miércoles, junio 11

Isabel, la llamada segunda







No deja de ser sintomático que a la pobre Isabel le pasara como a su adorada "libertad": tanto amante tenía que acabaron desgraciándola irremisiblemente.








Lea lo que otros dicen sobre: , ,

48 comentarios:

Ignacio dijo...

Este guardalo porque es de antología.


buenos tienes, hereje, pero este es de los de guardar.



Mis saludos, sra. Embajadora.

Dhavar dijo...

No sé, Sr. Embajador, me confunde Ud. con la intención última de su texto:

a)Lo que pasaba es que eran falsos amantes, de Isabel y de la Libertad.
b)En general, no es bueno tener muchos amantes,ya seas Isabel o la Libertad.
c)No hay que confundir la Libertad con el Libertinaje, ni el sexo con el amor.
d)Los que defienden la libertad y el amor libre son en realidad liberticidas y misóginos.
e)Deja que te diga -tú no lo sabes, claro- lo que es el Verdadero Amor y la Verdadera Libertad.
¿?

Ignacio dijo...

Que bien, que bien, hoy posteamos con isabel

Embajador en el Infierno dijo...

Dhavar- La intención última de mi texto es intentar bitacorizar esta bitácora. Últimamente he estado metiendo demasiados ladrillos, y creo que debo hacerla más ligerita pero sin perder "mensaje".

Contestando a lo que preguntas:

a) SI. Un amante siempre es falso. Es lo contrario de un enamorado.
b) SI. Vease a)
c) PSSSSSIII......, más o menos.
d) PSSSSSIII......, más o menos.
e) NO. Yo no se si tu lo sabes, y yo mismo no tengo ninguna idea original. La tomo de otros. En cualquier caso va más en el sentido del poema de Machado sobre la verdad.

Ignacio- Viene muy al caso la comparación con el atún. Me imagino a los liberales de la época diciéndose unos a otros cuando llegó Isabelita, como en aquella película carcelaria: ¡pescaito, pescaito....!.

Tumbaíto dijo...

Siempre me ha sorprendido que los que no creen en la libertad sean los que mayores libertades se tomen de joder a too quisque. ¿Es curioso, verdad?

Tumbaíto dijo...

a) Yo diría que es el recíproco y no el contrario.
b) No. Lease a).
c) De hecho saber qué es el amor es lo más sencillo del mundo: Dios.

Tumbaíto dijo...

De hecho, los liberales podrían refutar a los anti-liberales por reducción al absurdo.

El problema es que nunca ha habido ninguna duda de que los anti-liberales son absurdos. Ni tampoco les ha importado serlo.

Ahora me viene a la cabeza las conversaciones que me cuentan que tenía mi bisabuelo con los navarros cuando iban a buscar rojos al pueblo. Eran de lo más absurdas.

(La última vez que le fueron a visitar al pueblo tenía preparados a una veintena de militares y les dieron una de palos...).

Tumbaíto dijo...

(A los buscadores de rojos)

Embajador en el Infierno dijo...

Tumbaito- Efectivamente los que no creen en la libertad son los que "mayores libertades se tomen de joder a too quisque", so capa de ser "amantes de la libertad". No se les cae la palabra "libertad" de la boca, particularmente cuando están en el mismo acto de joder (al prójimo). No es curioso, es lógico.

Y no, enamorado no es lo recíproco de amante, es lo contrario. Radicalmente contrario.

Las historias del abuelo con los rojos, azules o morados las tenemos todos.

Seneka dijo...

"De hecho, los liberales podrían refutar a los anti-liberales por reducción al absurdo."

Yo tenía un comapañero de carrera, en 1er curso, que diría algo así como: "Por reducción al absurdo: es absurdo refutarlo, luego queda refutado".

Era un tipo con mucha chispa, así que no creo que fuese liberal. Sin embargo, al segundo intento dejó colgada la ingeniería ¡y se fué a la facultad de económicas, el muy hereje! Igual hoy ha devenido en liberal. Estas cosas pasan cuando se oye mucha radio.

Tumbaíto dijo...

i.) "Ser amante" es la relación recíproca de "ser amado" pues si x es amante de y, entonces y es el amado de x.

ii.) Fíjese Seneka (¿y esa k? ¿batasuno?) para poder no ser liberal... A ver... Por ejemplo... Qué sé yo... ¡Para ser carlista! Supongamos que quisiésemos que España fuese carlista y no liberal (hoy no es ni lo uno ni lo otro) para hacer de España un Reino Carlista, ¿no tendrían que tomarse los carlistas más libertades que los liberales? De hecho, un carlista es un mega super liberal.

Embajador en el Infierno dijo...

Tumbaito- Me estoy perdiendo algo. Yo hablo de amante y de enamorado. Y digo que ambas cosas son contrarias. Es lo mismo que el "estar jodido" y "estar jodiendo" de Cela pero con las debidas salvedades.

Sobre tu reducción al absurdo la respuesta es "no". Es simplemente imposible tomarse más libertades que los liberales.

Tumbaíto dijo...

De hecho, aunque suene paradójico un liberal es aquel que menos cree en las libertades por eso un liberal no puede creer en ningún sistema político.

Tumbaíto dijo...

No tan contraria pues hay individuos que se enamoran de si mismos; o sea, que son su amante y su amado.

Seneka dijo...

No, no soy batasuno. Es que el Seneca con "C" ya estaba pillado ... llegué tarde al reparto de nicks.

¿Tomarse libertades? Y eso ¿qué significa? Me suena a anuncio de vodka.

Tumbaíto dijo...

¿Quién se las ha dado? Si nadie se las ha dado, entonces es que se las han tomado. ¿No?

Seneka dijo...

¿A quien?

A mi la libertad me la dió Dios Padre. Y sólo en tanto en cuanto soy capaz de ser fiel a esa vocación filial soy capaz de conservarla.

¿Me se entiende?

Tumbaíto dijo...

Totalmente de acuerdo. Ahora me dice cómo pasamos de esa relación con Nuestro Señor a cualquier sistema político? ¿De ninguna de las maneras? Pues eso.

Anónimo dijo...

tumbaíto:

Oiga, joven, en la libertad no se cree, como en Dios, sino que la libertad se ejerce, se practica.

Es como si me dice usted que tengo que creer en los hidratos de carbono.

La libertad es algo que tenemos para usar, para gastar, no para ponerle un altar con velas y "creer" en ella. En lo que se cree es en aquello que tenemos que alcanzar usando de nuestra libertad.

La gracia está en que como la libertad es algo que hay que usar, como la gasofa, hay que saber cómo se usa. Resumiendo mucho, podría decirse que los liberales dicen que la libertad vale para todo, hasta para remendar calcetines. Los antiliberales son los que dicen que la libertad vale para lo que fue hecha, usease, para elegir bien y punto.

Es decir, que el que "cree" en la libertad es el que la usa correctamente, no el que la usa para colgársela del pescuezo en un cartel tamaño anuncio.

Moi-Javier.

Seneka dijo...

Tumbaito:

Si no eres capaz de encarnar tu fe, si no eres capaz de materializarla, es que sufres de esa suerte de esquizofrenia que el de Barbastro mencionaba.

A mi no me supone ningún problema entender lo que significa a nivel político (y a otros niveles) ejercer "libertades" concretas que se adecúen a mi liberatd de hijo de Dios. Precisamente porque la medida es la que da San Agustín: el Amor.

Pero claro, si no vemos clara la diferencia entre amante y enamorado, malamente vamos a saber cual es la diferencia entre el amor y la jodienda (con perdón).

Tumbaíto dijo...

Estimado Javier,

i.) Creemos en algunas libertades y en otras no (por ejemplo, creemos en la libertad de los carlistas de llevar boinas rojas pero no creemos en la libertad de los carlistas de ir matando liberales (seguramente los mismos carlistas no creen en que sean libres de ir matando liberales y, por eso, no lo hacen (pero quizá es otra razón)).

ii.) Después de tantos años de química orgánica iría siendo hora de que creyese en los hidratos de carbono.

iii.) Una cosa es creer y otra venerar o adorar (están muy muy flojos no ya en teología sino en el manejo de su vocabulario).

iv.) No. La libertad no está para elegir bien (para eso está según unos la inteligencia y según otros la voluntad. Quien dice lo primero es santo y quien dice lo segundo beato).

v.) El que creen en la libertad es como cualquier otra persona que crea en cualquier otra cosa un creyente. Porque una cosa es un creyente y otra un practicante.

A partir de aquí intento responder al Seneca batasuno:

vi.) A mí que alguien me diga que es cartujo para encarnar su fe me lo creo pero si alguien me dice que participa en esta o aquella secta política para encarnar su fe me parto la caja.

vii.) San Agustín también llamaba piratas a los emperadores. Y no quiero imaginar lo que diría de usted San Agustín si justifican una opción política refiriéndose al amor (¡Ay! ¡No he podido evitárlo y hasta a mí me ha dolido lo que les ha hecho!).

viii.) Claro que la veo: es la reciproca. Pero vamos... vayan a algún profesor de filosofía y pregúntenle. Le dicen a cualquier escolástico que se da la relación de "contrariedad" entre "ser amante" y "ser amado" y les echa de clase a patadas.

Seneka dijo...

Mira tumbaito, no has leido nada, no has entendido nada, no has asimilado nada.

Y lo que es peor ... no quieres aprender nada. Será la arrogancia de la juventud, pero yo a tu edad, con ser arrogante, no era tan impermeable.

¡Hala! hasta otra, machote.

Tumbaíto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Embajador en el Infierno dijo...

Me parece que cuando con el tiempo Tumbaíto revise los escritos con los que perdía el tiempo en vez de dedicarse a preparar los finales se avergonzará mucho. Y si no se avergüenza, mal asunto.

Observo que sigue un patrón repetitivo: empieza discutiendo alguna cuestión con un par de comentarios que tienen su lado interesante. En cuanto recibe las primeras tobas o no sabe por donde salir, empieza con el tono faltón y sobrado donde ya no aporta nada potable y parece tener como único objetivo el hacer saltar el debate por los aires. La defensa siciliana que decía Mafalda. Ahí es donde necesariamente se tiene que acabar la discusión, tal como con bueno tino ha hecho Séneka.

Tumbaíto- Aprecio tu presencia en esta bitácora, pero creo que si de algo nos puede servir a todos es exigible cierta urbanidad y hasta humildad.

Ignacio dijo...

Uno:
La primavera anda haciendo estragos, y no sólo en las mentes.

Dos:
Carlistas y liberales, antiliberales, lo que querais: pero las etiquetas las pone mejor el corte ingles. si algo odio profundamente es que se me adscriba a algún grupo (excepto al de los herejes, claro)

Tres:
El amor es cosa de los hombres; los atributos de Dios no los toquemos. Dios es.....para los hombres, pero si alguno "sabe" lo que es Dios, la voluntad de Dios o sus cualidades, me temo que tiene un problema.

Cuatro:
Si os fijais, el problema que está de fondo en todo es la etiqueta bajo la cual ponerse, como un paraguas; no la intrínseca condición humana.
Cinco:
Cuidadin con usar el nombre de Dios en vano.




Mis saludos, sra, embajadora.

Seneka dijo...

El problema, Ignacio, es que hoy necesitas etiquetarte (más o menos) para iniciar una discución casi con cualquier hijo de vecino. Se que empezar así el sarao es garantía de fracaso, pero si los contertulios están por la labor de aprender, eso es fácil de detectar y si, además son razonables, recomenzar con sinceridad y sin etiquetas es posible. En cualquier caso, siempre va quedando algo a lo que darle vueltas en la intimité (si uno tiene la humildad de admitir el impacto de los argumentos del otro).

Por lo demás, sinceramente, las etiquetas me la pelan. Yo soy primero, hombre, además cristiano y, por fin, español. Esto no son etiquetas, es mi esencia. A partir de ahí procuro hacer crecer lo demás. Eso si, intentar asumir mi responsabilidad y desarrollar mis propios criterios no significa construir en vacío; utilzo los cimientos que otros han usado ya. Lo haré con mayor o menor acierto, pero esos serán mis aciertos y mis fracasos, no los del carlismo, ni los del cristianismo, ni los del loquetesalgadelasgonadas.

Y sobre el tema de Dios, discrepo radicalmente. Personalmente creo que todos, de una forma u otra, tenemos experiencia de la presencia de de Dios. No digo que uno pueda saber como es Dios, pero si afirmo que Dios es Amor. Y que Dios se dió a los hombres para que los hombres se entreguen a Dios. Y que no hay amor más grande que ese. Y que eso tiene consecuencias prácticas radicales en la vida de uno.

Tumbaíto dijo...

A mí me enseñaron que jamás bajo ningún concepto acusase a nadie de algo sin enunciar exactamente el precepto moral o jurídico concreto que se había violado. O sea... No basta con decir que alguien no respeta las normas de urbanidad. Está feo y es zafio.

Cualquiera de las tesis que enuncié tiene un prestigioso pensador detrás. Por ejemplo, el santo es Santo Tomás y el Beato, Juan Duns Escoto.

Si quieren les enuncio quién hay detrás de cada tesis pero...

Podría haber leído más y podría saber más pero me parece injusto que cualquiera de ustedes me recrimine falta de lecturas o conocimientos.

Piensen por ejemplo que los primero estudios son los de lógica (¿recuerdan las torres del conocimiento medievales? ¡Efectivamente, primer piso: lógica!) y ustedes no saben diferenciar entre una relación contraria y una recíproca.

Y yo no les he acusado DE NO SABER LO BÁSICO. Sencillamente, me he limitado a decirles lo que dice cualquier manual de lógica.

Y en relación con lo de la estrategia Siciliana, creo sencillamente cuando se les exige cierto grado de disciplina mental (por ejemplo, ser capaces de difereciar entre práctica y creencia o relación recíproca y contraria) se pierden. Una pena... Pero no se preocupen: el carlismo nunca destacó por sus distinciones conceptuales.

Seneka dijo...

Mira, muchacho, te voy a contestar traicionando a mi conciencia, que me impele a estar quietecito y dejar que te explayes porque por más que se te diga no adoptas la actitud de humildad mínima necesaria siquiera PARA ENTENDER lo que se te dice.

Estás lleno de prejuicios, y todo lo que has estudiado parece que se te ha indigestado por culpa de esos prejuicios.

En primer lugar, cuando digo que no has leido me refiero a nuestros mensajes, no a Sto. Tomás. Pero tu ímpetu y tu vanidad no te dejan ver un burro a tres pasos; tu tienes la contestación a priori, como corresponde a un ilustrado de tu categoría.

En segundo lugar, se te ha afeado tu conducta indicando muy claramente en qué esa conducta es afeable, pero sigues sin verlo.

En tercer lugar, has demostrado de forma práctica que eres el menos indicado del corral para dar lecciones sobre cómo se debe filosofar, así que ahorratelas. Gracias.

Y en último lugar no tienes la más repajolera idea de lo que es el carlismo, ni falta que te hace, ni ganas que tienes.

Agur, paisano. Que te vaya bonito.

Embajador en el Infierno dijo...

Seneka, amigo, permítete que te diga que te has excedido. Te has excedido en enseñar al que no sabe. Y digo que te has excedido porque cualquiera que estuviese leyendo esta discusión se habría dado cuenta enseguida de las diversas meteduras de pata de Tumbaito, excepto el mismo, por supuesto.

Al hacérselas ver claramente le pones en guardia y así evitas que vuelva a hacer el gamba en sitios menos caritativos que este, donde le sacarán los colores sin piedad de ningún tipo fomentando de este modo la necesaria catarsis intelectual que ahora va a quedar postergado durante demasiado tiempo.

En fin que no somos nadie.

Tumbaito- Te he borrado el último comentario que has puesto. Admito las discusiones en mi blog, incluso las discusiones apasionadas, pero no admito que se insulte a un amigo en mi propia casa. Espero que esto si lo entenderás.



En fin,

Dhavar dijo...

Embajador:

Llego tarde a vuestro más que interesante debate. Y, sinceramente, me desconcierta esa casi oposición entre amante y enamorado.Puedo concebir tener una amante de la que uno no este enamorado.Pero un enamorado que no aspire a ser amante me parece una idea retorcida y antinatural.Por otra parte, le tengo una manía personal a lo de "enamorado".En cambio, me parece sólido y con sentido amar o ser amante.
Qué es bitacorizar la bitácora?No voy con segundas.Es que no lo veo.Si se trata de entradas a lo haiku que formen debates como éste me parece cojonudo.

Tumbaíto dijo...

Creo que comete un error de apreciación pero también creo que está en todo su derecho de ejercer caprichosamente la propiedad.

Ahora bien, siento cierta tristeza por las falsas acusaciones que han lanzado contra mi urbanidad.

Espero poder ser como mi bisabuelo y poder demostrarles que mi educación son las de un buen castellano.

Un abrazo.

Embajador en el Infierno dijo...

Dhavar- Vayamos primero a lo fácil: Si, la idea es meter más entradas tipo haiku que den lugar a debates interesantes. A ver si lo consigo.

Ahora lo difícil.

El diccionario de la RAE ponía (está en proceso de enmienda) en cuarto lugar de la definición de "amante" la de "querido", o sea, el que tiene relaciones amorosas ilícitas. Entiendo yo que este significado debe ser más bien moderno, de la misma forma que para mi abuela "hacer el amor" significa cortejar y no, calzarse a un sujeto/a.

De esa forma he vinculado a los "amantes de la libertad" que es una auto-definición, con los amantes de Isabel, en mi primer intento de haiku.

El término "enamorado" entiendo yo que se corresponde mejor a la esencia del amor en tanto que posee un sentido de totalidad y permanencia, del que "amante" carece.

"Amante" por el contrario ofrece una idea de acción y por tanto, según lo veo, se asimila más a una esfera pasional, difusa e inestable. Más al eros que al ágape como diría Benedicto XVI.

Pero desde luego no dejan de ser ciertas dos cuestiones:

1. Coloquialmente se abusa del término "enamorado" para referirse precisamente a lo que no es casi ni pasión, sino simple instinto animal.

2. Eros y ágape son partes del amor, y la existencia de ambas facetas en su equilibrio son necesarias.

En fin, yo propongo la recuperación de "enamorado" para distinguir el amor sincero de la simple pasión del "amante".

Tumbaíto- A pesar de sus continuas faltonerías (incluyendo este úlitmo mensaje suyo) tiene usted esta bitácora a su disposición para demostrar lo que apetezca siempre dentro de un orden mínimo.

Tumbaíto dijo...

Y sepa, Sr. Embajador, que sin ninguan faltonería -como no la ha habido nunca- se lo agradezco.

Seneka dijo...

Embajador, si te parece recojo tu aistencia y mato (o lo intento) a canasta: la distinción se ve muy clara en cómo hoy es habitual que el personal desarrolla sus relaciones amorosas: es muy habitual que alguien se convierta en amante sin estar previamente enamorado.

De la misma forma, nunca llegará nadie a ser un verdadero amante si no se ha enamorado antes. Y para ser un buen amante, necesita seguir siempre enamorado.

O sea, en la vertiente "viciada" de la relación amorosa, amante y enamorado se convierten en actitudes contrapuestas. Y, no nos engañemos, a doña Isabel le iba el vicio a tope. Con perdón. A los amantes de la libertad inconcreta suele ocurrirles también.

Bueno, esto es un lío. Me voy a la cama.

Ignacio dijo...

Tengo la impresión de que la vebhemencia de tumbaito nos dda una medida de la realidad asentada; creo tambien que en ello mismo está la virtud: podemos vr claramente el error ¿cmo se lo hacemos ver a el?
Post hoc ergo procter hoc

Ignacio dijo...

Mis saludos sra. Embajadora

Seneka dijo...

Ignacio, acabas de hacer la pregunta del millón.

Que alguien vea la verdad (y esto va para todos) depende muy primordialmente de la propia capacidad de abajamiento, de humildad y de abandono.

La verdad es, y la mentira no es pero somos perfectamente capaces de plasmarla en nuestra imaginación cuando nos hacemos a nosotros mismos la medida de todo.

La mejor terapia, desde luego, es siempre ser capaz de reconocer el rostro del otro, de verse reflejado en sus errores. Y la verdad es que interné no parece ayudar mucho en eso.

En cualquier caso, sigue siendo válido el aserto evangélico de que a los cerdos no se les deben echar perlas para comer.

Dhavar dijo...

Embajador:

Entendido.Ahora bien, ardua tarea esa de restituir el sentido de "enamorado".

Ignacio dijo...

Enamorado: uno, con cara de gilipollas.


Mis salludos sra. Embajdaora

Ignacio dijo...

A ver si clarifico.

El planteamiento es no diferenciar la carnalidad del ser; y entonces las concepciones del amor se unifican: la caridad es el amor: dar todo a cambio de nada; la compasión, gozar y sufrir juntos, es una parte del amor pero no es el amor; aunque la confusión favorezca la trivialización del ser y de los actos, acaba por cosificar al ser, y ahí andais en el debate.


Mis saludos, sra Embajadora.

Seneka dijo...

Ignacio, no capto la coherencia del mensaje. No sé si es un problema de tu puntuación ortográfica o de mi miopía intelectual.

Ignacio dijo...

Intentaba unificar los término del debate entre Dhavar y el embajador para poner un punto de partida; me da la impresión de que ese es el error.

Anónimo dijo...

Bueno, mucho mensaje mientras he estado algo ocupado con un asunto familiar, tumbaíto, no porque me pierda cuando "se les exige cierto grado de disciplina mental (por ejemplo, ser capaces de difereciar entre práctica y creencia o relación recíproca y contraria)".

A mí lo de "amante-enamorado" en realidad me da igual en este debate, porque está más claro que el agua.

Yo iba a por lo de creer o no creer en la libertad. Ahora veo que usted en su mensaje hablaba de "las libertades", y no de la libertad en singular, lo cual puede ser mucho peor, porque, ¿qué son las libertades?

Libertad o libertades, es evidente cuál es el sentido que usted había dado al verbo "creer" al referirse a ellas. Es decir, prestar asentimiento a una verdad no evidente por la mera razón humana.

Lo que también es evidente es que la inteligencia y la voluntad no explican cuál es el mecanismo por el que un hombre elige el bien y no el mal, es decir, por qué hay personas cuya voluntad se arrima al mal y no al bien, y asimismo es una evidencia que Santo Tomás y
Duns Scoto están muy mal traídos por totalmente mutilados.

Quizás le ayude un poco el saber que inteligencia y voluntad eran precisamente, según Santo Tomás, los dos elementos que hacían del hombre -bien utilizados- un ser libre. (Cita: Summa Theologiae I, quaestio 83, a.1;
Y también I-II, quaestio 13 y De Veritate, q.22)

Deje usted a Sto. Tomás y Duns Scoto de lado, que estoy seguro de que ellos no estarían de acuerdo con usted en que una persona muy inteligente y con mucha voluntad siempre va a elegir bien, aunque usted se empeñe en hacerles decir semejante monstruosidad. Así, Jack el Destripador, Lenin o Hitler sin duda eran inteligentes y tenían una probada fuerza de voluntad.

Pero no eligieron bien, ¿verdad?

Desde luego creo que se confunde usted en muchas cosas, pero le diré un par para que no vuelva a repetirlas: primero, en suponer que todos los que postean aquí en desacuerdo con usted son carlistas (bueno, yo sí lo soy, pero ahora mismo estoy ejerciendo como si no lo fuera). Segundo, en estridencias como ésta: "Pero no se preocupen: el carlismo nunca destacó por sus distinciones conceptuales".

Lo que es evidente es que usted no conoce de la Misa la media del Carlismo, como tampoco mucho de Santo Tomás, así que mejor dejar tranquilito el tema.

Moi-Javier

Ignacio dijo...

Igual el equivocado soy yo, pero no leo al embajador por Carlista, ni por nada parecido:sólo por blogger; y ya está.
Yo no sabría etiquetarme, me quitaron el derecho a ser; o sea que eso me da igual: Seneka, o el Embajador para mí no son por ser de un determinado grupo o dejar de serlo sino por ellos mismos.
Respecto a Scoto, Santo Tomás y Tumbaíto, sigo con la mía: hay una clave que se me escapa, algo doy por supuesto que es equívoco o algo así, o algo no transmito bien y por eso saltan vehemencias; ambos lados: no veo tanto el error en el error, sino en que no se como poner a la vista tal, o como hacerlo ver.
Y no se si me he exsplicado o la he liado más.

Mis saludos, sra Embaadora.

Anónimo dijo...

La has liado del todo, pero no pasa nada.

Moi-Javier

Ignacio dijo...

Pues decirme los puntos y encantado de explicarme, faltaría mas.


Mis saludos, sra. Embajadora

Anónimo dijo...

Pues esto:

"no veo tanto el error en el error, sino en que no se como poner a la vista tal, o como hacerlo ver."

Y lo que dices que hay algo que se te escapa, ¿sobre qué es exactamente?

Moi-Javier

Ignacio dijo...

una parte, en la explicación, en la cual tengo la impresión de que damos por supuesto un conocimiento, o algo, que no es evidente para todo el mundo.
Quizá que presuponemos una formación o una madurez que no se dan; es que no lo sé, es una percepción de que algo así sucede.


Mis saludos sra. Embajadora.