martes, junio 5

Zapatero y el terrorismo (y XXIX): Se acabó


Hace casi exactamente dos años empecé con esta serie de entradas acerca del presidente del gobierno y sus relaciones con la banda terrorista ETA. Durante este tiempo intenté hacer un seguimiento desapasionado de la situación intentando entender que se movía por el interior de las cabezas de los socialistas por un lado y de los etarras por otro.

Desde el primer momento advertí que Zapatero se había tirado a la piscina de forma infantil. No entré a valorar el asunto de la traición a las víctimas, o la rotura de España o si cedían a los terroristas. Procuré simplemente entender que era lo que llevaba al presidente del gobierno a adoptar ciertas actitudes. Y así, desde ese punto de vista desapasionado, se podía ver con claridad que la estrategia zapaterista estaba condenada al fracaso desde el principio porque había descubierto total y publicamente sus cartas. Si todo esto es una negociación como tal negociación había que tomarla y lo que no hace ningún negociador con dos dedos de frente es decirle a su adversario que o hasta donde está dispuesto a ceder.

Al final el adversario ha sacado toda la tajada que de forma realista podía sacar, v.gr: rearme y reorganización de todo el aparato de la banda terrorista, vuelta a los ayuntamientos con lo que eso tiene de acceso a financiación e información, descrédito de una justicia que ha tenido abochornantes cambios de criterio, voladura de un pacto antiterrorista que de haber sido ejecutado hasta sus últimas consecuencias les habría llevado a su cierta desaparición en más o menos tiempo pero lo habría conseguido, descrédito en fin del Estado que ha sido doblegado por un asesino en supuesta huelga de hambre.

Hernan Cortes del Foro Santo Tomás Moro (último mensaje de la página) contribuye con una teoría sobre como se ha fraguado el fin de la tregua que no por espeluznante tiene menos de interesante y creíble:

Esta claro que la tregua terminó el dia del atentado de la T-4 y el pacto ante la previsible catastrofe electoral del PSOE fue que por un lado se anunciase el fin de la tregua despues de las elecciones y los sociatas fascinerosos les legalizarían para que éstos pudiesen presentarse, pienso que del terrorismo vive mucha gente y ya no solo tiene un componente político sino económico vamos algo así como que es una especie de industria que genera alcaldes, concejales, funcionarios nombrados a dedo, jefe de policia local, policia local, secretarias, presupuestos locales, y repito de eso vive mucha gente y los eterras tambien son hijos de nuestro tiempo y ante ese pastel seguro que Euskalherria puede esperar un poquito más, claro que las bases de esto ni pio.


Esto sugiere que la estrategia de "control de daños" y recuperación hace tiempo que los socialistas la tienen preparada. Claramente el anuncio no ha debido pillarles de sorpresa. Muchos ahora exigen la dimisión del presidente del gobierno de forma notable Navarra Confidencial que dice:

Puesto que la política de jetapé ha girado en torno a la estrategia de llevarse toda la gloria en caso de alcanzar un acuerdo de paz con la ETA, por la misma regla de tres creo que ahora que se demuestra que la ETA le ha tomado el pelo es él quien ha de cargar con toda la responsabilidad política y presentar su dimisión. Él es ahora además, para los propios socialistas, el obstáculo para poder volver al Pacto Antiterrorista y reconstruir los puentes entre el PSOE y el Partido Popular. Por dignidad y por patriotismo, debe marcharse y dejar que sean otros socialistas quienes piloten este nuevo escenario hasta las próximas generales.


Yo me llevaría una sorpresa cósmica si esto sucediera y no es tanto porque en España no se estila esa grosera costumbre de dimitir, sino sobre todo porque no hay nadie que pueda presionar al presidente del gobierno para que lo haga. Creo que de lo poco bien que ha hecho Zapatero ha sido cargarse toda la oposición interna que tenía en el partido (Bono, Ibarra, Redondo Terreros,.....) y que serían los que en un momento dado podrían exigirle responsabilidades.

Por lo demás, y como es costumbre, la supuesta "oposición" ha mostrado sus habituales miedos, vacilaciones y complejos varios y así lejos de exigir la dimisión de Zapatero, el presidente del Partido Popular se ha contentado con reseñar cuestiones tan contundentes como:

La declaración de esta mañana del presidente del Gobierno no ha sido una declaración clara en este sentido.


Si yo fuera del PP me echaría a llorar de pena.
Como español hace tiempo que se me secaron las lágrimas al contemplar esta clase política tan mediocre y tan pusilánime.

Vae victis!

Lea la anterior entrada sobre Zapatero y el terrorismo.


No hay comentarios: