corbalan, Epi, Chicho Sibilio, Villacampa, Romay, el gran Iturriaga, y por supuesto el inolvidable Fernando Martín (primer español en la NBA) formaron un grupo tan peleón y entregado como los actuales campeones del mundo, y para mi generación supusieron un claro modelo a seguir. Ellos prendieron la llama del baloncesto en España y son la explicación lejana de los éxitos de hoy.

Tan salido de la nada parecía aquel equipo que desde el bronce europeo de 1991, no se volvió a conseguir nada hasta 8 años después. Durante aquel tiempo se estaban incubando bajo el impulso de los Corbalán, Epi y demás fauna los campeones de hoy.

Una cosa si que me preocupa. En mi adolescencia los campos de baloncesto públicos que hay en mi ciudad estaban repletos de jóvenes. Hoy solo nos vemos las "viejas glorias" y muy de vez en cuando. Practicamente están vacios. Sin duda ninguna los actuales campeones del mundo nos darán todavía muchas alegrías, pero presumo que después de ellos vendrá una nueva sequía, que probablemente acabe otros diez años después.

En fin, ¡enhorabuena a los campeones!, y recordemos a los abuelos.

No hay comentarios: