lunes, julio 30

La conversión de Alec Guinness

Para la mayoría (sobre todo los que nacimos casi al final del siglo pasado) Alec Guinness es, por encima de todo, Obi Wan Kenobi. A mi que no me va nada el rollo "guerra-de-las-galaxias" Alec Guinness es el extraordinario Coronel Nicholson de "El puente sobre el Rio Kwai". Pero más concretamente Alec Guiness es el autor de uno de los libros más extraordinarios que he leído en mi vida: la primera parte de su autobiografía.

El libro se llama "Blessings in Disguise" que es la expresión inglesa que más me gusta. Viene a significar algo asi como "bendiciones disfrazadas" y podría equivaler a nuestro refrán "no hay mal que por bien no venga" aunque en un tono mucho más positivo.

En fin la obra es una cosa verdaderamente increíble. Cuenta la historia de un niño hijo de padre desconocido que se va abriendo paso en la vida con firmeza y venciendo una especie de eterna y pesada nostalgia (totalmente reflejada en su rostro, por cierto). El capítulo final del libro es impresionante, verdaderamente no tengo palabras. Me dejó a la vez con el corazón encogido y muy alegre, una cosa fascinante.

Todo esto viene a propósito de una interesante entrada que el Sacristán Serrano ha escrito con su maestría habitual y el recurso a la ironía desestabilizadora más genial.

No tengo nada que añadir. Simplemente que dicha entrada me ha recordado uno de los pasajes de "Blessings in disguise" donde Alec Guinness cuenta su particular "caida del caballo". El actor se convirtió al catolicismo como tantos otros notables ingleses que el Sacristán expone en su entrada. Llevaba Guinness tiempo dándole vueltas al tema del catolicismo cuando en una ocasión iba andando por un remoto camino rural de la campiña francesa vestido de cura, con sotana (en los tiempos que corren esto conviene aclararlo). Resulta que por aquel entonces rodaba una película del Padre Brown (a la cual corresponde la foto que pongo arriba).

En fin, allí estaba el bueno de Alec sumido en sus pensamientos mientras paseaba inconsciente del hecho que no había cambiado el "traje de faena" cuando se le acercó un niño pequeño y sonriente le dio la mano. Alec se la tomó complacido y siguieron caminando tan tranquilos hasta que al parecer llegaron cerca de la granja donde vivía el chaval el cual se despidió cariñoso y se fue.

En ese momento Guinness volvió en si y se dio cuenta de la jugada. Pensó en todas las terribles cosas que había oido en Inglaterra sobre el catolicismo en general y sobre los curas católicos en particular. Y sin embargo, en un lugar remoto de Francia un niño ¿extraviado? no tenía el menor reparo en tomar de la mano al cura con toda confianza y acompañarle en el camino. Alec concluyó que si a un niño pequeño un sacerdote anónimo le inspiraba tal tranquilidad claramente los curas católicos no podían ser tales fieras como la propaganda protestante pretendía.

Me hubiera gustado transcribir la escena tal como la cuenta su protagonista, pero estoy demasiado vago como para buscar el libro.



Lea lo que otros dicen sobre: , , ,

8 comentarios:

Ignacio dijo...

No conozco esa, pero te recomendaré dos autobiografias: La de Harpo Marx "Harpo Habla" y la de Dalí "mi vida ultrasecreta" a mi me han dado mucho, además de descubir qu los genios lo somos por castigo

Embajador en el Infierno dijo...

Dalí siempre me pareció un cachondo mental de categoría y a la vez un guarro de cuidado y por eso tengo sentimientos encontrados a la hora de leer su autobiografía. A ver si me das más datos sobre el marxista ese de la tendencia "Harpo".

Anónimo dijo...

Embajador me ha parecido sorprendente lo que comentas de Guiness, estoy muy interesado, ¿sabes si la biografía está en castellano?

Embajador en el Infierno dijo...

Anónimo- Se que en 1987 Espasa Calpe publicó un libro de memorias de Alec Guiness. Creo, pero no estoy seguro, que dicho libro corresponde a la autobiografía. La autobiografía de Alec Guiness creo que son 3 libros. En esta entrada yo solamente hablo del primero. Es posible que el libro de Espasa Calpe recogiera los 3, pero ya digo que no estoy seguro.

He mirado en www.iberlibro.com y visto que hay varias librerias de viejo que tienen el volumen de Espasa Calpe. Mi mejor recomendación es que mires en dicha página web y te pongas en contacto con alguna de las librerias que tienen el libro en cuestión y les pidas más datos.

Si lo haces no te olvides de contarme de vuelta el resultado de tus gestiones. Muchas gracias.

Embajador en el Infierno dijo...

Confirmado- El libro de memorias de Espasa Calpe es la traducción de "Blessings in Disguise"

Marta Salazar dijo...

Querido Embajador, te puse un enlace en mi blog de Historias:

http://historiasdealemania.blogspot.
com/2007/08/alec-guiness.html

y nuestra querida Carmen Bellver nos cuenta algo bien impresionante acerca de la conversión de A.G., dale una mirada, si quieres.

Un abrazo!

benito dijo...

Bueenisssima... como dice un curita que conozco (de rigurosa Sotana Negra).la entrada y mas aun la escena...

A ver si se te pasa el "Vago" y la transcribes...

Benito.

Embajador en el Infierno dijo...

Benito- Ya lo tienes en una nueva entrada.