martes, marzo 6

Trileros bursátiles

Creo que fue el economista inglés del siglo XIX David Ricardo el que fue famoso por sus "habilidades" bursátiles. Se cuenta que en cierta ocasión estaba el amigo Ricardo en el parquet de la bolsa de Londres cuando recibió delante de todo el mundo a un muchacho que le entregó un mensaje escrito. Ricardo lo leyó detenidamente, puso cara de preocupación y en seguida se puso a vender como un loco las acciones que poseía de una determinada compañía. Ante la fama de Ricardo, el resto de participantes siguieron sus pasos más freneticamente si cabe. Al cabo de unos 10 minutos, Ricardo dió orden de comprar todo lo que se vendía. De hecho las noticias que había recibido eran excelentes y su "cintura" le permitió multiplicar sus ganancias.

Hace unos cuantos años el Banco Santander se convirtió en el satisfecho propietario de un 15% de la compañía azucarera Ebro Agrícolas. El paquete venía por cuenta de un crédito impagado del conocido "financiero" Javier de la Rosa que en su momento había pignorado los títulos como garantía del préstamo. Todo el mundo conocía la alergia del Banco Santander a las participaciones industriales, de modo que se esperaba una venta rápida. Emilio Botín, que de tonto no tiene un pelo, hizo unas sorprendentes declaraciones a la prensa (practicamente nunca hace declaraciones a la prensa) afirmando que su intención era llegar a tener una participación del 25% en Ebro Agrícolas. Las acciones de esta compañía se dispararon inmediatamente. Al cabo de cinco dias el Banco Santander anunció que se había deshecho de su participación, y nunca más se supo.

Como el mercado no tiene memoria de ningún tipo, los más avispados siguen haciendo estas cosas. Ahora, por ejemplo, tenemos a Javier Tallada, una especia de "Rey Midas" de la bolsa. Hace unos dias anunció que había comprado entre un 2% y un 3% en Jazztel. Ese mismo dia la acción subió un 8%. Hoy mismo (¡Sorpresa, sorpresa!)nos comunica que ha vendido dicha participación. Se le ha olvidado dar las gracias a todos sus amables seguidores.

La gente no aprende.

ACTUALIZACION:
El periodista Carlos Hernanz comenta la situación. Creo que yo doy más "color" al asunto y perdonen la inmodestia.


Lea lo que otros dicen sobre: , , ,

6 comentarios:

Interruptor dijo...

El la historia de la humanidad. El pobre parias que pretende seguir la estela del que ocupa el puesto privilegiado sin percatarse de que, si ocupa ese puesto, no es precisamente por seguir la estela de nadie ni por mostrar sus cartas. Para llegar allí hay que actuar con independencia, con decisión y con valentía.

Lo llamativo es que, una vez que se instalan el la posición de poder, raro, rarísimo es el que muestra el más mínimo escrúpulo o un mínimo de moral cuando de embolsarse el dinero ajeno se trata, y no vacilan en hacer cualquier tipo de maniobras engañosas que “dirijan” convenientemente los pasos de los pobres parias, eso cuando no los aplastan directamente, claro.

Cruz y Fierro dijo...

¿Este tipo de maniobras bursátiles no están prohibidas en España? Al menos en EE.UU., hubiese disparado una investigación de la SEC.

Claudio dijo...

Lenin decía que "los capitalistas nos venderán la cuerda con la que les ahorcaremos". Tenía mucha razón. El interés egoísta, no puede nunca ser la solución a todos los problemas. Muy bueno el post . Un ejemplo asqueroso de capitalismo, lo que ocurrió con Yahoo y Google China

Embajador en el Infierno dijo...

Interruptor- Muy de acuerdo

Cruz- En España hay una "cosa" que se llama CNMV que es lo más inoperativo del mundo. En nuestro pais el único órgano supervisor de cualquier cosa que es más respetado que la Guardia Civil es el Banco de España, ente el cual las instituciones financieras sienten más pavor que ante Hacienda.

Claudio- De momento los capitalistas están vendiendo esas sogas a sus seguidores, los cuales las están comprando con cierta liberalidad y a buen precio.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Los pequeños accionistas deben ir a medio-largo plazo y en valores con consistencia empresarial si no quieren verse sometidos a los vaivenes de tiburones. Pero especular es lícito y las cartas están sobre la mesa.

Embajador en el Infierno dijo...

Luis- Un jefe que tuve y por el que siento mucho respeto y admiración me decía siempre: "En la bolsa no hay compañías buenas o malas, hay valores caros o baratos". Este sencillo principio tiende a ser olvidado por la mayoría de la gente. Y después, es muy complicado saber lo que es "caro" y lo que es "barato". Para el que quiere invertir en bolsa lo mejor es poner su dinero en un fondo indexado con las menores comisiones posibles, y no jugar con fuego.