viernes, enero 19

Hombres: La incomunicación andante

Ayer por la noche quedé a jugar un partido de padel con tres amigos.

Fuimos, jugamos (ganamos) y vuelta a casa.

Al llegar tuve la siguiente conversación con mi mujer:

Mi mujer: ¿Qué tal ha ido?.

El menda: Muy bien, hemos ganado.

Mi mujer: Ya, pero ¿de qué habeis hablado?.

El menda: ¿Hablado?. No, hemos jugado al padel.

Mi mujer: Bueno, pero....¿No hay novedades?

El menda: ¿Novedades?¿Qué novedades?.

Mi mujer: No sé, habreis hablado de algo ¿no?.

El menda: ¿Hablado?. Pero si nos vimos para cenar hace una semana. Hoy hemos jugado al padel.

Mi mujer: Bueno, pero tendreis que haber hablado de algo.

El menda: Pues la verdad es que no.

Entiéndaseme, somos buenos amigos. El hecho de que la otra pareja sean unos fanfarrones y ayer recibieran un baño de humildad no erosiona en lo más mínimo nuestra amistad. Eran las 9 de la noche, oscuridad, un frio terrible, cansancio por haberlo dado todo, sudor, ganas de ducha. En fin, no era el mejor momento para ponerse a hablar ¿no?.

Mi mujer no entiende esta sencilla verdad.

2 comentarios:

El Cerrajero dijo...

Si es que somos unos incomprendidos xDDDD

Embajador en el Infierno dijo...

Je.... No me tires de la lengua anda.