jueves, julio 17

Europa 1914: La torre de Babel

But then the First World War is a mystery. Its origins are mysterious. So is its course. Why did a prosperous continent, at the height of its success as a source and agent of global wealth and power and at one of the peaks of its intellectual and cultural achievement, choose to risk all it had won for itself and all it offered to the world in the lottery of vicious and local internecine conflict? Why, when the hope of bringing the conflict to a quick and decisive conclusion was everywhere shed to the ground within months of its outbreak, did the combatants decide nevertheless to persist in their military effort, to mobilise for total war and eventually to commit the totality of their young manhood to mutual and existentially pointless slaughter? Principle perhaps was at stake; but the principle of the sanctity of international treaty which brought Britain into the war, scarcely merited the price eventually paid for its protection. Defence of the national territory was at stake also, the principle for which France fought at almost unbearable damage to its national well-being. Defence of the principle of mutual security agreement, underlying the declarations of Germany and Russia, was pursued to a point where security lost all meaning in the dissolution of state structures. Simple state interest, Austrias impulse and lrhe oldest of all reasons for war-making, proved, as the pillars of imperialism collapsed about the Habsburgs, no interest at all.


He sacado este párrafo del notable libro "The First World War" escrito por el historiador inglés John Keegan y que pronto comentaré en la bitácora.

Para mi la respuesta a las (verdaderamente legítimas) preguntas que se hace es una y está en la foto.

Traducción del texto inglés:


Pero ocurre que la Primera Guerra Mundial es un misterio. Sus orígenes son misteriosos. Y también su desarrollo. ¿Porqué un continente próspero, en la cumbre de su éxito como fuente y agente de la riqueza mundial y del poder y en uno de sus picos intelectuales y culturales, optó por arriesgar todo lo que había logrado para si y todo lo que ofrecía al mundo en la atroz lotería del conflicto interno?. ¿Porqué, cuando la esperanza de que el conflicto se solucionara rápido fue completamente frustrada a los pocos meses de su comienzo, los combatientes decidieron sin embargo continuar en su esfuerzo militar, movilizarse para la guerra total y eventualmente comprometer la totalidad de su juventud masculina en una mutua y existencialmente absurda matanza?. Es posible que los principios estuvieran en juego, pero el principio de la sacralidad el tratado internacional que llevó a Gran Bretaña a la guerra, escasamente merece el precio pagado por su protección. La defensa del territorio nacional también estaba en juego, el principio por el que Francia luchó hasta sufrir un daño casi irreparable a su bienestar nacional. La defensa del principio de seguridad mutua, que cimentaba las declaraciones de guerra de Alemania y Rusia, fue perseguido hasta un punto en el que la seguridad perdió todo su significado.a través de la disolución de las estructuras estatales. Un elemental interés de estado, el impulso que llevó a Austria a la guerra y el más antiguo de los motivos para hacer la guerra, resultó no ser de interés ninguno una vez que los pilares de su imperio se vinieron abajo.


Lea lo que otros dicen sobre: , , ,

6 comentarios:

Joaquín dijo...

Se contaba un chascarrillo de cierto profesor de historia que, cada vez que se le acercaba un alumno a preguntarle por las causas de una guerra remota, siempre contestaba lo mismo: "por cuestiones fronterizas, hijo mío".

En realidad todas las guerras tienen un motivo común, desde que Caín mató a Abel.

bitdrain dijo...

¿Y ese motivo es?

Joaquín dijo...

Ese motivo es, bitdrain, el motivo por el que Caín mató a Abel: "El Señor se fijó en Abel y en su ofrenda y se fijó menos en Caín y su ofrenda. Caín se irritó sobremanera y andaba cabizbajo" (Gn 4,4-5).

Gwen dijo...

Probablemente, hoy en día la razón sería aparecer como los mejores/fuertes/potentes... ante los demás.

AMDG dijo...

Estoy leyendo el último de Buchanan sobre las Guerras mundiales. La pintura que se hace de Churchil es pero que siniestra, el fue uno de los grandes culpables.

Embajador en el Infierno dijo...

Bueno me explico. Cuando leí el párrafo en cuestión se me vino inmediatamente a la cabeza la Torre de Babel, como símbolo del desastre que implica el olvido de Dios y la subsiguiente soberbia humana.

Lo que a Keegan le parece misterioso (y desde el punto de vista estrictamente terrenal lo es) a mi me parece de cajón. La Primera Guerra Mundial, y la segunda y todas las de este siglo tienen precisamente el origen de la Torre de Babel.