miércoles, enero 23

Conversaciones en la embajada (IV)


Subrepticiamente y como el que no quiere la cosa el embajador se había dejado crecer una magnífica y carlistona barba que era el orgullo de sus hijas. Por desgracia, la dueña no pensaba exactamente igual y llevaba algún tiempo haciendo intensa labor de zapa para conseguir la desaparición íntegra de tan necesario símbolo de autoridad patriarcal y afirmación política todo en uno.

Cuando tu mujer te dice que te tires a un tajo, más vale que sea bajo.

Se ve que los Reyes Magos están del lado de quien manda y me sorprendieron con el último modelo de maquina de afeitar eléctrica. No hubo lugar a resistencia. Eso si, las niñas pasaron un buen rato haciendo fotos con distintos estilos de barba y bigote antes de que desapareciera totalmente. Una vez sucedido lo inevitable pregunté a la mayor:

- ¿Que te parece?
- Pues no se.... no me gusta.... tienes pinta de.....
- Panoli - dije yo.
- Si, bueno - dijo la embadorcita #1- no se lo que es eso, pero se parece bastante.


Lo cual me recordó inmediatamente a otro glorioso sucedido. En este caso la protagonista es mi hermanita (ahora no tan "ita") pequeña, con la que me llevo 19 años, nada menos (somos 9 hermanos y yo soy el mayor). Un dia, cuando tenía 5 años más o menos, me llamó a la oficina. Le contesta la secretaria del departamento:

- ¿Si?
- ¿Podría hablar con el embajador, por favor?- Dijo mi hermanita con su voz suave.
- Pues mira es que no está- contestó la secretaria- ¿Quieres que le deje un recado?


Silencio sepulcral al otro lado de la línea.

- ¿Oye?- Volvió a preguntar la secretaria
- ¿Si?- Contestó mi hermana
- ¿Qué si quieres que le deje un recado
- Es que no se lo que es eso - Dijo muy sinceramente mi hermanita.


Fue la comidilla de la oficina durante todo el año siguiente.

Más conversaciones en la embajada.

11 comentarios:

Yurremendi dijo...

Mi más sentido pésame por la castra... por el afeitado de tu patriarcal barba, Embajador. Espero que por lo menos hayas conservado un mechón y lo custodies en un relicario. Y yo que tenía pensado pedirte una foto dedicada, y a ser posible tocado con boina de borla! Tienes una embajadora muy combativa, a la mía ya puedo venirle engalanado de papuano, que es que ni se inmuta. Otra vez será, ánimo!

(Para que no digas que hago eso de remojar tus artificios pirotécnicos, insisto en hacerte llegar mi profunda, reverente y agradecida admiración de este
S. S. S. Q. B. S M.)

Embajador en el Infierno dijo...

Tu mofate pero yo todavía no lo he superado. Para la cuestión de la apariencia externa mi señora es muy puntillosa. Me suelo tomar venganza todos los veranos rapándome el coco practicamente al cero. Eso no tiene remedio.

Oye, y que sepas que no me tomo a mal tus críticas. De hecho me alegra mucho que te pases por aqui de vez en cuando y me dejes tus comentarios. En serio.

Seneka dijo...

¡Qué lástima!

Ahora que hasta los chavales del Cruz de Borgoña te empezaban a tener en consideración ...

;)

Ignacio dijo...

Habla con la embajadora, que os subarriendo una habitación, esa embajada es muy divertida.

rojobilbao dijo...

Cuando el embajador se pone a comentar asuntos personales el blog gana enteros en interés(para mí)

AMDG dijo...

Yo tengo el problema contrario. Tengo que dejarme cierta barba para ganarme el respeto de mi santa esposa.

Me afeito en vacaciones.

Dhavar y punto dijo...

Delicioso.Ha sido un placer leerlo.Y, al fin y al cabo... ya sabes, pelillos a la mar!.

Interruptor dijo...

Pues no sé cómo te quedará la barba, pero si te queda como a mí, no me extraña que la señora embajadora se empeñe en podarla. Yo hice tan sólo un intento en mi vida de dejarme barba y cuando ya empezaba a ser espesita me miré en le espejo y vi a un tipo feísimo al que no reconocía, entonces me afeité.

Embajador en el Infierno dijo...

Interruptor- A mi la barba me queda estupendamente y la prueba es que mi madre estaba encantada, y mi abuela también.

Dhavar- Volverán los pelillos del mar.

AMDG- Me das envidia

Rojobilbao- No se como tomarme eso. ¿Quiere decir que los otros temas son una castaña?. Estoy la mar de picajoso.

Ignacio- Iba a decir que la casa es demasiado ruidosa, pero claro, ahora recuerdo que eres valenciano. No deberías tener problemas.

Seneka- Mi voz de trueno compensará.

rojobilbao dijo...

Sabía que te quedaría la duda.No, el blog me gusta por su temática política y religiosa y me fascina por su temática familiar.

Embajador en el Infierno dijo...

Rojobilbao- No te preocupes, al hilo de tu comentario ayer mi señora me confesó que estas entradas son para ella como "oasis en el desierto". Ya no es como antes........(suspiro).