domingo, noviembre 4

Pactado y bien pactado: Control de daños

No deja de resultar sorprendente la debil defensa que ha hecho de si mismo el PP (si es que ha hecho alguna) ante la avalancha de insultos, descalificaciones, chulerías varias y mentiras que le ha arrojado los representantes del PSOE. Y digo que no deja de sorprender porque la verdad que en todo el asunto del 11M el PP ha mantenido un silencio bastante ominoso.

Aparte de un par de declaraciones de Rajoy y Zaplana pidiendo que se clarificaran los hechos, y alguna escaramuza de segundo nivel por parte de Del Burgo, el PP se ha mantenido al margen de los acontecimientos. Ruidosísimo me ha parecido siempre y me lo parece aún más ahora el silencio de Acebes. ¿Acaso no se enteraba de nada de lo que ocurría en su ministerio?.¿Hemos de pensar que este señor se dedicaba a dormir la siesta en su despacho?.¿No tiene ni la más pequeña pieza de información que pueda ayudar al esclarecimiento de los hechos?. Siempre he pensado que Acebes es un poco lelo, pero creo que esto se debe más a su incapacidad de expresarse correctamente en público que a una falta real de materia gris.

La famosa sentencia (de la que no he leído más que los resúmenes que se hacen aqui y allá) me ha parecido intrigantemente salomónica. Luis del Pino da una explicación bastante plausible aunque incompleta de dicho perfil. Digo que incompleta porque Del Pino no se atreve a decir publicamente todo lo que realmente piensa y a denunciar a las claras el contubernio partitocrático entre el PP y el PSOE.

La pregunta clave que se hace del Pino es:

"¿Qué puede haber sucedido para que el PP arranque un empate técnico partiendo de una posición de perdedor? O, dicho de otro modo, ¿qué puede haber forzado al Gobierno a conceder ese empate técnico a última hora?"


Y empieza a acercarse a la realidad de las cosas cuando dice:

"(...) en realidad, no creo que ese empate técnico haya sido concedido "a última hora"."


Por supuesto que no, estas cosas se hacen con tiempo. Todo pactado y bien pactado. La (parcialmente) acertada respuesta que da el conspiranoico por excelencia es:

Creo que la respuesta es obvia: porque hace mucho tiempo que la Brigada de los conspiranoicos había puesto el dedo en la única llaga donde, por definición, no se puede poner: en el papel que las cloacas del Estado jugaron en el golpe de régimen del 11-M.


Por desgracia el artículo de marras está cuidadosamente redactado para que, sin que lo parezca de forma obvia, dar a entender que esto ha sido cosa de los "malos", o sea del PSOE. Lo cual nadie en su sano juicio se cree, sobre todo a la vista de la experiencia histórica (lease GAL y el cerrojazo que dio Aznar al asunto).

En fin, que por si no queda claro lo vuelvo a repetir: La sentencia está pactada porque perro no muerde a perro y todas esas cosas.

ACTUALIZACION: El Forajido anda muy cabreado con la sentencia y le ha salido una entrada elegantemente feroz que me ha gustado mucho.




Lea lo que otros dicen sobre: , , ,

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El problema que tiene la derecha pagana es que no se atreve a decir lo que piensa. Por eso se hacen la s pajas mentales que se hacen.

Me parece interesante la opinión del periodista Enrique de diego que se puede leer en periodistadigital.com

Un saludo

Anónimo dijo...

Por cierto, firmo: Enneas

Anónimo dijo...

Por cierto, firmo: Enneas

Hartos de ZPorky dijo...

Un pasteleo de... Eso.