jueves, enero 17

La Sapienza: Debacle de Occidente

El Papa tenía que haber ido a la Universidad La Sapienza de Roma a pronunciar un discurso. Los tolerantes de toda la vida armaron la gran escandalera rasgándose sus laicas y científicas vestiduras protestando contra la visita del Santo Padre. Al final, creo yo que con muy buen tino, Benedicto XVI ha decidido no acudir a la cita.

De todo lo que se ha escrito sobre este asunto me quedo con una frase:

Amongst ordinary Italians there tends to be an attitude of great embarrassment that the Pope seems to be more welcome in Turkey than he is in the country's largest university.


Es decir: "Entre los italianos de la calle parece haber una actitud de gran vergüenza por el hecho de que el Papa parece ser mejor recibido en Turquía que en la mayor universidad de Italia".

Esta es la puñetera verdad y esta es la razón última que explica porqué Occidente será concienzudamente pasado por la piedra a manos de la morisma, mientras los católicos miramos desde la orilla con curiosidad pero verdaderamente importándonos un bledo lo que ocurre con esta putrefacta concentración de cientifismo hedonista mal llamado "Europa".

Todos los que desde posiciones anti-islam se quejan de lo que el Papa hace o deja de hacer en defensa de "Occidente" se deberían quedar algo más que boquiabiertos con este suceso. Occidente desprecia al Papa, y al Papa le resulta más sencillo reunirse con un moro en Turquía que con un universitario en Italia.

Los católico nos andaremos con cuidado con el moro, pero desde luego que no nos pidan (en palabras del gran Malcontent) ser los seguratas del putiferio europeo.

Y todo esto es la razón última por la que el rollo anti-inmigracionista de buena parte del centro-derecha y derecha a secas (incluido votantes y simpatizantes del PP) me la refanfinfla. Como católico me siento más amenazado por el occidente laicista que por los moros. Es lo que en su día dijo Jose Antonio Primo de Rivera: "Prefiero la bala marxista que la palmadita derechoide, pues es cien veces mejor morir de bala que morir de náuseas". Verdaderamente prefiero que un moro me rebañe el gaznate cara a cara, a que un europeo occidental me vaya sodomizando poco a poco a lo largo de mi vida.

La Europa ilustrada y laica no quiere al Papa. Yo como católico me alegraré de la desaparición, si puede ser violenta mejor, de esta porquería de pseudo-civilización. Agradeceré a la morisma que hagan una exhaustiva labor de limpieza. La reconstrucción será larga y difícil pero valdrá la pena. De cualquier forma yo se que al final no prevalecerán.

Antes de emprenderla con el moro hay que cargarse el liberalismo relativista, cientifista, laicista y hedonista. Entonces estaremos preparados para enfrentarnos al Islam. Cualquier iniciativa previa a esto es totalmente futil.


Lea lo que otros dicen sobre:

16 comentarios:

Enneas dijo...

Embajador, hoy te has salido.

Hartos de ZPorky dijo...

El problema es que los moros pueden esperar a que ellos nos liquiden primero. Luego ya no encontrarán oposición... Gran entrada.

Ignacio dijo...

link

Seneka dijo...

Lo borrrrrdassssteeeee...

¡Muera occidente! ¡Viva la Cristiandad!

¡Se enteren, coño!

nesta dijo...

Embajador, tu post es absolutamente sublime (sobre todo los 4 primeros párrafos)

Bravo!

Respecto al último en el que afirmas "hay que cargarse el liberalismo relativista, hedonista..." ; cómo vas a luchar contra eso? Cómo vas a desmontar los Prejuicios y la Ignorancia y defenderte de aquello q según algunos es incluso peor q el fanatismo más exacerbado ó q el radicalismo religioso, porque implica de fondo una carencia de esperanza y profundidad espiritual?

MJPS dijo...

Impresionante artículo.

Embajador en el Infierno dijo...

Queridos todos, creedme cuando digo que me ha sorprendido la buena acogida de esta entrada. Más que nada porque la escribí en un arranque de profundo cabreo vital sin más propósito que desahogarme. Se ve que os va la caña.

En fin muchas gracias a todos.

Nesta- Tu pregunta necesita una larga respuesta. Creo que en lo fundamental (¡ojo! en lo fundamental, la base, el meollo) la encontrarás aqui

Cruz y Fierro dijo...

Excelente querido Embajador.

Yurremendi dijo...

Lamento desentonar, Embajador. Que lo escribiste como un desahogo, es lo primero que he pensado. Y lo segundo, que para un católico íntegro y tradicional, que es lo que somos, hay un peligro muy ladino: acabar siendo una caricatura de sí mismo. Alguno hay en el FSTM (no daré nombres) que se especializa en autocaricaturizarse. Apocalipsis, sí, apocalíptica caricatural, no. Pero, bueno, fue un desahogo, eso te libra. Un abrazo.

Seneka dijo...

Creo que exageras Yurre. Yo no veo la caricatura en el artículo del Embajador.

AMDG dijo...

Embajador, estoy de acuerdo en un 30%. Respecto del otro 70%:

Los que la armaron fueron una minoría de radicales.

Los católicos no vamos a poder limitarnos a mirar, salvo que vayamos a América, porque estamos en el mismo barco. Los musulmanes son aliados de estos izquierdistas.

El Papa también debe ser consecuente: sacó pecho en Ratisbona y después ha tirado la toalla. Al menos es la sensación que da.

Al Papa no le dejarían dar un discurso en una universidad turca; fue en visita oficial, sujeta al protocolo correspondiente. Y el Turco sacó tajada…

Los católicos no somos los seguratas, sino que seremos los herederos. Los ateos no crían... Eso sí habrá que vender muy cara la ayuda.

Bueno, el laicismo aprieta, pero no ahoga. Todas las iglesias que se han puesto bajo la protección del moro han desaparecido. Cierto, ramas desprendidas de Roma, y por tanto secas.

El moro no rebana el gaznate cara a cara, sino con la víctima recostada, mirando a la Meca y al grito de Alajú Akbar. En cuanto oigan a uno gritar Cristo Rey, al siguiente le tapan la boca.
Creo que la iniciativa debe ir en paralelo. Eso es lo que yo intento.

Un saludo muy cordial aunque sea desde un punto de vista diferente.

Seneka dijo...

Querido AMDG:

1.- Los que la armaron fueron una minoría de radicales, pero nadie fué capaz de ponerles en su sitio (ni por las buenas ni por las malas).

2.- Los católicos no vamos a poder limitarnos a mirar porque estamos en el mismo barco. Pero hemos de remar en sentido contrario. La hoja de ruta de eso que llamamos occidente (que es postcristiano, dejémonos de gaitas) no es la nuestra.

3.- Por coherencia es por lo que el Papa no ha ido a La Sapienza. Evangelizar es algo absolutamente opuesto a hacer proselitismo. El Papa no puede hacer proselitismo, y menos si no es bien recibido (si no os abren las puertas, sacudid el polvo de vuestras sandalias y continuad vuestro camino).

4.- Al Papa seguramente no le dejarían dar un discurso en una universidad turca, pero eso no es más que una conjetura. Lo ocurrido en La Sapienza son hechos reales. Y en "occidente" todos quieren sacar tajada.

5.- Los católicos no somos los seguratas, sino que seremos los herederos... ¿de qué? ¿de los restos de una anticivilización que se odia porque ha desterrado al Amor verdadero?. Para el que los quiera, a mi me sobran.

6.- El moro odia a occidente, no al Cristianismo. Al Cristianismo, en todo caso, lo teme. Pero el moro encuentra muy poco Cristianismo en Europa, y si encuentra muchas facilidades para arramblar con todo . Al grito de Cristo Rey, el primero que te tapa la boca es el estado liberal, y son ya más de doscientos años en los que eso viene ocurriendo ... (la Vendée, la cristiada, las carlistadas ... y ahora la "expaña constitucional").

Un abrazo muy fuerte, hermano.

AMDG dijo...

Seneka, creo que tenemos una percepción muy distinta del problema. Ya hablaremos.

Mira, aún no está publicado, pero creo que podrías acceder a él.

http://layijadeneurabia.com/?p=3979

Tiene un enlace a un artículo que dice que mejor que estén las iglesias vacías dos generaciones -en realidad solo medio bacías- que convertidas en mezquitas.

Embajador en el Infierno dijo...

Yurremendi- ¿De qué me libra?. Fue un desahogo, cierto, pero al fondo de verdad no renuncio.

Yurremendi dijo...

Embajador: me parece que mi comentario, aunque pretendía ser benévolo, a causa de su concisión puede dar una impresión más cortante de lo que debería ; en cualquier caso no es más que una opinión personal y de valor relativo. « ¿Dé qué me libro? », preguntas. Te libras, creo, de caer en el taimado peligro que señalaba : el de convertirse uno en una especia de caricatura de sí mismo, y ello porque se trataba de un desahogo, que es una forma de « género chico ». Y no es que debas renunciar al fondo de verdad, claro que no ; una caricatura tampoco renuncia a su fondo de verdad, la cuestión radica en reconocer cuándo una imagen es un retrato fiel y cuándo es una imagen más o menos deformada, exagerada, caprichosa… en fin, una caricatura y no un retrato. Pero la caricatura también se « parece » al original, también conserva un fondo de verdad. Por eso digo que es un peligro ladino, taimado y sutil. Y es en los desahogos de nuestro humor cuando solemos incurrir en deformaciones caricaturales que adoptan la forma de afirmaciones arbitrarias, léxico hiperbólico, imágenes procaces... Mira, Embajador, seré franco : no habría escrito ningún comentario si no hubieras cosechado un ramillete de entusiásticas alabanzas por esta entrada ; es que me dió como algo de lástima que el éxito de público te hiciera repetir el tono « escatológico » (y no siempre en su sentido riguroso). Si te parece que soy algo así como un spoilsport del género priggish, te pido disculpas (y puede además que tengas razón). A veces soy demasiado serio, tan serio como creo que debe ser la verdadera apocalíptica.

¿Sigue creciendo la barba carlistona? Yo, qué coincidencia, me dejé crecer la barba este verano y la verdad es que parezco un alfaquí, casi doy miedo. Un abrazo, y mis respetos a la señora.

Embajador en el Infierno dijo...

Yurremendi- Es que ultimamente estás peeing all over my fireworks cada vez que puedes, y... ¡que narices! uno también tiene su parte de narcisista.

Sin embargo no te puedo quitar la razón en lo que dices. No, no voy a inaugurar un nuevo estilo pseudo-apocalíptico, histriónico y estrambótico. No me veo a mi mismo como el payaso de la clase, ni tengo ninguna gana de serlo, a pesar de que el éxito cosechado le atrae a uno como el anillo famoso. Fue un desahogo y en eso queda, aunque seguramente volverá a pasar alguna vez.

Y sin embargo me queda la duda sobre la razón del impacto de la entrada.

Sansón no lo pasó peor que yo cuando el dia de Reyes me encontré una magnífica maquina de afeitar eléctrica en mi rincón del cuarto de estar. The straw that broke the camel's back . Mi dueña había estado bastante "insistente" con el asunto a pesar de la radical oposición del resto del elemento femenino del hogar, que estaba encantado con un señor padre asentando dignamente su autoridad con los pelos de la cara.

La tristeza semi-colectiva conseguimos amortiguarla probando distintos tipos de barba y bigote antes del esquilado radical. Me hicieron muchas fotos y se lo pasaron de maravilla. La pequeña lloró al ver que ya no me podía tirar a gusto de los pelos, que para ella eran como una especie de "bola anti-estrés" de esas.

Ahora que... como Carlos VII el Rey Nuestro Señor aseguro que volveré.

Un abrazo de tu amigo que aprecia de verdad y sinceramente tus comentarios todos.