viernes, febrero 8

Católico: ¡No te llames a engaño!


Hoy quiero escribir unas palabras de agradecimiento a Mariano Rajoy.

Mariano ha roto con inusitada valentía el famoso tópico del gallego que no sabes si sube o si baja.Y además lo ha hecho en época de campaña electoral. Doble valentía.

Mariano Rajoy ha hablado claro, perfectamente claro y nítido tal como se puede comprobar en una entrada de esta bitácora un poco más abajo. Ha hablado cristalino sobre una serie de temas que interesan a todo el mundo porque son cuestiones de fundamento social, pero en particular interesan a los católicos porque se supone que somos más sensibles a estas cuestiones. Mariano ha dicho cosas que a ninguna persona con dos dedos de frente pueden gustar.

La defensa de los más cercanos al PP continúa siendo la misma: ¡Hay que echar a Zapatero!. Repetido esto con la misma machacona insistencia y creciente volumen con que el ruido ambiental moderno ayuda a acallar la todavía más machacona voz de las conciencias.

Los más pretenden que el momento es grave, que lo importante es echar a Zapatero y que luego ya se verá. Mariano que no es tonto, ha visto abierta la oportunidad y habiendo comprobado que la campaña del miedo a Zapatero tiene enorme seguimiento, no ha dudado en colar en su personal programa político una serie de cuestiones infumables para cualquier persona y más si es católico.

Pongamos que el PP gana las elecciones. Estas personas (muchos católicos sólidos, fieles y ortodoxos) que tienen la mejor de las intenciones, reclamarían sin duda una política más en consonancia con sus creencias. ¿Os podeis imaginar la respuesta del PP en general y de Mariano en particular?. Yo os lo digo:

- No entiendo nada. Vosotros votasteis mi programa donde se incluían claramente todas estas cuestiones. ¿De qué protestáis ahora?


¡Católico no te llames a engaño!. Más claro no te lo pueden decir. Con tu voto puede que estés echando a Zapatero, pero a la vez estás votando políticas que van directamente en contra de tus creencias. Y luego no habrá marcha atrás porque ya habrás dado tu consentimiento.

Repito: NO HABRÁ MARCHA ATRÁS.

Tu decides.

Lea lo que otros dicen sobre:

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. Lo único que se conseguiría con una victoria de Rajoy (hablo en condicional porque no gana ni de coña) es desmovilizar a los católicos. Es lo peor que nos puede pasar.

rojobilbao dijo...

Todavía no he visto un sólo partido que me anime a votarlo. Tendré que seguir votando al PP en el Congreso y ya veremos qué para el Senado.

A lso vascos, hoy por hoy, no nos dejan otra opción.

Manrique Zabala de Arízona dijo...

Estoy con nuestro amigo Bilbaíno, a mi me parece estupendo que se diga todo lo malo que es el PP, pero o me dáis una alternativa de voto, o sigo siendo "voto prisionero". En todo caso, no sólo hay que hacer que pierda ZP, sino posiblemente pasarlos por el paredón hasta que no quede un sociata en pie.

Embajador en el Infierno dijo...

Si verdaderamente se entiende el mensaje, las alternativas aparecen por si solas. Y además, no soy tu mamá: Búscalas tu.

PD. Cuestión aparte es el asunto en el norte.

AMDG dijo...

Un escaño para la derecha católica, otro para los anti inmigración y otro de la izquierda españolista serían suficientes para centrar al PP.

En mi opinión no se trata de destruirlo.

Embajador en el Infierno dijo...

AMDG- Creo que eres demasiado optimista. Pero bueno, se verá.

Yurremendi dijo...

Me parece que algunos no se han enterado de que para un católico es IMPOSIBLE en conciencia votar al PP, es imposible porque es un mal, y como bien dice el Embajador, no habrá marcha atrás: Rajoy está proponiendo formalmente una ruptura con la Iglesia: ya se acabaron las ambigüedades, esto es oficial. Militar en el al PP es pecado, pedir el voto al PP es pecado, votar al PP es pecado. Una buena intención no basta para justificar una elección inmoral, como no es lícito obrar un mal para obtener un bien.

A Rojobilbao: lo que dices tienes sentido si no eres católico. Yo voto en Bilbao, o mejor dicho, me abstengo en Bilbao. Qué es eso de que "a los vascos no nos dejan otra opción?", delante del mal no hay ni vascos ni etruscos, la única opción posible es el bien.

Embajador: a ver si se apaña una candidatura de la CTC al Congreso en Vizcaya, para poder votar en conciencia. por qué no la hay?

Yurremendi dijo...

Matizo lo anterior: poder votar, en sí mismo, me la refanfinfla, pero me gustaría poder expresar mi disconformidad la partitocracia putrefacta que sufrimos.

Das Gretchen dijo...

Totalmente de acuerdo. Yo lo planteo de otro modo: Si tuviese a Jesús enfrente ¿qué me imagino que diría en el momento de explicarle que doy mi voto a un partido que fomenta el asesinato de bebés, prácticas homosexuales, experimentación con humanos, etc. etc. porque existe ZP? A mí lo que se me viene a la cabeza es que Él dio su vida no sólo por mí ni por tí, sino también por cada uno de esos bebitos que son liquidados. No creo que aceptase "males menores" (que además a la verdad verdad son "mayores" y no "menores").
No, yo no puedo votar cristianamente a Rajoy. Y la fe no me la reservo para la vida privada, hasta ahí podíamos llegar, ¡que democracia signifique renunciar a lo "católico"! También la Alemania del Este llevaba el nombre de "Democrática"...

Embajador en el Infierno dijo...

Yurre- Esta vez ya hemos presentado unas cuantas candidaturas al Congreso. Se progresa, despacio pero sobre seguro.

Das Gretchen- Amén.