jueves, abril 3

Huellas



Que tu vida no sea una vida estéril. —Sé útil. —Deja poso. —Ilumina, con la luminaria de tu fe y de tu amor.

Borra, con tu vida de apóstol, la señal viscosa y sucia que dejaron los sembradores impuros del odio. —Y enciende todos los caminos de la tierra con el fuego de Cristo que llevas en el corazón.



(San Josemaría Escrivá en Camino)

La imagen la he sacado de una presentación estupenda que me ha mandado Ignacio y que se puede descargar aqui.


Lea lo que otros dicen sobre: , , ,

18 comentarios:

Enneas dijo...

Je, esto me recuerda a las 'huellas en la nieve', del mismo San Josemaria!

Shasta dijo...

Qué buena la viñeta...

Anónimo dijo...

Que pena que el mismo no siguiera sus consejos.

Anónimo dijo...

Mira, no sabía que eres de la obra.

Eso explica muchas cosas...

Embajador en el Infierno dijo...

Anonimo(s)- Ya tardaba(is).

Anónimo dijo...

Es que estaba conociendo mundo.

Te lo recomiendo.

Embajador en el Infierno dijo...

Me temo que precisamente en eso me puedes dar pocas lecciones.

Anónimo dijo...

No pretendo dar lecciones, todo lo contrario: yo busco aprender.

Viajar da la oportunidad de conocer otras realidades y mirar la realidad cotidiana desde otra perspectiva.

Embajador en el Infierno dijo...

No se hasta que punto eso es acertado.

Yo he viajado mucho, muchísimo. Y antes hubiera estado de acuerdo con eso que dices.

Con el tiempo he aprendido que lo que verdaderamente permite mirar la realidad cotidiana desde otra perspectiva es la reflexión. Y mucho mejor, la oración. Eso si que da otra perspectiva te lo aseguro.

No se donde leí el otro dia que la experiencia no se gana viviendo más, sino reflexionando más.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo que la reflexión o el razonamiento es un fuente de conocimiento mayor que la experiencia. Pero también creo que hay que mirar los hechos con perspectiva, desde otros puntos de vista para ser más objetivo.

Y estoy de acuerdo que durante la meditación(*) se dan las condiciones de concentración o lucidez para reflexionar y madurar ideas.

(*) Lo que tú llamas oración, que supongo que no te refieres a recitar oraciones sino a una "conversación intima con Dios", es una forma de meditación.

Seneka dijo...

Espero que si algún día escribo una cita de S. Ignacio nadie piense que soy jesuita. ¡Cosas veredes!

Por lo demás, se agradece la nota-recordatorio. ¡Santo súbito!

Seneka dijo...

"Estoy de acuerdo que la reflexión o el razonamiento es un fuente de conocimiento mayor que la experiencia. Pero también creo que hay que mirar los hechos con perspectiva, desde otros puntos de vista para ser más objetivo."

No andas desencaminado, paisano. Precisamente por eso la oración es fuente de sabiduría, porque te permite salir de ti mismo y poner la realidad en relación con la Verdad. Mirar la realidad con la ayuda de tu sóla razón y tus osjos sólos únicamente puede dar lugar a una "visión" subjetiva, sea cual sea el "punto" desde el que miras.

Un saludo.

Embajador en el Infierno dijo...

Anónimo- Lo que te responde Seneka lo suscribo y no se me ocurre que añadir. Desde luego la oración es meditación, pero de un "tipo" muy concreto.

Y respecto a distintos puntos de vista yo la verdad, no he encontrado nada mejor que la Summa Theolgica de Sto. Tomás. Creo que nadie ha mirado las cosas tan extraordinariamente bien desde distintos puntos de vista. Si su método se siguiera más a menudo otro gallo nos cantaría.

Seneka- Muy agudo lo de San Ignacio. Porque de hecho en esta bitácora lo he citado y a nadie se le ocurrió decirme: "De modo que tu estás en el rollo jesuita, ¡acabáramos!".

Anónimo dijo...

Seneka, la única pega es que para eso hay que creer en dios y que puedes entrar en comunicación directa con él. Y de paso hay que creer en la Verdad Revelada ("a oración es fuente de sabiduría, porque te permite salir de ti mismo y poner la realidad en relación con la Verdad." )

Es decir, estás diciendo que se necesita a Dios para llegar a la sabiduría.

Y hay una forma de cambiar el punto de vista subjetivo, a esa capacidad se le llama empatía.

Seneka dijo...

La pega no es creer en Dios. La pega es querer amarle.

La fe no es un ejercicio intelectivo (o, al menos, no sólo). La fé exige ser vivida y encarnada. Y eso requiere humildad y sacrificio. Pretender que Dios no existe y querer amoldar la realidad a tu propio yo no es, desde luego, el mejor camino hacia la objetividad.

Hasta hace no mucho tiempo yo pensaba de una manera no muy distinta a la tuya, pero ya me ves ... Me tropecé con la Verdad. ¿Qué le voy a hacer?

Embajador en el Infierno dijo...

Ya ves anónimo, aquí no hacemos catolicismo "light", aqui te ponemos las dificultades delante de la cara.

Curiosamente hace un par de años Seneka y yo ni nos conocíamos. Luego descubrimos que teníamos vidas paralelas. Hubo un dia para ambos en que nos caímos (literalmente) del caballo. Ahí hubo que decidir entre conversión o lento suicidio. Elejimos, cada uno por su lado, conversión. Conocemos el camino y no engañamos a nadie.

Lo fácil es el camino intelectivo que lleva a la creencia en la existencia de Dios. Eso está chupao. Lo dificil viene después. Y es dificil porque supone la negación de uno mismo. Ahí te quiero ver.

Anónimo dijo...

Hace menos de un año que también me caí del caballo al recibir un tremendo golpe personal.

No sé que habría sido de mí sin la oración y la esperanza en el Señor.

Un abrazo.

Andrés.

Embajador en el Infierno dijo...

Andres- Nada como darse un buen lechón para recuperar la lucidez ¿verdad?.