jueves, abril 19

El aborto en USA (y 32): Excelente noticias del Tribunal Supremo

La cosa empezó hace varios meses cuando el Tribunal Supremo de los Estados Unidos empezó la vista para decidir sobre la constitucionalidad del veto que promovió el presidente Bush contra el llamado "aborto por nacimiento parcial". Finalmente el Tribunal Supremo ha decidido por 5 votos contra 4 que el veto es constitucional.

El "aborto por nacimiento parcial" es una forma particularmente cruel de asesinato de niños en el vientre de sus madres. Hispanidad lo describe hoy perfectamente:

El aborto por nacimiento parcial es la técnica de aborto para embarazos avanzados que consiste en sacar la cabeza del feto con un fórceps, clavar unas tijeras en el cráneo del feto, abrirlas para que el agujero sea más profundo, introducir un catéter para absorber el cerebro del chaval y sacar finalmente al niño muerto.
.

Si alguien necesita más detalles los puede encontrar en este sitio web (en inglés y bastante desagradable).

Aparte del hecho en si que se haya prohibido en Estados Unidos esta indescriptible práctica, el voto del Tribunal Supremo supone un punto de inflexión clarísimo en cuanto a las leyes abortistas en aquel país.

Lea más entradas sobre el aborto en USA.


Lea lo que otros dicen sobre: , , , ,

2 comentarios:

Interruptor dijo...

Pues menos mal. Si llegan a la conclusión de que vetar un asesinato descarado y brutal no es constitucional, creo que abría que tirar esa constitución a la basura y hacer otra que sirviese para algo.

Lo que me llama la atención es que haya sido por 5 votos contra 4. Podría entender hasta un voto en contra, pero 4… me parece que esa constitución pide un pequeño reajuste que le de más claridad en la defensa de la vida ¿no?

Embajador en el Infierno dijo...

Pues tienes toda la razón. A mi simplemente el hecho de que se tenga que votar una cosa asi me parece del todo aberrante. Los que votaron en contra lo hicieron bajo la premisa que el veto al aborto por nacimiento parcial era un ataque contra los derechos de las mujeres. Na menos...