sábado, febrero 9

Rinoceritis Derechoide Hispanica

Me hubiera gustado hace veinte años poder haberle dicho a alguno de mis amigos peperos:

- ¿Qué tiene que hacer el PP para que dejes de votarle?.

Le habría propuesto entonces escribir lo que fuere y encerrarlo en una caja fuerte que abriríamos 20 años después.

Pero claro, por aquel entonces yo era demasiado joven como para tener la conciencia política medianamente formada, y darme cuenta de ciertas cosas. Aunque si que recuerdo las discusiones que un chica muy amiga de la familia tenía con mi abuela. Ya entonces aquella chica defendía que Alianza Popular era un partido abortista, y a mi abuela se la llevaban los demonios, aunque la quería mucho. La chica aquella era carlista (yo ni sabía lo que era eso) y a mi me parecía una exagerada. Lo que son las cosas......

Por aquel entonces se defendía la "unidad de la derecha". Se consiguió la unidad, que duda cabe. Y después de la unidad la "derecha" desapareció. Los llevaron al huerto, pero es duro reconocerlo.

Los derechistas con el tiempo desarrollaron aquella enfermedad definida por el autor teatral Ionesco llamada "rinoceritis". Cedo la palabra a alguien que la describe muy bien:

Consiste en que el paciente, a fuerza de ver rinocerontes por la calle llega al convencimiento de que es natural que los rinocerontes caminen por la calle y arrasen con todo, tan natural que al final el paciente adquiere un cuerno de rinoceronte en la frente.


Más detalladamente:

Un día unos vecinos vieron un rinoceronte por la calle. Oh, qué raro, un rinoceronte por la calle, dijeron, y siguieron con sus quehaceres. Luego un rinoceronte aplastó un gato. Ay, qué pena, pobrecito el gato, y siguieron con sus quehaceres. Luego fueron dos rinocerontes los que aparecieron. Bueno, también tienen derecho los rinocerontes a pasear por las calles, que son de todo el mundo, basta con ponerse de lado para que note arrollen, y siguieron con sus quehaceres. Luego fueron tres los rinocerontes. Bueno, vayámonos a otra calle, no los provoquemos. Al final, poco a poco, a todos los vecinos les fue saliendo un cuerno de rinoceronte en la frente.


Me permito humildemente definir una nueva variante de esta enfermedad que he dado en llamar "Rinoceritis Derechoide Hispanica" consistente en que el cuerno en vez de crecer para afuera, crece para adentro. Esto lleva a una división radical del cerebro, tan radical que los dos hemisferios no tiene relación ninguna entre si y actúan como compartimentos absolutamente estancos. Como si pertenecieran a dos personas completamente distintas. Esto tiene un efecto colateral sumamente curioso: la coraza que envuelve el cuerpo del rinoceronte solamente crece en el lado izquierdo, no en el derecho.

Así resulta que la persona aquejada de "Rinoceritis Derechoide Hispanica" tiene una extraordinaria sensibilidad en el lado derecho (donde no hay coraza) y de esta forma por ese lado la persona es decididamente pro-vida, pro-familia, pro-Iglesia y pro-todo lo bueno. El lado izquierdo que, recordemos no tiene comunicación alguna con el derecho, es totalmente "rinocérico". La gran coraza le permite ser inmune a cuantas barbaridades se dan en el mundo y concretamente en época electoral se hace todavía más dura e impenetrable lo cual permite a la persona afectada de este mal conceder graciosamente su voto a formaciones que ofrecen propuestas radicalmente contrarias a todo lo que el lado derecho de su persona es sensible.

Hay que tener cuidado a la hora de diagnosticar el mal y exponer los síntomas al paciente en cuestión. Una exposición demasiado cruda de los hechos produce un brutal cortocircuito en el cortex al intentar un lado del cerebro interactuar con el otro, dando lugar a un bufido salvaje que suena algo así como: "¡Hay que echar a Zapatero!". Este bufido ayuda a liberar una sustancia neuronal conocida como "malminorina dopante" gracias a la cual los mecanismos de interactuación cerebral se relajan y el individuo vuelve al estado de bipolaridad semi-inconsciente anterior, restaurando la calma y tranquilidad previa.


14 comentarios:

Yurremendi dijo...

Gracioso lo de "malminorina dopante", me ha hecho reir por lo bajo, pero sólo por lo bajo, que la cosa no es para tomársela a risa. Para hacerse una idea de lo que hubieran podido decir los gominosos del PP hace 20 años (entonces hacía furor la gomina, no sé si dopante) creo que sería interesante hacer una buena labor de hemeroteca. Y sobre lo que decían periodistas y "líderes" (esto sí que me da risa) de la derechona. Sería un trabajo digno de acometerse.

(Y, Embajador, qué se podría decir de la variedad rhinocaeritis clericalis que aqueja a ciertos presbíteros y prelados?

Embajador en el Infierno dijo...

Querido Yurremendi- La dueña se ha cansado de las broncas políticas en reuniones de amigos. Dice que soy un Savonarola de via estrecha. De modo que ante la disyuntiva:

- Cantar las verdades del barquero- dormir en la bañera
- Mantener el pico cerrado- reposar en el tálamo conyugal

uno ha optado por la "Tercera Via" que consiste en sacar coña.

Sobre el tema de los clérigos lamento informarte que no habría bañeras en el mundo entero. Creeme si te digo que la dueña dejó de comprar La Razón porque el día que murió el Cardenal Suquía (de venerada memoria) en dicho periódico no sacaron la noticia en portada. No estoy exagerando ni un pelo.

Yurremendi dijo...

Bueno, no digo lo que iba a decir para no incurrir en la cólera de la Sra. Embajadora, que Dios guarde, y por la que empiezo a sentir una inefable y temblorosa reverencia. Por cierto, con la opción de una tercera vía, dónde te toca dormir?

Anónimo dijo...

A estas alturas te podrías haber dado cuenta que a la derecha (incluida la jerarquía de la Iglesia) lo que les importa es el poder, no los ideales.

Los ideales son un medio para llevar al poder, una forma de encandilar a las masas que de otra forma no les votarían.

Pero lo único que importa es el poder.

Es evidente que el PP es el máximo exponente en esta línea. De echo es la única formula que les puede llevar al gobierno.

Ignacio dijo...

Sra Embajadora: mis respetos.
Lo de mi blog no me lo tenga muy en cuenta eh......

Anónimo dijo...

Si ganara el PP no nos engañemos, asuntos como la educación,la familia, los estatutos autonómicos, etc.. no cambiarán en absoluto - lo que hizo en su día con el aborto, lo volverá a hacer con los matrimonios "gays", joder que fino-. laiseer-faire.

Esta plutocracia no hay quien la cambie, la primera preocupación del Español es el dinero y en este cambalache, el que de más da 2 veces ( si tú das 400 € yo bajo los impuestos, y si tu bajas los impuestos yo doy 400 + ADSL gratis).

Que asco !!!

PD estoy leyendo por recomendación tuya a Chesterton ( El candor del Padre Brown),cuando lo termine ya te daré mi opinión.
¿ Has leido algo de Saramago?.

Un abrazo.
Andrés

Embajador en el Infierno dijo...

Yurremendi- De momento en el sofá del salón. Pero ad experimentum solamente.

anónimo 1- La LOGSE está haciendo estragos.

Ignacio- Tu sigue que como luego el pato lo pago yo.

Andres- No recuerdo haber recomendado nada de Chesterton y menos el Padre Brown. Si te digo la verdad Chesterton me parece un poco coñazo. Divaga demasiado para mi gusto.

No he leído nada de Saramago y es altamente improbable que lo haga en esta vida. Queda demasiado poco tiempo y muchos interesantes libros que leer como para dedicarme a Saramago.

Ignacio dijo...

Chesterton es divertido; da gusto leerlo.
Saramago es un pelma; aburre a las piedras, pero como era progre lo ensalzaron.
Elige por ti mismo, luego, ya culpas a los demás.

Anónimo dijo...

Creí haberlo leido en FST (lo de Chesterton).

Creo que si comentaste algo de El dios de la lluvia llora sobre Mexico, lo tendré encuenta ya que el tema de Hernan Cortés me parece de las gestas más impresionantes de la historia.


Andrés.

Embajador en el Infierno dijo...

Chesterton seguro que no, "El dios de la lluvia llora sobre Mexico" es un libro absolutamente im-pres-cin-di-ble. Pero es de Laszlo Passuth

Dhavar dijo...

Muy agudo. Pero nadie sabe que en una versión inédita del libro, una variedad de la Ronoceritis consistía en no distinguir los Rinoceros de la gente normal, salvo frente a un espejo.Y, claro, se destruyeron todos los espejos de la ciudad.

Anónimo dijo...

Como se te ocurre mencionar a Saramago, hereje !! jeje

Comprendo que cuando un autor insiste en contradecirte con argumentaciones bien construidas, resulte pesado. Sobre todo si empieza a desmontar todas tus bases ideológicas.

Supongo, Embajador, que a Saramago también lo incluyes dentro de los tirititeros de Aznar.

Pena que la internacional masónica y progresista se empeñe en premiarlo: Premio Novel, 9 Doctor Honoris Causa e incontables premios más.

Ignacio dijo...

Si tiene el "Novel" los horroris causa y todos los premios que quieras, me alegro por el, y por su cuenta corriente.

Pero es un pelma, aburrido, pesado, insulso y deleznable.
Se trata de saber escribir, o no saber:él, no sabe.

sambenito dijo...

Espero que el "Novel" le haya aprovechado más que a sus fans... Y desde luego, si la internacional masónica se empeña en premiarlo, no es asunto de pena o gloria, es un asunto de afinidad ideológica, claro.