lunes, mayo 21

Educación para la Ciudadanía: Revival bolchevique

Dimas en su blog trae una cita de unos señores para mi desconocidísimos hasta hoy pero que al parecer eran reputados teóricos del marxismo: Eugenio Preobrazhenski y Nicolás Ivanovich Bujarin (¡espera!, este Bujarin si que me suena):


“Cuando los padres dicen mi hijo o mi hija, quieren significar el derecho que tienen a educar a sus hijos a su gusto. Desde el punto de vista socialista, ese derecho no tiene fundamento. Por cada centenar de madres, solo una o dos son capaces de ser educadores. El futuro por tanto pertenece a la educación social. No será posible ninguna revolución mientras exista la familia. La familia es una institución aburguesada inventada por la Iglesia ."


Y de repente me ha venido a la cabeza un debate que tuve hace no mucho en Meneame donde una serie de personas se mostraban absolutamente partidarios de estas ideas. El debate entero tiene bastante interés sobre todo para entender que estos "ticks" (y "TACKS") bolcheviques no son cosa del pasado, sino algo presente y muy presente. Sirva de muestra está contribución:

Embajador, tu reduccion al absurdo no es tan absurda: El estado le quita la patria potestad a gente todos los dias y les niega el derecho a educar a sus hijos, y hace bien y todos estamos de acuerdo. Aqui aun no hemos llegado a eso pero en USA hay bastantes casos en que lo ha hecho para evitar el adoctrinamiento sectario religioso o racista. yo desde luego conozco muchos padres catolicos, buena gente de toda la vida, que por el bien de sus hijos hubiesen tenido que ser desposeidos de sus derechos.(...) En mi modesta opinion eres otra prueba, a lo mejor hasta la definitiva, de que la educacion para la ciudadania es imprescindible.

4 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Pues eso, que se carguen la familia, la educación dentro de la familia, y veremos la sociedad que les queda. Me veo al Estado pariendo clones para satisfacer su necesidad de adoctrinamiento.

taskforce dijo...

Si ya lo digo yo, hay que ir afilando los sables por que dentro de poco si seguimos así nos harán falta...

Anónimo dijo...

Recientemente he leído una entrevista a una escritora sueca que defendía esto mismo, solo que ella entendía la incorporación de la mujer al mercado laboral, y el consiguientemente abandono del hogar familiar, como el primer paso para avanzar en la dirección de otorgarles los hijos al Estado.
Si os interesa la busco.

Abrazos.

Enneas

MCB dijo...

Siento que mi joven memoria me traicione, pero no logro recordar un libro de ciencia ficción en el que esta situación se describía a las mil maravillas. En la sociedad del libro, ser padre y -en especial- madre se consideraba una deshonra, una lacra social; la continuidad de la especie se lograba de forma muy sencilla: había "paridoras" profesionales que "generaban" niños; así, en abstracto. Los bebés eran recogidos al momento por el Estado que, sin influencias familiares de ningún tipo, los criaba en internados de adoctrinamiento.

Hoy en día sería mucho más fácil llegar a esa situación: con los avances en la clonación humana y fecundación artificial, pronto eso de "tener hijos" será algo propio de retrógrados católicos incivilizados. ¿Cuánto nos queda para que la policía entre en casa de Embajador y se lleve a sus hijos para someterlos a unos "ejercicios espirituales marxistas" de unos cuantos años? ¿Llegaré yo a tener hijos o, como mucho, donaré mi "semillita" (que diría un cursi) para crear un ser propiedad del Estado a quien jamás conoceré?

Hay veces que siento miedo. Por eso no me gusta la ciencia ficción y prefiero entretenerme con los crímenes rudimentarios de Agatha Christie o las novelas de espías de John Le Carré. Pero...¿reaccionaremos?