jueves, diciembre 14

Parece que fue ayer (V)

"Una victoria socialista, ¿puede considerarse como mera peripecia de la política interior? Sólo una mirada superficial apreciará la cuetión así. Una victoria socialista tiene el valor de invasión extranjera, no sólo porque las esencias del socialismo, de arriba abajo, contradicen el espíritu permanente de España; no sólo porque la idea de patria, en régimen socialista, se menosprecia sino porque de modo concreto el socialismo recibe instrucciones de una Internacional. Toda nación ganada por el socialismo desciende a la calidad de colonia o protectorado.

Pero además, en el peligro inminente hay un elemento decisivo que lo equipara a una guerra exterior; éste: el alzamiento socialista va a ir acompañado de la separación, probablemente irremediable, de Cataluña. El Estado español ha entregado a la Generalidad casi todos los instrumentos de defensa y le ha dejado la mano libre para preparar los de ataque. Son conocidas las concomitancias entre el socialismo y la Generalidad. Así, pues, en Cataluña la revolución no tendría que adueñarse del poder: lo tiene ya. Y piensa usarlo, en primer término, para proclamar la independencia de Cataluña."


(José Antonio Primo de Rivera en carta a Francisco Franco 24/9/1934. Tomada del libro "Las cartas de Franco" de Jesús Palacios)

Parece que fue ayer (IV)


Lea lo que otros dicen sobre: , , ,

2 comentarios:

AntonioT dijo...

Decididamente Primo de Rivera tenía una visión del futuro que es sorprendente. Tengo yo una grabación de él, hablando de la amenaza que suponen los nacionalismos, que parece que la dijo alguien durante las negociaciones del Zapatuto catalán. Este hombre era un visionario.

Embajador en el Infierno dijo...

El problema de Jose Antonio es que murió (de una indigestión de plomo, ya sabes) demasiado joven, y a su doctrina política no le dió tiempo a madurar. Cuando uno lee sus escritos se da cuenta del potencial enorme que encerraba. Pero claro, para eso, hay que leerlos sin anteojeras y con mente abierta.