jueves, enero 11

Financiación de la Iglesia

Aún dicen que el pescado es caro.

2 comentarios:

Anibal dijo...

Al final resulta que estamos rodeados de demagógos baratos, se han pasado la vida y siguen haciendolo llamando a la revolución cuando su lugar natural es el sillón y la moqueta. Ahora quieren que venga la Iglesia a sacarles las castañas del fuego. Me gusta tu blog, un sitio muy original. Un saludo

Embajador en el Infierno dijo...

Anibal- La verdad es que la noticia es tan clara que no se me ocurría nada original que comentar. Muchas gracias por hacerlo tú, y muchas gracias por lo que dices de esta bitácora.