martes, mayo 13

Georges Lemaître: Lo del "Big Bang" se lo inventó un cura

Me torran profundamente las proclamas laicistas, ateistas y cientifistas donde las haya. Pero cuando la úlcera empieza a sangrar profusamente es en el momento en que las masas logsianas comienzan a despotricar contra el oscurantismo opresor del Vaticano. Por eso suelo ser receptivos a historias, anécdotas y comentarios que ayuden a devolver a las manadas ovinas con pretensiones humanas la capacidad de razonar, aunque sea medianamente.

Y es así como hoy traigo a colación la figura de George Lemaitre, sacerdote y astrofísico belga considerado como el padre de la teoría del "Big Bang". He encontrado sobre esta interesante figura un artículo bastante interesante publicado con ocasión del centenario de su nacimiento. Es cortito y se deja leer, de modo que andele todo el mundo y vayan para allá. De todo el artículo me quedo con un par de párrafos:

Si el universo está en expansión, resulta lógico pensar que, en el pasado, ocupaba un espacio cada vez más pequeño, hasta que, en algún momento original, todo el universo se encontraría concentrado en una especie de "átomo primitivo". Esto es lo que casi todos los científicos afirman hoy día, pero nadie había elaborado científicamente esa idea antes de que Lemaître lo hiciera, en un artículo publicado en la prestigiosa revista inglesa Nature el 9 de mayo de 1931.

El artículo era corto, y se titulaba "El comienzo del mundo desde el punto de vista de la teoría cuántica". Lemaître publicó otros artículos sobre el mismo tema en los años sucesivos, y llegó a publicar un libro titulado "La hipótesis del átomo primitivo".

En la actualidad estamos acostumbrados a estos temas, pero la situación era muy diferente en 1931. De hecho, la idea de Lemaître tropezó no sólo con críticas, sino con una abierta hostilidad por parte de científicos que reaccionaron a veces de modo violento. Especialmente, Einstein encontraba esa hipótesis demasiado audaz e incluso tendenciosa.

Llegamos así a una situación que se podría calificar como "síndrome Galileo". Este síndrome tiene diferentes manifestaciones, según los casos, pero responde a un mismo estado de ánimo: el temor de que la religión pueda interferir con la autonomía de las ciencias. Sin duda, una interferencia de ese tipo es indeseable; pero el síndrome Galileo se produce cuando no existe realmente una interferencia y, sin embargo, se piensa que existe.

En nuestro caso, se dio el síndrome Galileo: varios científicos (entre ellos Einstein) veían con desconfianza la propuesta de Lemaître, que era una hipótesis científica seria, porque, según su opinión, podría favorecer a las ideas religiosas acerca de la creación.


Hablando de oscurantismo, a ver quien es el que tira la primera piedra.


17 comentarios:

Ignacio dijo...

Piedra va.


Creo que hoy los dos hemos escrito de lo mismo, pero lo real es que es predicar en el desierto; pedir peras al olmo o sacar de donde no hay: quien lee, normalmente lo comprate quien no lo comprate encontrará la forma de "relativizarlo cientificamente" pero bueno, aqui andamos con nuestras cuitas.


Mis saludos, sra. Embajadora.

Ignacio dijo...

comprate: comparte

Yurremendi dijo...

Hola, Embajador. Hay algunos temas que me vencen y que no puedo dejar de comentar sumariamente.

La teoría del Big Bang no es un hecho científicamente probado, más bien al contrario: las observaciones científicas han venido cuestionando durante los últimos cuarenta años las hipótesis y “predicciones” de los teóricos del Big Bang, quienes han respondido siempre mediante la formulación de hipótesis suplementarias y suposiciones ad hoc cada vez más fantásticas (por ejemplo, la suposición de la llamadamateria oscura, que nunca ha sido –ni podrá ser- observada). Hay algunos científicos de primer rango, como Hoyle (+ 2001) o Narlikar, que rechazan las hipótesis bigbangistas y proponen otras teorías que responden tan bien, o mejor, a las observaciones. La versión de Lemaître (el átomo primitivo) es una mezcla de ciencia y especulación filosófica de dudoso rigor. La supuesta harmonía entre las hipótesis del Big Bang y la doctrina cosmológica cristiana es un espejismo, y un espejismo muy peligroso para la fe. El evolucionismo cósmico del Big Bang está en patente contradicción con una interpretación respetuosa del carácter histórico del relato del Génesis, que es, evidentemente, la interpretación tradicional de la Iglesia, interpretación que no excluye de ninguna manera una dimensión simbólica (y una doctrina metafísica). Lo que no me parece recomendable es sustituir al Génesis y a la Tradición católica un simbolismo ciencista (que eso es lo que es) de origen humano. El problema es que el ciencismo nos pretende colar de rondón una ontología y una metafísica que escapan a los límites de la ciencia, y que entran en contradicción con ésta misma. Por poner un ejemplo, todas las « paradojas » filosóficas de la física cuántica proceden de esta confusión entre los diferentes campos de conocimiento, y se resuelven devolviendo a cada uno lo que es suyo. En resumen, que es necesaria (y por ende posible) una cosmología tradicional y cristiana ; y que ningún resultado de la ciencia más rigurosa (que es la que reconoce sus límites, que son precisamente los de un conocimiento inferior) puede contradecir la Verdad revelada.

Y que Dios le haya perdonado a Lemaître, quien a fin de cuentas debió de llevar una vida esquizoide desde el punto de vista gnoseológico.

Embajador en el Infierno dijo...

Ignacio- Ha sido absoluta casualidad. Esta entrada la tenía preparada para cuando no se me ocurriera que cosa escribir. Y la puse ayer. No deja de ser curioso.

Por lo demás ya sabes que yo hago esto de escribir una bitácora por pura terapia, nada más. El que me lean o no, y no digamos el que "influya" es secundario.

Yurremendi-

Hacía tiempo que no sabía nada de ti y estuve dándole vueltas a como hacerte reaparecer. Astrofísico y encima belga. Sabría que no podrías resistirte.

A ver si ahora puedes expandirte un poco sobre estas dos cosas:

"El evolucionismo cósmico del Big Bang está en patente contradicción con una interpretación respetuosa del carácter histórico del relato del Génesis,El evolucionismo cósmico del Big Bang está en patente contradicción con una interpretación respetuosa del carácter histórico del relato del Génesis,"

y

"El problema es que el ciencismo nos pretende colar de rondón una ontología y una metafísica que escapan a los límites de la ciencia, y que entran en contradicción con ésta misma."

Muchas gracias.

Yurremendi dijo...

Pues he picado como una carpa...

Me extenderé, no te preocupes (pero ten algo de paciencia -virtud de todo buen pescador de caña- no creo que tenga tiempo de hacerlo hoy). El tema es algo complejo.

Te pongo un enlace con una entrevista a Narlikar; no suscribo todo lo que dice, pero dice algunas cosas que no se suelen decir.

http://hispalois.blogspot.com/2006/04/creer-en-el-big-bang-es-un-acto-de-fe.html

A mandar.

Anónimo dijo...

"La teoría del Big Bang no es un hecho científicamente probado, más bien al contrario:"

La hipotesis del Big Bang constituye el modelo cientifico mas aceptado actualmente. Hay otros con mas o menos problemas que el modelo del Big Bang.

Hay cierta evidencia que apoya el Big Bang, desde la expansion del universo que se verifico hace poco se esta acelerando, hasta la llamada radiacion de fondo de microondas que fue medida con gran presicion ultimamente.

Hay mucho de la teoria del Big Bang que no esta bien aclarado, otras cosas que son dudosas pero ES el modelo vigente y aceptado por la mayoria de la comunidad cientifica.



" las observaciones científicas han venido cuestionando durante los últimos cuarenta años las hipótesis y “predicciones” de los teóricos del Big Bang, quienes han respondido siempre mediante la formulación de hipótesis suplementarias y suposiciones ad hoc"

Asi funciona la ciencia, hay que probar estas hipotesis. No es un fallo es lo normal

" cada vez más fantásticas (por ejemplo, la suposición de la llamadamateria oscura, que nunca ha sido –ni podrá ser- observada)"

Efectivamente la materia obscura es una hipotesis.
De hecho hay varias hipotesis de lo que pueda ser esta materia.
Sucede que cuando usted ve como gira una galaxia, esta gira de modo demasiado rapido para la masa que aparentemente tiene. O sea calculan cuanta masa tiene a partir de las estrellas visibles mas los posibles planetas, y toda esta masa parece muy escasa comparada con la que se necesitaria para que la galaxia girara a la velocidad que lo hace y no se desarme.

Hay experimentos actualmente en curso tratando de detectar posibles candidatos a lo que se llama materia oscura. Veremos si es cierto o no.
Tambien hay varias teorias. Veremos.


". Hay algunos científicos de primer rango, como Hoyle (+ 2001) o Narlikar, que rechazan las hipótesis bigbangistas y proponen otras teorías que responden tan bien, o mejor, a las observaciones."

Einstein en un principio suponia que el universo no se expandia... pero asi es la ciencia, varias hipotesis compitiendo.


" La supuesta harmonía entre las hipótesis del Big Bang y la doctrina cosmológica cristiana es un espejismo, y un espejismo"

Aca concuerdo.

Smuffin

Embajador en el Infierno dijo...

Yurremendi- He leído la entrevista que me pones y aunque hay algunas cosas que se escapan a mi comprensión creo entender a donde quiere llegar el tipo. Al final supongo que el problema es el de siempre, o sea, el de des-cienciar la ciencia no manteniendo el conocimiento científico dentro de los estrechos parámetros que son necesarios para que siga siendo verdaderamente científico.

Smuffin- Muchas gracias por tus comentarios.

Si tienes oportunidad por favor échale un vistazo al vínculo que nos propone Yurremendi. Seguramente tu estarás en mejor posición que yo para discernir cuanto de razón tiene Narlikar. A mi desde luego me ha creado dudas sobre la solidez del modelo del Big Bang.

Por otro lado el hecho de que un modelo concreto esté aceptado por una mayoría de la comunidad científica tiene un valor bastante relativo. Como explica el mismo Narlikar y el artículo que he puesto en esta entrada los científicos no son ni mucho menos espíritus puros y están sujetos a condicionamientos extra-científicos como cualquier ser humano. Como sabes mucho mejor que yo la historia está llena de modelos aceptados por la mayoría de la comunidad científica que han sido convincentemente mostrados como érroneos posteriormente.

Creo que convendría, además, distinguir entre una revisión de hipótesis en los modelos que sea verdaderamente racional y los meros "parches". Narlikar sugiere que actualmente hay muchos de estos y menos de los otros.

La explicación que has dado sobre lo que es la materia oscura es muy clara (sobre todo para un profano como yo) y me ha dado una imagen muy gráfica del asunto. Muchas gracias por esto.

Anónimo dijo...

Hola Embajador:

El articulo de Narlikar es muy interesante y creo que las objeciones que el presenta son muy válidas.

La cosmologia hay que tomarla con cuidado ya que es siempre muy especulativa.

Afortunadamente, a pesar del tono un poquito paraniode de Narlikar, si lo dejan publicar y están en marcha los experimentos para detectar la materia obscura y veo también que están buscando esas estrellas extremadamente viejas que el hace referencia... o sea en algún momento este debate se encenderá.
Lo bueno es que si bien seguramente por cuestiones políticas y personales es difícil ponerse "en contra" del modelo Big Bang, tampoco es imposible.

http://www.eso.org/public/astronomy/science/stars.html

http://www.upi.com/NewsTrack/Science/2006/12/12/astronomers_search_for_elusive_old_stars/8127/


Smuffin

Yurremendi dijo...

Smuffin - Hola. No me dices mucho que no sepamos, la verdad. Vamos, es que realmente no me dices nada. Que el modelo del Big Bang tiene aceptación, que (lógicamente) los programas de investigación se guían por él, que la cosmología es muy especulativa, etc… Dices también que « así funciona la ciencia ». Eso es un poco simplista (díselo a Thomas Khun, que tiene sus ideas al respecto). La ciencia funciona como funcionan los científicos, y éstos funcionan de manera muy diferente. Lo que no « funciona » es que se inventen la realidad para acomodarla al modelo, y eso es lo que está pasando desde hace décadas. Vamos, es que parece sacado de un libro de Lewis Carroll. Y no sólo es la cuestión fantasmal de la « materia oscura », sino del efecto Doppler de corrimiento al rojo, sobre el que reposa todo el modelo (véase el libro de Halton Arp Seeing Red). Y, ojo, que no estoy defendiendo la cosmovisión de Arp-Narlikar, pero sí creo que están demostrando la imposibilidad del modelo bigbanguista. Por cierto que Arp se convirtió en persona non grata en su país y tuvo que emigrar a Alemania, al Insituto Max Planck. Me dices que está de acuerdo en que la cosmovisión del Big Bang y la cosmovisión cristiana (tradicional, ojo) son inconciliables. Muy bien, pero ¿sabes por qué? Yo sí lo sé (ya te lo diré, no te preocupes).

Embajador – No tengo mucho tiempo de contestar convenientemente (lo mismo le digo a Smuffin), ni podré hacerlo hasta el martes que viene. Estoy pensando seriamente en montarme una web sobre estos temas, porque veo que la desorientación es total. Pero en fin, eso me llevaría mucho tiempo, lo que acaso haga es un pequeño ensayo, para enviártelo, si te interesa, una especie de bosquejo. El fondo de la incompatibilidad entre las cosmovisiones cientificista y cristiana es de orden ontológico. No te lo explico ahora, pero la física cuántica, por ejemplo, es incapaz de distinguir entre un gato y un ratón, si no es, como mucho, cuantitativamente. Para la cuántica, ambos no « son » sino agregados de partículas elementales. Me paro aquí, lo siento. Te puedo decir que a mí me han servido muchísimo los libros del físico y matemático Wolfgang Smith Cosmos and Transcendence y The Quantum Enigma, pero son libros de circulación relativamente marginal. Dos buenos libros escritos por científicos de gran talla intelectual son los de Eddington y Heisenberg, que plantean las paradojas de la cuántica de manera muy clara, aunque carecen de las claves interpretativas que sólo una metafísica tradicional puede ofrecer. Esto también te lo puedo explicar (y a Smuffin también) pero ahora tengo que salir pitando. Pero nos damos rendez-vous para más adelante.

Embajador en el Infierno dijo...

Yurremendi- Muchas gracias por tu comentario. Espero ese ensayo o algo parecido porque el tema me interesa. Mi problema es que me cuesta entender estas cosas. Muy dispuesto estoy a leerme algún libro sobre el particular, pero me tienes que recomendar algo que explica las cosas de modo clarísimo porque soy muy, pero que muy cenutrio para la física.

Anónimo dijo...

Yurremendi:

Hay que considerar que si el modelo imperante fuese el del universo estacionario, los Bigbanguistas :)
estarian diciendo: Y donde estan las estrellas extremadamente antiguas???, muestrenme el polvo estelar en forma de agujas que hace el corrimiento al rojo!!!! No nos dejan trabajar!!

La ciencia es un proceso, incluso el propio modelo del Big Bang sufrio la alteracion reciente debido al descubrimiento de las supernovas con alto indice de corrimiento al rojo.

Hay que ver que pasa cuando salgan las mediciones del nuevo acelerador colisionador del CERN...

En este proceso no hay verdades sagradas y si bien eventualmente un modelo gana el favor o el rechazo de la comunidad, esta sigue investigando y testeando esos modelos. Y eventualmente asi como se paso del modelo estacionario al del Big Bang se podria eventualmente volver al modelo estacionario.

No veo tanta conspiracion en este tema, si bien no descarto para nada, en parte lo he vivido, las acciones bien humanas y nada cientificas de los propios cientificos.

Respecto a la incompatibilidad entre el cristianismo y el Big Bang prefiero esperar su escrito (asi nos ahorramos que usted deba escribir: NOOOO ESO NOOOO :) )

Saludos a usted y al embajador

Smuffin

AMDG dijo...

Había escrito esto, pero ya está tratado:

Te añadiré que Einstein, para hacer que el universo fuera estacionario (para que se estuviera quieto, como en las teorías geocéntricas), introdujo de clavo una “constante cosmológica” que contrarrestaría la gravitación. Posteriormente tendría que reconocer que fue el error más grande de su vida. “Hypotesis non fingo”.

Más: http://espectivas.wordpress.com/2008/05/14/a-carta-de-einstein-a-erich-gutkind/

Embajador en el Infierno dijo...

AMDG- Todavía tengo la esperanza que Yurremendi vuelva a acabar lo que empezó. Gracias por el enlace- va al "toread".

Haemosx dijo...

Sobre esto, y yendo de menor a mayor, debe decirse dos cosas básicas.

En primer lugar, que la llamada “teoría del Big Bang” o “teoría de la gran explosión”, fue postulada por el físico y sacerdote católico Georges Lemaître, en el marco de la teoría de la relatividad general, que describe el desarrollo del Universo temprano y su forma.

En segundo lugar, que la Iglesia Católica ha aceptado la teoría del Big Bang como una “descripción” del origen del Universo, desde hace varias décadas, toda vez que esta teoría es compatible con las cinco vías de santo Tomás de Aquino, en especial con la primera de ellas sobre el movimiento, así como con la quinta.

En sencillo y desde el punto de vista teológico, esto significa que la doctrina de la creación, que afirma que Dios es el creador de todas las cosas, no se contradice con la teoría (hasta ahora) de una explosión inicial denominada “Big Bang”.

¿Los fundamentos?. Son muy sencillos y se reducen al siguiente: si hubo algo que “explotó”, de lo cual derivó las diversas formas de existencia universal, queda aún la pregunta ¿Quién “creó” aquello que luego –en todo caso- explotó?

A esta pregunta, la Teología responde de una forma por demás simple: no hay incompatibilidad entre ese “algo” que haya sido creado por Dios; y que luego “eso mismo” haya “explotado” (generando un escenario universal totalmente distinto), toda vez que Dios no obra sólo por causas primeras (como podría ser la creación de ese “algo” que luego explotó), sino también por causas “segundas”, como podrían ser las consecuencias posteriores a la explosión misma.

Embajador en el Infierno dijo...

Haemosx-Muchas gracias por tu interesante comentario. El problema de los blogs es que los lectores habituales suelen estar más atentos a las entradas más recientes, mientras que las más antiguas se van olvidando y el debate no continua. Lo digo porque no es probable que venga nadie a contestar tu comentario que en cualquier caso agradezco.

Haemosx dijo...

Gracias por tu respuesta Embajador, y aprovecho para felicitarte por tu blog, SALUDOS

martinjaramillo dijo...

POR UNA NUEVA TEORIA SOBRE EL UNIVERSO.

EL UNIVERSO CRECE Ó SÓLO SE EXPANDE ACELERADAMENTE?

El Universo, entendido como todo lo que existe, (o simplemente El Todo), esta compuesto por: espacio + materia + energía + tiempo. El espacio, por simple lógica, necesariamente tiene que ser infinito y tridimensional, muy a pesar de cualquier otra teoría “científica” o de cualquier creencia filosófica o religiosa, que a veces hablan de que el espacio puede ser finito o que puede ser plano, bidimensional, o de más de tres dimensiones espaciales, especialmente para los que creen que el espacio y el tiempo fueron también creados en el big bang. Si uno cree que el espacio fue creado con el big bang tiene que creer que el espacio es finito, porque nada que alguna vez haya sido finito, que haya tenido limites, como los que tuvo el universo en la singularidad, podrá crecer hasta llegar a ser infinito; porque tendría que crecer a una velocidad infinita, lo que no es posible.

Pueden existir abstracciones que tienen principio y que son infinitas como una semirrecta, pero una semirrecta no nace en el punto de origen y va creciendo, una semirrecta no puede irse formando, una semirrecta siempre tendrá que ser y estar completa desde su origen hasta el infinito. De lo contrario nunca será una semirrecta, siempre será un segmento de recta cada vez mayor. Todo lo infinito tiene que ser eterno. Nada que sea infinito se puede ir haciendo o formando. Todo lo que crece, siempre, se podrá medir, por lo tanto nunca podrá llegar a ser infinito, por más que crezca.

Para los creacionistas y para los creyentes en el big bang no puede haber en el Universo nada eterno ni infinito, y ese es su grave problema para comprender el universo, para ellos ni siquiera pueden ser infinitas las coordenadas que definen las dimensiones espaciales, sencillamente porque se les saldrían de su espacio finito. Para ellos el único espacio posible es el ocupado por la materia-energía. Para ellos el espacio sólo puede tener la forma finita que tenga la materia-energía. Por eso se pueden imaginar múltiples dimensiones espaciales y hasta múltiples universos, a veces paralelos y hasta contenidos unos en otros.

La materia-energía es finita?

Además, otros componentes del Todo, diferentes al espacio INFINITO, como lo es el conjunto materia-energía, sumatoria esta que perfectamente puede ser finita o infinita, como hasta hoy no podemos saberlo porque hay mucha materia-energía que no se puede ver ni detectar con instrumentos por que no emite ninguna señal, tanto los defensores de las diferentes creencias como de las muy variadas teorías, podemos continuar especulando sobre si la cantidad total de materia-energía es infinita o no lo es. Parece que las mayorías de: filósofos, científicos y simples creyentes consideran que es finita, especialmente los creacinistas y los amigos del big bang.

Los creacionistas y creyentes en el big bang, todos creen y tienen que creerlo, para ser consecuentes, que la cantidad de energía–materia es finita y que además es constante ya que creen también en la ley de la conservación de la energía.

Los que no creemos ni en la creación ni en el big bang estamos divididos en dos grupos, los que creen que la totalidad de materia-energía es finita y los que creen que es infinita.

Entre los que creen que la materia-energía es finita y no creen en la gran explosión, la mayoría creen en la ley de la conservación de la energía y hay otra minoría que no creen en esta ley.

Hay otro grupo también minoritario, que cree que la totalidad de materia-energía es infinita y por lo tanto no le interesa la validez o invalidez de ley de la conservación de la energía, porque para el efecto es igual; debido a que una cantidad infinita de materia-energía más otra cantidad cualquiera que se pueda crear o menos otra cantidad que se pueda destruir, sigue siendo igual, una cantidad infinita.

Estos diferentes grupos defienden distintas concepciones del universo.

Las teorías defendidas por los grupos mayoritarios son muy conocidas, pero las TEORÍAS que defendemos las minorías, no son tan conocidas, por eso pretendemos hablar de ellas en este documento.

TEORÍAS:

Es decir, vamos a plantear básicamente dos teorías de las minorías:

1. La de los que creen que la materia-energía es finita, y no creen en la ley de la conservación de la energía. (Teoría de La gran herejía)

2. La de los que cree que la totalidad de materia-energía es infinita y por lo tanto no le interesa la validez o invalidez de ley de la conservación de la energía. (Teoría del eterno infinito).

Ambas teorías tienen bases comunes, a saber:


El espacio y el tiempo son infinitos y eternos.

El universo (materia-energía) es amorfo y tridimensional

Acerca de la forma que pueda tener el universo o el conjunto de la materia-energía conocida, dijimos que hay quienes afirman que puede ser plano o que incluso puede tener formas de objetos muy conocidos como: sillas de montar, cascos de esferas, embudos, roscas o cornetas, otros creemos que lo mas razonable es que sea amorfo o parecido a una nube o tal vez, tan irregular como un maíz tostado, de lo que si estamos muy convencidos es que debe ser tridimensional y algo irregular. No creemos en mas de tres dimensiones espaciales, porque cuando algunos teóricos, como los defensores de la teoría de cuerdas, tratan de explicar lo de las otras dimensiones espaciales, especialmente la quinta, sexta, séptima y así sucesivamente, lo que logramos entender es que se refieren a “dimensiones” como coordenadas finitas, entonces pueden imaginarse formas: planas, curvas, entorchadas, paralelas o dobladas, pero que de todas maneras no son realmente otras dimensiones espaciales, porque no son coordenadas infinitas, sino mas bien dimensiones de las partes y componentes de los seres que quieren ubicar en el espacio tridimensional. Nos parece que confunden las dimensiones espaciales generales e infinitas con dimensiones finitas y específicas de las formas, de los componentes y de las posiciones que pueden adoptar los seres en el espacio. Algunas veces, hasta, llegan a dar a entender, que el problema de las otras múltiples dimensiones no puede ser entendido por personas normales o de inteligencia normal, casi que plantean que ese es un tema de superdotados y para superdotados.

Nos ponen como ejemplo de la dificultad para comprender la existencia de otras múltiples dimensiones, el cuento de que un observador ve a la distancia un cable de energía extendido y le parece que es una línea, que sólo tiene una dimensión, la cual es su longitud. Pero para unas hormigas que caminan sobre el cable es evidente que el cable posee otras dimensiones como espesor y que además está compuesto por torones helicoidales cuyos entorchamientos resultan ser otras “dimensiones”, que sencillamente el observador no las puede comprender porque no las ve. A estos argumentos les cuestionamos; será que el espesor del cable y sus respectivas helicoidales no están ya contenidas dentro de las tres primeras y simples dimensiones infinitas, aquellas que todo los seres normales conocemos y comprendemos.

Resumiendo…creemos que nada puede existir por fuera de un simple espacio infinito y tridimensional, todo lo que logremos imaginarnos tiene que estar dentro de las primeras tres dimensiones infinitas.




La cuarta dimensión

Otro caso similar, es la consideración de Einsten y de otros científicos, que califican al tiempo como la cuarta dimensión. Creemos que no había razón para clasificarla como dimensión espacial, ya que se trata de una dimensión temporal, es decir de una dimensión de naturaleza diferente. Que problema habría para la teoría de la relatividad considerar tres dimensiones espaciales y una dimensión temporal distinta a las espaciales. Creemos que el tiempo sin observadores es absoluto y lineal, pero para los observadores en movimiento que analizan objetos con movimientos diferentes, en espacios curvos y/o cíclicos, el tiempo tiene que resultar relativo, aun cuando ese tiempo no sea considerado una cuarta dimensión espacial sino una dimensión temporal y simplemente distinta.

El origen del universo

Y con relación al tema sobre el origen y el fin del universo, parece que las mayorías creen que tuvo principio, unos dicen que fue creado de la nada o de una especie de agitación del vacío y otros afirman que se originó de un extraño punto muy compacto que hizo una tremenda explosión, pero generalmente, NO nos dicen, si ese punto, al que llamaron Singularidad, fue creado o si siempre existió, lo que si aseguran es que, dentro de ese punto, cabía todo lo que existe y pueda existir, incluidos el espacio vacío y hasta el tiempo.

Claro está, que algunos religiosos que no quieren pelear con la ciencia y algunos científicos que no quieren pelear con la religión, dicen que el increíble puntito fue creado y así tratan de darle gusto a los dos bandos.

El fin del universo

Con respecto al fin del universo, la mayoría de las teorías más conocidas predicen un final apocalíptico. Unos, los amigos de hacer de la termodinámica una panacea, opinan que terminará: frío, disperso, oscuro y degradado y otros, hasta hace poco, creían que cuando el universo terminara de expandirse como consecuencia de la gran explosión volvería a contraerse por efecto de la gravedad y que posiblemente se repetiría la historia del puntito explosivo, aunque los últimos descubrimientos sobre la expansión acelerada del universo, apuntan, a que eso parece que no va ha ser posible. De todas formas para los que creen en finales apocalípticos, hasta tienen razón, si quieren ser consecuentes con sus principios, así tendrá que ser el fin del Universo, porque si para ellos la cantidad de materia-energía es finita y constante y el universo se les está creciendo aceleradamente pues entonces, necesariamente va a tener que terminar desgarrado.

Otros plantean: que el que creo el universo, simplemente, algún día, le va a dar fin y no explican por que razón.

Otros creemos que el universo, (espacio + energía + materia) incluso el tiempo, siempre ha estado ahí y que siempre estará ahí, creemos que el Todo es eterno.

Diferencias entre las dos teorías minoritarias:

1. La de los que creen que la materia-energía es finita, y no cree en la ley de la conservación de la energía. (La gran herejía)

2. La de los que cree que la totalidad de materia-energía es infinita y por lo tanto no le interesa la validez o invalidez de ley de la conservación de la energía. (Teoría del eterno infinito)

La gran herejía

La defienden los que se atreven, con algunos modestos pero inquietantes argumentos, a cuestionar trascendentales principios de la física considerados hasta hoy inamovibles.

Muy a pesar de los amigos de la termodinámica y de los defensores de las cosas constantes y de las cosas que siempre se conservan, se atreven a pensar que aunque el espacio vacío es infinito y tridimensional, la sumatoria de la materia y la energía existentes en el, por el contrario, son finitas, y aunque los tilden de herejes, creen que la energía–materia está en crecimiento constante, no solamente se expanden incrementando el espacio entre la mayoría de las galaxias, sino que la materia y la energía también se reproducen, se auto procrean, incrementando su cantidad, en la medida en que colonizan aceleradamente el infinito y oscuro espacio vacío, pero sin perder densidad y reafirmando su razón de ser, que es hacer inconmensurable su crecimiento para, cada vez, llenar mas el espacio infinito durante el tiempo infinito.

Se atreven a cuestionar principios considerados vigentes, sencillamente porque con ellos no se ha podido darle una explicación satisfactoria a los fenómenos observados en el universo.

Cuales son esos argumentos para considerar que la energía se crea y que se convierte en materia y que a su vez esta crea más energía y así sucesivamente va creciendo el universo.


1. Un ejemplo es la energía potencial recurrente de las mareas, que no es el resultado de la transformación de ninguna otra energía, porque la luna no pierde permanentemente su energía cinética manteniendo alta esa marea, ese promontorio de agua atraído por la luna y que recorre el globo continuamente mientras la tierra gira. Y la tierra tampoco se desacelera disminuyendo constantemente su velocidad de rotación o su energía cinética. Esa energía potencial, del promontorio de agua, se está creando continuamente. Los generadores maremotrices, localizados en la trayectoria de esa “gran ola” generan electricidad todos los días con nuevas mareas que a su vez se crean continuamente por la gravedad de la luna. Si la luna, la tierra o ambas, tuvieran que invertir continuamente parte de su energía cinética para ser transformada en energía maremotríz ya habrían terminado colisionando.

2. Los cuerpos celestes, los asteroides, los satélites y algunas naves espaciales, son móviles, que pueden viajar aprovechando la gravedad, la inercia y el vacío, su energía cinética se renueva constantemente, se crea, es producto de las circunstancias, de la trayectoria del móvil y de las propiedades gravitacionales de la materia y no del consumo o transformación de otro tipo de energía. Más bien es la aparición recurrente de una serie de energías potenciales sucesivas, que van apareciendo en cascada, en la medida en que el móvil en cuestión, va dejando la influencia gravitacional de un cuerpo celeste y se introduce dentro del campo gravitatorio del siguiente. Esa trayectoria seguida por el móvil puede ser circunstancial y las cantidades de energía potencial y de energía cinética resultantes pueden ser muy diferentes, dependiendo de si el móvil choca con alguno de los cuerpos celestes o les pasa cerca logrando evitar la colisión, continuando su viaje. Las energías potenciales gravitatorias se crean en la medida en que sucede un hecho específico, como lo es, el que una masa se introduce dentro de un campo gravitatorio. Si la cantidad de energía fuera constante, la cantidad de energía resultante en este ejemplo no dependería de las circunstancias o de la trayectoria seguida por el móvil. Si el móvil no choca resulta más energía potencia y cinética que si choca.

3. Algo similar ocurre con las energías potenciales magnéticas que pueden aparecer o no aparecer dependiendo de las circunstancias. Por ejemplo si un cuerpo ferromagnético cae por casualidad dentro de un campo magnético o no lo hace. Si lo hace resulta mas energía potencial magnética que la que habría si el hecho no ocurre. Si la cantidad de energía fuera constante, la energía resultante no debería depender de la casualidad o de la aleatoriedad de que el hecho ocurra o no.

La materia, por su naturaleza, tiene las propiedades físicas necesarias y suficientes para crear energía: La materia tiene masa, entre dos masas existe la atracción de la gravedad, además como también existe la inercia y existe el vacío y con el, la falta de fricción, y esas son las condiciones suficientes y necesarias para que existan los movimientos gravitacionales. Cuando se equilibran las velocidades de los cuerpos con sus masas y por ende con sus fuerzas de atracción, los movimientos orbitales resultantes son continuos y permanentes, y donde hay movimiento continuo hay energía cinética continua. Si el cosmos genera movimiento continuo inagotable, también genera energía cinética permanentemente. La energía cinética es la energía del movimiento. El universo se mueve y todo dentro del universo se mueve y se mueve gracias a la energía, y se mueve, cada vez, a mayor velocidad, se mueve expandiéndose aceleradamente, cada vez con mayor energía.

Los sistemas orbitales son generadores naturales de energía.

Los defensores de esta teoría plantean que la naturaleza y el universo crean energía, aunque el hombre no haya podido desarrollar artificialmente el motor de movimiento continuo. La naturaleza si tiene motores naturales de movimiento continuo. Por eso consideran que el hecho de haber elevado a principio de la física la ley de la conservación de la energía, fue una ligereza que debe reconsiderarse.

La primera afirmación de la ley de la conservación de la energía, dice que la energía no se puede crear y la segunda afirmación, dice que tampoco se puede destruir y que solamente se puede transformar en otras formas de energía. Y la ley se complementa con el planteamiento de que la energía se degrada al transformarse en calor disipado con bajas temperaturas que no se puede reutilizar.

De acuerdo con la ley de la conservación de la energía, en todos los procesos de transporte y de movimiento, la energía invertida, solo tiene dos alternativas:

1. Que la energía invertida se transforme: una parte en algún otro tipo de energía potencial y que la otra parte, se degrade en forma de calor, debido a las fricciones del cuerpo transportado, ya sea fricciones con el aire o con el piso o internamente en rodamientos.

2. Que la energía invertida se degrade toda, cuando el cuerpo transportado no gana una nueva energía potencial o pierde la que pudiera haber tenido.

Como es prácticamente imposible comprobar y medir, como en un laboratorio, toda la energía calórica, hasta la más mínima fracción de grado de calor, que pueda producirse en todos los procesos de fricción susceptibles de presentarse asociados a las energías cinéticas de todo lo que se mueve en el universo, es por eso que no se puede demostrar en la práctica la validez o invalidez de la segunda afirmación de la ley de la conservación de la energía. Ante esta dificultad y falta de pruebas, consideramos que afirmar una u otra cosa es más especulación teórica que fundamento para una ley. Algunos nos atrevemos a creer que puede ser posible que una buena parte de la energía, que hoy se cree que se degrada, pueda llegar a destruirse, o transformarse en una especie de trabajo realizado o como una magnitud comparable con las magnitudes de la energía invertida. Pero no tiene como mucho sentido discutir sobre algo que definitivamente resultaría especulativo.

De todos modos si asumimos como verdad lo de que… la energía no puede destruirse y que solo puede transformarse y/o degradarse como sucede con la energía cinética involucrada en todo tipo de movimiento, y que hasta donde sabemos todo esta permanentemente en movimiento, lo que trae como consecuencia, que, de todas maneras, todos, creyentes y no creyentes en la ley, tenemos que aceptar que la energía degradada a través del tiempo ha sido mucha, muchísima energía. Además debemos tener en cuenta toda esa energía que permanentemente irradia y que siempre ha emitido toda la materia visible. Esa gran cantidad de energía (luz y todo tipo de ondas electromagnéticas) se irradian en todas las direcciones y viajan por el espacio.

Será que nos hemos preguntado: ¿qué sucede con toda esa energía?, ¿dónde está?, ¿para donde se va?, ¿para que sirve esa energía?. O será que, alguna vez, le hemos dado respuestas satisfactorias a estas preguntas.

Creemos que la energía degradada en forma de calor, de muy bajas temperaturas, lo que hace es mantener los sitios mas fríos del universo a unas temperaturas, algo superiores al cero absoluto, que es de – 273.15º centígrados ó 0º kelvin, prueba de ello, es que en ninguna parte del universo se han detectado temperaturas con el cero absoluto y esta situación sirve para que los átomos no pierdan totalmente su actividad interna y su volumen y probablemente hasta colapsen, eso no lo podemos saber porque es imposible lograr el cero absoluto. Estas temperaturas, producto de la degradación de la energía, aunque mínimas, garantizan que los componentes subatómicos, ya sean partículas o cuerdas, se mantengan activos, a una vibración mínima, aunque pierdan su capacidad de emitir energía electromagnética.

En laboratorios se han logrado las temperaturas más frías conocidas, más frías que las temperaturas más bajas registradas en la naturaleza, y muy cercanas al cero absoluto y se ha observado que gases como el helio prácticamente desaparecen muy cerca de los cero grados K, después de sufrir un proceso de perdida de volumen y de perdida de la actividad subatómica.

Motores naturales recicladores de la energía degradada.

De estos hechos deducimos que los átomos a nivel del microcosmos y los agujeros negros a nivel del macro cosmos tienen, como otra de sus funciones, servir como motores recicladores de la energía que se degradada ya sea en forma de calor o como cualquier otro tipo de radiación emitida hacia el espacio exterior. Tanto átomos como agujeros negros toman la energía del medio y con ella los átomos pueden mantener su mínima actividad interna, y los agujeros negros la almacenan y hasta logran convertir por acumulación, cantidades mínimas de materia-energía inservibles, hasta acopiar incalculables cantidades de masa capaces de producir grandes explosiones nucleares.


Materia oscura

Creemos que todo es energía. Que la materia es también energía. Que la materia puede transformarse en energía. Si la energía se condensa conforma la materia. La materia es energía concentrada más densa y menos activa que la energía.

Hay dos tipos de materia dependiendo de su actividad interna y de su temperatura: la materia visible o activa, organizada en forma de átomos que emite radiaciones y la materia fría, desenergizada o materia oscura, inactiva, que no irradia energía electromagnética.

En otras palabras: La materia muy fría es materia inactiva, que le falta energía para organizarse en forma de átomos y que no emite radiaciones, por eso también es llamada materia oscura.

La materia visible es materia relativamente caliente o medianamente energizada, organizada en átomos, o sea la materia conocida, es materia activa que emite radiaciones, no solo luz, como la emitida por los astros, sino todo tipo de ondas electromagnéticas y esta energía viaja por el espacio en todas las direcciones, es lógico que el espacio cercano al conjunto material conocido donde nosotros habitamos esté muy saturado de la energía radiante emitida por el universo visible y que el espacio más externo, mas distante, más grande, más frío y más oscuro, este cada vez menos saturado de radiación, allá en el espacio exterior frío está irregularmente dispersa la mayor cantidad de materia oscura, la que todavía no ha alcanzado a ser activada ni por la energía radiante emitida y enviada hacia allá por la materia activa, ni por la energía en gestación en el interior de sus múltiples agujeros negros donde se va concentrando esa materia fría y densa, en espera de su reactivación por suficiente acumulación de calor y presión y posterior explosión debida su actividad nuclear.

Una parte de la materia oscura está distribuida, en forma de nodos (probablemente agujeros negros) entre la materia visible pero la mayor cantidad de materia oscura está localizada en el espacio más exterior, como una corteza irregular que envuelve y atrae la materia visible. En esa oscura y fría corteza exterior proliferan los agujeros negros, capturando la energía-materia que se escapa irradiada del universo visible.

No hay energía oscura

Creemos que NO existe la energía oscura, creemos que solo existe materia oscura, pero que es la misma materia conocida, los mismos componentes subátomicos, disponibles como materia prima para ser reactivados y construir átomos, y que mientras tanto son materia oscura, inactiva, fría y desenergizada.

No creemos que exista la antigravedad o fuerza repulsiva que sea la responsable de la expansión acelerada del universo.

El total de masa-energía del universo no puede contraerse y colapsar, porque orbita aceleradamente alrededor de su centro de gravedad con una fuerza centrifuga cada vez mayor, aceleradamente gracias al continuo aporte de energía que se incorpora como energía cinética al acelerado proceso expansivo del universo, ya sea que dicha energía, sea el resultado de la nueva transformación de materia oscura en energía o que también gran parte de esa energía, sea creada, en caso de que sea válida la gran herejía.

Esas mayores concentraciones de energía oscura localizadas irregularmente en la periferia, orbitando también aceleradamente en el espacio más exterior, ayudan a la expansión acelerada del universo conocido, arrastrando, por efecto de la gravedad al conjunto menor de materia-energía visible localizado más cerca del centro del todo.

La materia oscura no puede ocupar o saturar uniformemente el espacio vacío porque no sería posible la falta de fricción que viabiliza los movimientos orbitales de los cuerpos celestes. Sin vacío y sin inercia nada orbitaría.

Si es válida la “gran herejía” la energía se creará siempre y si es válida la teoría del “eterno infinito” la energía será infinita y siempre estará disponible.

Los agujeros negros son úteros cósmicos donde se gestan y/o reciclan las nuevas energías necesarias para la conquista futura del infinito, frío y negro espacio vacío.

El ciclo se repite indefinidamente, la cantidad de materia-energía visible será cada vez mayor y colonizará el espacio infinito y así será durante el tiempo infinito.

El universo visible, actualmente activado por la energía es solamente el 4% del Todo. Falta mucho por hacer.

Ya sea que la energía-materia sea infinita o que se cree, porque sea valida la gran herejía, de todos modos el futuro del universo no será apocalíptico.

El universo conocido y visible será cada vez mas grande, cada vez se activará más materia oscura y se convertirá en materia activa, en materia visible y en energía, cada vez se iluminará más el infinito.


Martín Jaramillo Pérez
martinjaramilloperez@gmail.com