sábado, abril 14

Manuel Conthe: La integridad profesional

Lo primero de todo y como buen madrileño aprovecho para tirarme el pisto: Conozco a Manuel personalmente y fuera de los círculos profesionales. No llegaré tan lejos como para decir que somos "amigos" pero si que hemos compartido algunos ratos bastante agradables en compañía de otras personas. He tenido la oportunidad de mandarle unas palabras de ánimo en estos momentos difíciles que está viviendo.

Es más, no hace mucho y en privado le hice unas sugerencias sobre la manera efectiva de combatir la información privilegiada en el mercado de valores español y creo poder decir (con un gran caveat emptor) que he visto alguna de esas ideas (que no eran obvias) reflejada en recientes disposiciones de la CNMV. Lo que le dije era fruto de mi experiencia profesional, no era charla ociosa de "bolsista" aficionado.

Además de para "gallear" un poco delante de mis lectores digo todo esto para que se entienda que conozco al hombre directamente y que lo que voy a decir procede de ese conocimiento.

El Sr. Conthe es uno de los altos funcionarios más profesionales, leales, preparados e incluso carismáticos que hay en España. Una persona que, como muy pocas, es sumamente consciente de su deber en cada momento. Para mi es un ejemplo clarísimo en ese sentido.

Se de primer mano la extraordinaria manera en que ha puesto denodado esfuerzo para conseguir hacer de la Comisión Nacional del Mercado de Valores un órgano regulador efectivo y eficiente, chocando de forma continuada con las anquilosadísimas estructuras y personas que vegetan en la misma Comisión y fundamentalmente en su Consejo. Y no solamente con esas anquilosadas estructuras y personas, sino contra los intereses bastardos de la "alta finanza" ("bajos trileros" los llamaría yo) que se aprovecha, con connivencia del poder político, de su situación de privilegio respecto a los mercados de capitales. Vamos que para mi es todo un héroe de la transparencia, la libertad y responsabilidad individual, y de la honradez profesional.

Consciente como es él de que con lo que ha hecho ha quemado sus naves definitivamente ha querido despedirse con un último gesto de transparencia: explicar a todo el mundo las razones de su marcha. Quede bien claro que su actitud ha enemistado a Conthe con todo el "establishment" político y económico de España. Absolutamente con todo, dado que fundamentalmente sus decisiones como presidente de la CNMV son un misil a la línea de flotación de todo el conchabamiento que domina la escena económica-financiera española. No ha beneficiado a unos en contra de otros, no. Lo que ha hecho, o lo que ha intentado hacer es pegar un puñetazo en la mesa y exigir la obediencia debida a las leyes y reglamentos que los más poderosos se suelen pasar por el arco del triunfo. Y esto lo enemista con todos.

Conthe sabe que en poco tiempo va a pasar a ser no más que un dulce recuerdo en el imaginario colectivo, y sabe que se acabaron para él los puestos de responsabilidad en cualquier sitio. A ningún político, y sobre todo a ningún poder económico (subrayo lo de NINGUN) le viene bien tener a una persona como Conthe en puestos de responsabilidad, por lo tanto será definitivamente finiquitado.

Y como lo sabe quiere que esto se sepa y que se divulgue a los cuatro vientos, y que en lo posible pueda dejar algún poso de integridad en la vida pública española tan absolutamente necesitada de ella.

En fin, creo que hay que agradecer a Manuel Conthe su integridad y sobre todo su generosidad al sacrificarse (no vacilo en utilizar esta palabra) en el quijotesco intento de pretender dignificar España.

¡Gracias Manuel!




Lea lo que otros dicen sobre: , , , , ,

6 comentarios:

Ignacio dijo...

Fío en tu palabra

MCB dijo...

El caso de Conthe es muy ilustrativo de cómo está España (ahora el problema es mayor, pero desde hace muchos años ya se siente la tendencia). Se ha perdido el concepto de alto funcionario independiente. La política está invadiendo todos los rincones, incluso los órganos reguladores. Por ejemplo, en el servicio exterior, diplomáticos independientes de reconocida valía y preparación (Chencho Arias sin ir más lejos) están en Madrid o en destinos secundarios, mientras que políticos sin conocimientos del tema ocupan las principales embajadas.

Somos un país donde se premia al mediocre y al ventajista. Alguien honesto y valiente, como parece ser Conthe (y tú nos confirmas) no encaja en el sistema...

Embajador en el Infierno dijo...

Ignacio- Gracias. En el orden de las ideas mucho me separa de Manuel Conthe, pero eso no es óbice para reconocer a una persona de mérito cuando verdaderamente lo es.

MCB- Ayer precisamente vi un trozo de la película "Lo que queda del dia" de Emma Thompson y Anthony Hopkins. Hay una escena que viene muy al caso. Al final de una cena de gala después de una conferencia internacional extraoficial, se levanta el delegado yanqui (Christopher Reeve) y les echa en cara a todos los demas lo "atrasados" que están pretendiendo que los asuntos internacionales puedan ser resueltos caballerosamente por diplomáticos "amateurs". Les dice claramente que lo que se impone son los políticos profesionales, y que se quiten de enmedio.

Estoy con Paul Johnson en que precisamente una de las desgracias mayores de la post-modernindad es la aparición de esos políticos profesionales que todo lo copan, y añado yo que en detrimento de los funcionarios profesionales donde es probablemente más frecuente la honradez y al integridad.

El caso de Inocencia Arias viene muy al caso. Si no me equivoco es, como Manuel Conthe, simpatizante socialista y eso no impide que sea perfectamente consciente de su deber como alto funcionario al margen de partidismos y banderías.

LUIS AMÉZAGA dijo...

El que se está retratando es el bueno de Solbes. En mi opinión, Conthe ha tardado en dar la batalla ante los desmanes tan flagrantes. Ahora está amortizado.

El Cerrajero dijo...

Mi visión de Conthe difiere un poco de la tuya. No dudo de que sea un gran profesional, dudo en el capítulo de la integridad y a los primeros compases de la zarzuela de Endesa me remito.

Creo que, simplemente, ha llegado todo el despropósito del P$o€ a tal nivel bananero que ni las tragaderas de Conthe ha podido ingerirlo.

Mención aparte merece Solbes. Si fuera indio se llamaría 'aquél que cavó su propia tumba'.

Interruptor dijo...

No pongo la mano en el fuego ni contra él ni por él, pero lo visto de su labor en los últimos tiempos no parece refrendar tu opinión.

Aunque nunca es tarde para rectificar y es bueno si la conciencia se queja.