jueves, agosto 2

Incendios y liberalismo (si, tienen bastante que ver)

Entre el común de las gentes cuando se habla de las desamortizaciones del siglo XIX en España se suele pensar principalmente en el robo de bienes de la Iglesia por parte del Estado. Con ser esto muy cierto lo es aún más que gran parte de tal desamortización correspondió a las tierras comunales de ayuntamientos y municipios. Tengo leído por algún sitio (pero estoy vago para buscarlo) que de hecho el robo de tierras comunales fue sustancialmente mayor que el de propiedades de la Iglesia.

El liberalismo tenía que acomodar a su clase dirigente y lo hizo echando mano de la propiedad privada de otros dando lugar, entre otras cosas, a esa "institución" tan español como fue el "cacique".

Dicho todo lo anterior, leo en El Confidencial un interesante artículo donde habla de la propiedad forestal española y su relación con los incendios y dice:

Esta estructura minifundista del bosque español es, según algunos estudiosos del tema, una de las causas que explican el alto nivel de incendios que se registran anualmente en España. Ciertos informes han demostrado que los bosques comunales –en los que los propietarios del suelo son los vecinos de un municipio- son menos propensos al pasto de las llamas que los que tienen un solo propietario, habitualmente con escasos medios para procurar una explotación eficiente de los recursos naturales. Está comprobado que cuando una explotación no es rentable su propietario tiende a abandonarla, lo que alienta la posibilidad de incendios.


De aquellos barros, estos lodos...

ACTUALIZACION: Después de mucho buscar he encontrado el hilo del FSTM donde se hablaba del asunto del incendio de Guadalajara. Pongo debajo un párrafo que es resumen de lo demás, aunque recomiendo leer el hilo porque tiene más cosas interesantes:

La cosa es mucho más complicada de lo que parece:

Hace unos años hubo en Castilla la Mancha una fuerte polémica con lo del Parque Natural del Alto Tajo y los pueblos afectados: Antes toda esa zona era gestionada por los Ayuntamientos, los vecinos y ganaderos que vivían allí, ello se encargaban, porque eran los primeros interesados, de que el monte estuviese limpio.

Pero Oh cielos... llegaron los políticos y sus primos hermanos los ecologistas diciendo que eso no era suficientemente ecológico: que había que preservar el Alto Tajo, crear el Parque Natural... unos cuantos enchufes para paniaguados. Resultado: el monte sin limpiar es pasto de las llamas.

Cuando se declara el incendio: todos los medios a preservar el Parque Natural del Alto Tajo, mientras ardían por los cuatro costados los pueblos de los vecinos, así como los pinos que no estaban dentro del perímetro del parque, y que eran los que siempre se habían encargado del "equilibrio ecológico" de esa Zona.

Un ejemplo más de que el infierno se encuentra empedrado de buenas intenciones: o acaso no tan buenas?






9 comentarios:

rojobilbao dijo...

Lo que es de todos no es de nadie. Y las cuasas de los incendios están más relacionados con los pirómanos y con los propietarios que sacan tajada prendiendole fuego que con bosques poco cuidados.

Quede claro que soy claramente contrario a las desamortizaciones, creo que fueron un ATRACO inaceptables.

Anónimo dijo...

Embajador, me parece que la tesis del artículo es muy acertada, es más ya vimos una demostración de eso cuando lo del prestige en Galicia, los mariscadores fueron los primeros interesados en que el petróleo no afectara a las bateas de mejillones ni entrara en la ria.
Felicidades por el blog.

Embajador en el Infierno dijo...

Rojobilbao- Hace un par de años en el Foro Santo Tomás Moro uno de los foristas que era de un pueblo de Guadalajara nos hizo una larguísima exposición sobre el asunto de la "autonomización" de las tierras comunales por via de la creación de parques naturales y demás zarandajas. Cuando el monte era del pueblo los del lugar se ocupaban de desbrozarlo y mantenerlo limpio, cuando era de la comunidad autónoma, se acabó lo que se daba. Me fastidia mucho no haber podido encontrar el mensaje en cuestión porque era bueno de verdad.

Anónimo- Gracias por el mensaje y las felicitaciones.

Interruptor dijo...

Tal como lo expones y tal como lo explica el artículo, no hay una solución clara salvo la expropiación (casi tan robo como la amortización) o la compra masiva de terrenos por parte de las administraciones públicas. Ninguna de las dos medidas me parece la solución.

Creo que habría que mirarlo por el lado que se hace notar en el final del párrafo que transcribes y en el último párrafo del artículo:
” cuando una explotación no es rentable su propietario tiende a abandonarla, lo que alienta la posibilidad de incendios”.
“la necesidad de asegurar la rentabilidad económica de las explotaciones forestales”


Las administraciones deberían controlar que el verdadero beneficiario de este sector sea el productor y no los intermediarios, además de aliviarles la terrible carga de unos impuestos exagerados.

El problema no está en la titularidad del terreno sino en la rentabilidad de cuidarlo. Como las administraciones no tienen problemas de rentabilidad pueden gastar el dinero público en el adecuado mantenimiento del terreno, pero los propietarios privados no pueden disponer de cantidades ingentes de dinero del contribuyente.

Por otro lado, en la lucha contra los incendios, más que el número de fuegos se mira la superficie quemada en cada incendio. Si vemos los estudios de ADENA sobre este tema podemos comprobar que en España hay grandes diferencias entre unas comunidades y otras en relación al tamaño medio de superficie quemada por cada incendio. Curiosamente se ve cómo ciertos gobiernos regionales de ciertos partidos son mucho más eficaces que otros de otros partidos.

Por ejemplo, pongo datos sacados del estudio realizado por WWF/Adena titulado “Grandes Incendios Forestales” de Junio de 2006, en el que aparece una tabla de datos de grandes incendios del periodo 1991-2004.
- En Andalucía se produjeron 16.744 incendios con una superficie quemada de 253.151 Ha. De ellos el 0,46% superaron las 500 Ha habiendo quemado un 64,07% del total de superpie quemada. Y dentro de ellos el 0,22% superaron las 1.000 Ha. quemando un 52,69% del total.
- En Cataluña se produjeron 10.182 incendios con una superficie quemada de 144.709 Ha. De ellos el 0,45% superaron las 500 Ha habiendo quemado un 78,17% del total de superficie quemada. Y dentro de ellos el 0,28% superaron las 1.000 Ha. quemando un 71,57% del total.
- En Galicia se produjeron 142.638 incendios con una superficie quemada de 338.798 Ha. De ellos el 0,03% superaron las 500 Ha habiendo quemado un 10,10% del total de superficie quemada. Y dentro de ellos el 0,01% superaron las 1.000 Ha. quemando un 4,32% del total.

Como podemos ver, la eficacia de los servicios de extinción en Galicia superaba, en dicho periodo, al de las otras dos comunidades y con muchísima diferencia. A partir de 2005 cambió el gobierno gallego y los responsables de la lucha contra los incendios, y las cosas son muy diferentes ahora.

Con todo esto quiero llegar a que es más un problema de gestión que un problema de titularidad.

Perdón por la extensión. Un saludo.

rojobilbao dijo...

Embajador cuanto más pequeña es la cantidad de propietarios mayor es el cuidado.

Un pueblo mejor que una diputación.Una manzana mejor que un pueblo.Mi piso mejor que mi escalera.

Embajador en el Infierno dijo...

Interruptor- Sin desdeñar los datos que nos das sigo pensando que más importante es prevenir que curar, y la prevención si que pienso está directamente relacionada con la titularidad y por tanto la responsabilidad.

Rojobilbao- Sin embargo no solo es la titularidad lo importante, sino la importancia que para el titular tiene esa titularidad.

Por ejemplo, si tu eres un particular que posee 10 fincas el que se te queme una es un fastidio, pero desde luego es menos fastidio que si solamente tienes una y esa una es tu único modo de vida. O dicho de otro modo, si tienes 10 fincas te puedes permitir el lujo de tener alguna descuidada, si solamente tienes una no puedes permitírtelo.

A todos- Por fin encontré el hilo del FSTM donde se hablaba del asunto. Lo he puesto como actualización porque creo que es interesante.

Interruptor dijo...

Embajador, me he enrollado mucho con los datos, pero lo realmente importante era el principio de mi comentario, que tiene mucho que ver con los que dices ahora de la importancia que tiene para quien tiene muchas fincas o para quien tiene una sola. La importante es la rentabilidad del terreno, si es rentable para alguien, éste se encargará de cuidarlo, si no es rentable para nadie quedará descuidado y la titularidad pública o privada me parece algo secundario, de hecho, en lo que extraes del FSTM se ve claramente que teniendo titularidad pública el monte también se descuida en cuanto deja de ser rentable.

Embajador en el Infierno dijo...

Interruptor- Sería bueno saber lo que entendemos por "rentabilidad". Si nos referimos en exclusiva al retorno económico de una inversión entonces no puedo estar de acuerdo con lo que dices. Es más si proponemos que a partir de un cierto umbral de rentabilidad económica (por ejemplo la tasa libre de riesgo más una prima de riesgo) los terrenos quedarán necesariamente (importante esta apreciación) descuidados, entonces estoy todavía menos de acuerdo.

Lo que está diciendo el forista que traigo a colación es que esos montes comunales eran cuidados independientemente de su rentabilidad económica y se tenían como un patrimonio a conservar. A lo mejor, entre otras cosas, porque si no se conservaba podría tener consecuencias de rentabilidades económicas muy negativas en otras actividades del pueblo.

Interruptor dijo...

La rentabilidad no se puede medir en términos matemáticos exactos, no se puede dar una tasa mínima de rentabilidad. Evidentemente la rentabilidad es algo subjetivo, lo que para mi es rentable puede no serlo para otro, simplemente porque para mí puede ser considerada una rentabilidad el poder admirar un paisaje. Pero cuando la inversión que tengo que hacer para cuidar ese monte supera mi capacidad económica, deja de ser rentable para mí. Un monte puede ser rentable para todo un pueblo si ello supone una llegada de turistas dispuestos a disfrutar de ese monte, o puede ser rentable porque produce madera. Pero si el monte sólo produce gastos y no produce ni si quiera placer a la vista, es evidente que deja de ser rentable.

Hay muchas maneras de hacer rentable el monte tanto para propietarios privados como para los ayuntamientos. Un ejemplo, el Monte Aloya, en el que estuve hace unos días con la familia y unos amigos. El ayuntamiento invirtió un poco de dinero en hacer unas pequeñas explanadas de aparcamiento, poner unos columpios de madera y distribuir mesas y bancos de piedra, y claro está, lo vigila y lo limpia. Cada fin de semana de buen tiempo se llena de gente. No es rentable económicamente, pero la gente está encantada de que sus impuestos sirvan para mantener un lugar en que puedes ir a disfrutar de un paseo sumamente agradable y donde los niños se lo pasan genial. No es rentable económicamente pero es rentable de otra manera. Si ese monte no tuviese un acceso y no se pudiese ir a pasar el día, estaría abandonado y lleno de maleza, no sería rentable.

No sé si explico bien lo que quiero decir con rentabilidad.