sábado, octubre 20

Stanislav Petrov: El hombre que salvó al mundo

No es un agente secreto a lo James Bond en su lucha contra el Dr. No, ni un superhéroe américano pugnando con las fuerzas del mal. Es un oscuro y desconocido oficial del antiguo ejército soviético que en un momento crítico para el mundo ejercio una prudencia verdaderamente inusitada. Todos los detalles se pueden leer aqui (en inglés).

Haciendo un rápido resumen nos ponemos en Septiembre del año 1983. La tensión entre las dos superpotencias alcanza un grado máximo. Los soviéticos han derribado dentro de su espacio aéreo un avión de pasajeros surcoreanos, matando a los 269 pasajeros incluido un congresista norteamericnano.

En la noche del 26 de Septiembre de 1983 el teniente coronel Petrov de las Fuerzas de Misiles Estratégicos, substituye en su puesto del bunker Serpukhov-15 cerca de Moscú a un compañero que no pudo incorporarse al servicio. Durante su turno Petrov recibe hasta 5 informes de satélites soviéticos indicando el lanzamiento de misiles nucleares estadounidenses hacia Moscú.

El protocolo es, resumidamente, disparar y luego preguntar. Es decir que tiene la orden, ante dicha noticia, de lanzar todo el potencial nuclear soviético contra Estados Unidos y luego informar a los líderes políticos y militares de la URSS.

Petrov decide que es un error del ordenador y rompe el protocolo militar. Según se supo después, un extraño alineamiento solar fue responsable de que los satélites emitieran falsos positivos. A Petrov lo jubilaron anticipadamente y solo años después recibió reconocimiento por su valiente posición que sin duda salvó al mundo.

Via: Pertinatious Papist.



Lea lo que otros dicen sobre: , , , ,

3 comentarios:

rojobilbao dijo...

El día que sea una máquina(como en juegos de guerra) la que "fríamente" decida estas cosas, estaremos todos difuntos.

Esteban Falcionelli dijo...

Estimado Embajador: excelente la nota sobre Stanislav Petrov. Espero, porque es posible, que por la purga (disfrazada de jubilación,) que le impuso aquel Konmitern, se haya convertido en Xto.

Embajador en el Infierno dijo...

RojoBilbao- Como me dedico al tema puedo decir sin temor a equivocarme que todavía tenemos muchísimo que aprender acerca de las máquinas. Sobre todo de los errores no esperados.

Esteban- No había pensado en esa vuelta de los acontecimientos que propones. Desde luego lo de Petrov es una de esas experiencias de la vida que o sales convertido o sales absolutamente lunático.