jueves, diciembre 14

Hispanidad y la salvación de España

A pesar de no ser un "hispanófilo criollo" he de confesar que cuando he leído la entrada de Hernán es precisamente lo que me ha venido a la cabeza.

Pero además de eso las palabras de Hernán me han traído otras cosas a la cabeza.

Dice que la palabra "Hispanidad" le fastidia. Bueno. Y luego comenta que a su parecer la salvación de España vendrá por el idioma español. Vale. Y digo yo que la definición que dió José Antonio Primo de Rivera sobre España sigue siendo, a mi entender, la mejor: Unidad de destino en lo universal. Y ahí metemos el idioma y la hispanidad.

Pero claro, el idioma es solamente una parte de la jugada. Y creo yo que la más accidental. Me agarro al "España inteligible" de Julian Marías donde dice:

"España, mirada adecuadamente, es el dramático despliegue de una vocación histórica, de una voluntad que intenta abrirse paso en medio de la inseguridad"


Julian Marías no es precisamente sospechoso de nacionalsindicalismo pero al fin y al cabo está diciendo lo mismo que José Antonio, eso si, mucho más detalladamente argumentado. Supongo que el entronque de ambos es Ortega.

Pero no quiero dejar ahí la cosa, porque conviene entender que es esa "vocación" de la que habla Marías. Esta es doble, por un lado la vocación cristiana y por otro lado la vocación europeística, que no son antagónicas sino la reafirmación de la misma cosa: la raíz cristiana de la identidad española sin la cual es imposible entender España.

Dice Marías:


"Contra toda verosimilitud, sin apariencia de la menor probabilidad de éxito, la España que permanece cristiana después de la invasión de 711 se afirma como tal, hace de esa condición su proyecto histórico , aquello en que propiamente consiste. (...)

Donde los árabes pusieron la planta, allí se quedaron. Todo el Norte de Africa, que formaba parte de la Cristiandad (...) tenía una situación semejante a la de España. Y, sin embargo, toda la orilla meridional del Mediterráneo recibe y acepta la islamización, la arabización lingüística y cultural, de manera permanente y hasta hoy irreversible.(...)Esto es lo que hubiera "debido" suceder en España, lo que era razonablemente inevitable. (...)

La dominación árabe (...) dejó un rincón (...) lo suficiente para conservar la imagen, en parte irreal, de la España perdida . En torno a ella se va a ir gestando una nueva forma de vivir, un proyecto que hubiera sido descalificado como quimérico, una voluntad férrea de ser cristianos, y esto quiere decir europeos, occidentales. (...)

España (...) es más europea que ningún otro [país europeo]. Porque, en efecto, los países europeos lo son porque ¿qué van a ser? No pueden ser otra cosa; es su condición simplemente. En el caso de España, no es así. España es europea porque lo ha querido, porque se puso tenazmente a esa carta, cuando parecía inexistente, cuando la empresa de restablecer la España perdida no tenía ni la menor posibilidad de conseguirse.(...)

La España visigoda queda sin duda destruida; pero, al recordarla desde la nostalgia, al verla como perdida, queda presente en forma imaginaria ante los ojos de los cristianos (...). Esa imagen irreal es la que unifica lo que en realidad tenía poca o ninguna conexión. Creo que es un caso excepcional, quizá único en la historia, el de un pueblo en busca de sí mismo, que durante siglos se esfuerza por llegar a ser lo que quiere ser, lo que ha trasladado de la memoria a la esperanza."


Para mi está claro que, parafraseando a Torras y Bagés, España será cristiana o no será.




Lea lo que otros dicen sobre: , , ,

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Sólo una pregunta: ¿De qué libro de Julián Marías han sido extraidas sus palabras? Gracias embajador

Embajador en el Infierno dijo...

De "España inteligible". Te diría el capítulo concreto pero es que ahora no tengo el libro delante. De nada.

AntonioT dijo...

“España será cristiana o no será”

Eso es lo que muchos no han conseguido entender, y precisamente son esos que no lo entienden los que nos gobiernan, que parece que se han empeñado en que España no sea.

Embajador en el Infierno dijo...

Antonio- No solamente los que nos gobiernan. Esos son la punta de lanza, pero detrás de ellos hay una nube de bienpensantes que tampoco se han enterado.

Date cuenta la cantidad de gente que te cita la famosa frase de Calvo Sotelo: "Prefiero una España roja que rota". A mi me parece que es una estupidez como un templo, esa disyuntiva no existe y sin embargo el personal se queda encantado citándola.

Anónimo dijo...

Hola! si me puede dar el capitulo de "España inteligible", se lo agradeceria!

Embajador en el Infierno dijo...

Anonimo- Capítulo X, a partir del epígrafe: "El destino elegido".