miércoles, junio 13

Virutas de blogosfera (VII)

Por si esto fuera poco, el método marxista cambia radicalmente el foco del problema primordial y lo traslada desde el corazón del hombre a la sociedad en su conjunto. De esta forma, en vez de dedicar nuestros esfuerzos en corregirnos a nosotros mismos, aunque es seguro que no lo vamos a lograr, pero al menos adquiriremos sabiduría y trataremos de buscar una ayuda exterior, nos dedicamos a cambiar a los demás.


(El último en El Ultimo)


Para concluir tal cosa, habría que poseer una mente abierta, demasiado abierta. Concepto éste, el de ‘mente abierta’, muy citado en el momento actual. La he podido escuchar de labios de un famoso abad, en reciente entrevista periodística, y sigo pensando lo del inefable Chesterton: “Tener la mente abierta es como tener la boca abierta: un síntoma de estupidez”.


(Eulogio López en Hispanidad)




Y es que algunos ya estamos hartos. Cuando los liberados sindicales o los dirigentes políticos dejen su hogar y su familia y se vayan a limpiar leprosos como un franciscano, cuando regalen la vida dando cariño a un enfermo terminal como un hermano de San Juan de Dios... entonces, quizá algún español ponga la "equis" en la correspondiente casilla de su declaración. Hasta entonces, me temo que se iban a quedar sin un duro.


(El Forajido en El Forajido)


Los mejores actores del cine de terror:

-Bela Lugosi, en Drácula.

-Boris Karloff, en Frankenstein.

-La de la Vogue, en el telediario.


(Ignacio en Este lado de la galaxia)



Y hablando de juegos. Si la lucha leonesa, la canaria y la greco romana tienen sus federaciones y campeonatos regulares, ¿por qué la lucha de clases no es aún disciplina olímpica? Este hecho incomprensible solo es explicable por oscuras maniobras de las multinacionales y sus esclavos los estados imperialistas. Creo que ya va siendo hora de que la sección olímpica de la Komintern se ponga manos a la obra y arregle esta desdichada situación.


(Hilarionov comentando en Movimiento Stalin Vive)



Hace algún tiempo nuestros amigos de Chile liberal publicaron en su blog la entrada Chile S.A., donde describen cómo sería la utopía liberal: un lugar donde no existe el Estado, donde la flexibilidad laboral es completa y la economía abierta satisface las necesidades de todas las personas. Así, el ejército se encontraría privatizado, y la seguridad ciudadana sería carga de empresas de seguridad. La función judicial estaría entregada a “agencias de justicia” que cada demandante contrataría. La libertad individual sería la solución a todos los problemas de la comunidad.

Para estas utopías tengo una sola palabra: Pelagianismo.


(Patoace en Es Justo y Necesario)

Pinche aqui para leer más virutas.

2 comentarios:

Ignacio dijo...

Gracias por la cita

Embajador en el Infierno dijo...

De nada. Es que resultó gloriosa.