martes, abril 1

Por fin un poco de sensatez

Con leves variante según los años, la secuencia suele ser más o menos así:

1. En la fase previa la selección española se clasifica por los pelos, después de haber perdido con todo los grandes, empatado con los modestos y tras una épica remontada final en la que probablemente se han cruzado un par de maletines (lo siento pero con lo de Malta me pasa como con lo del hombre en la luna: es que no acabo de creérmelo).

2. Empiezan los amistosos de preparación. Generalmente contra modestos o contra grandes que no tienen demasiadas ganas de emplearse a fondo. Los nuestros tampoco pero ¡como son las cosas!: ganan a todos jugando de pena y aburriendo a las ovejas (v.gr. el reciente amistoso contra Italia).

3. Los medios "calientan" concienzudamente el ambiente (les va en ello la manduca) señalando las "impresionantes" victorias en amistosos como las referidas anteriormente, señal inequívoca de que se prepara algo grande.

4. Según se acerca la cita los "expertos" van vaticinando una actuación cada vez más gloriosa. Las cadenas de electrodomésticos te regalan la TV de ochocientas pulgadas y pantalla plana, si la compras antes del campeonato y si la selección española lo gana. Algún establecimiento, en plan de tirar la casa por la ventana, ofrece además recomprarte a la suegra.

5. Se gana holgadamente el primer partido contra San Marino, Islas Fidji o similar. Los vaticinios oscilan ya entre la incuestionable victoria en el campeonato y la recuperación del Imperio (Cuba incluida).

6. Se pasa a la siguiente ronda como segundos de grupo después de un leve "tropezón" final achacado a que de todas formas ya estábamos clasificados y los chicos necesitaban descansar en un partido "de trámite".

7. Tras un encuentro lamentable donde los jugadores no saben ni donde está el balón, se gana en los penaltis por especialísima intercesión del Apostol Santiago, conmovido por ver a Otegui ponerle un par de velas. Los medios, impasible el además, destacan el "fulgurante" juego de la selección. Insistentes rumores procedentes del Vaticano coinciden en señalar la apertura del proceso de canonización del seleccionador nacional. Los más exaltados exigen la inmediata abdicación de Juan Carlos en favor de Raúl Gonzalez.

8. Cuartos de final: 3-0 y para casa. Que si los árbitros, que si el cansancio (¿?) de los jugadores, que si la liga española es la más exigente del mundo, que si tenemos buenos equipos a nivel de club pero tantos extranjeros se cargan el "talento" nacional, que si la FIFA nos tiene tirria: Pa' casa.

En fin, veo que por lo menos esta vez hay alguno que muestra un poco de sensatez:



Conste que tampoco hay que ser un gurú para predecir tal cosa.

NOTA:
Esta entrada es lamentable copia de una similar que leí en otra bitácora hace un montón de tiempo pero que fui lo suficientemente inepto como para no guardar. Lo he intentado reconstruir lo mejor que he podido. El crédito es para el blogger anónimo.


7 comentarios:

Jorge dijo...

Uff como ha bajado el nivel de este blog, ¿No sabes con que rellenar las entradas y te da por el circo?

Embajador en el Infierno dijo...

Estoy desolado al comprobar tu incapacidad de entender mi fina ironía.

Jorge dijo...

Soy un incapaz ya lo sabes, pero al menos soy consciente de ello.

Shasta dijo...

Pues me ha parecido una buena entrada.

Embajador en el Infierno dijo...

Shasta- No te preocupes. Jorge y yo somos buenos amigos. Simplemente que a el le encanta meter el dedo en el ojo (a pesar de ciertos propósitos romanos) y yo me defiendo a sablazos. Pero no hay animadversión de ningún tipo.

jorge dijo...

¿Propósitos romanos? ¿Lo dices por lo del circo? ;)

Embajador en el Infierno dijo...

Si, si, por lo del circo Ringling