viernes, julio 11

¿Tú qué clase de liberal eres?

Liberalismo de primer grado:

"...la conclusión inmediata es colocar la causa eficiente de la comunidad civil y política no en un principio exterior o superior al hombre, sino en la libre voluntad de cada uno; derivar el poder político de la multitud como de fuente primera. Y así como la razón individual es para el individuo en su vida privada la única norma reguladora de su conducta, de la misma manera la razón colectiva debe ser para todos la única regla normativa en la esfera de la vida pública. De aquí el número como fuerza decisiva y la mayoría como creadora exclusiva del derecho y del deber."


Liberalismo de segundo grado
:

"....muchos liberales reconocen sin rubor e incluso afirman espontáneamente que la libertad, cuando es ejercida sin reparar en exceso alguno y con desprecio de la verdad y de la justicia, es una libertad pervertida que degenera en abierta licencia; y que, por tanto, la libertad debe ser dirigida y gobernada por la recta razón, y consiguientemente debe quedar sometida al derecho natural y a la ley eterna de Dios. Piensan que esto basta y niegan que el hombre libre deba someterse a las leyes que Dios quiera imponerle por un camino distinto al de la razón natural."


Liberalismo de tercer grado:

"...estos liberales afirman que, efectivamente, las leyes divinas deben regular la vida y la conducta de los particulares, pero no la vida y la conducta del Estado; es lícito en la vida política apartarse de los preceptos de Dios y legislar sin tenerlos en cuenta para nada."


Si se me permite la inmodestia yo los subtitularía, respectivamente como: coherente, incoherente, y vergonzante.


Textos tomados de la Carta Encíclica Libertas Praestantissimum (comunmente conocida como "la libertas") escrita por Su Santidad León XIII donde se explica que es la libertad y se condena el liberalismo como doctrina perversora de la misma.




31 comentarios:

Hernandarias dijo...

Sr. Embajador:
Ha salido recientemente de imprenta la obra "Examen crítico del liberalismo como concepción del mundo", del Dr. Alberto Caturelli, probablemente el mejor filósofo cristiano de Argentina.
Lo ha editado Gladius.

rojobilbao dijo...

¿Vergonzante porque te avergüenza o porque quién lo sostiene es un liberal católico que se avergüenza de dicha dualidad?

Embajador en el Infierno dijo...

Hernandarias- Muchas gracias por la referencia, lo seguiremos.

Rojobilbao- Siempre he entendido por vergonzante aquel que se avergüenza de lo que él mismo es.

Ignacio dijo...

Emnajador:


Eso, es relativo.




Mis saludos, sra embajadora.

Embajador en el Infierno dijo...

Ignacio- ¿Que cosa dices que es relativa?

Ignacio dijo...

Puies no lo sé, pero es la frase de moda en todosw los cursis, memas, lelos y demas, cuando algo no les cuadra porque es rotundo te sueltan "eso, es relativo" y además se encuenran divinos.

Ignacio dijo...

Mis saludos, sra. embajadora

Al Neri dijo...

Nos lo pones difícil, Embajador. Tener que declararme liberal me produce desasosiego. Y el binomio liberalismo y Dios es como hablar de un hierro de madera.

Al Neri dijo...

De todos modos, la última frase del segundo tipo de liberal me confunde como la noche a Dinio. Parece una contradicción con el resto del párrafo...

Embajador en el Infierno dijo...

Ignacio- ¿No me fastidies que todavía están con esas?.

Al Neri- A mi me parece que está hablando de racionalismo como opuesto a la racionalidad.

Laus Deo! dijo...

La autonomía de la razón y de la sociedad humana, ¿no haría considerar al liberalismo coherente como posible? Es decir, como mal menor o ética de mínimos ante la imposibildad (histórica, no metafísica) de un bien común real o una ética de virtud o máximos...

Hernandarias dijo...

Laus Deo: a Ud. también le recomiendo el libro del Dr. Caturelli. Le aclarará sus dudas, y la relación entre la doctrina y las posibilidades que presenta la situación actual (y la importancia de no adaptar la doctrina a los hechos).

Mary White dijo...

Muy buenas, supongo que lo conoces, hay varias cosas sobre Juan Pablo II y su liberalismo, y sus conversaciones con Hayek.

Sirico es católico y liberal...
http://iglesia.libertaddigital.com/liberalismo-de-verdad-1276230073.html

Embajador en el Infierno dijo...

Laus Deo- No, no lo creo. Hay vida después del liberalismo, te lo aseguro.

Mary White- "Católico y liberal" es una contradicción en términos tan grande como "católico y comunista". Hace 40 años hubo grandes esfuerzos para convencernos que esto último era posible, incluso asegurando que Jesucristo fue el primer comunista. Hoy en día se hacen los mismos esfuerzos (y curiosamente por parte de alguna cara conocida de aquel entoces, v.gr. Losantos) para convencernos de lo primero. Pasará, como pasó lo otro.

Mary White dijo...

No seré yo quien discuta contigo la Encíclica de Juan Pablo II... desde luego,pero ya buscaré quien esté autorizado y haya escrito, por saber tu opinión personal sobre el tema. Y de tus comentaristas, claro.

Perlimplín dijo...

Mary white: los autores que tienes que conocer para hablar de liberalismo y catolicismo están en el mismo post de embajador. ¿A un católico le es precisa la autoridad de algún autor ante la autoridad del Papa?

Embajador en el Infierno dijo...

Mary White- Haces muy bien en contrastar las cosas.Al fin y al cabo yo no soy más que un aficionado aunque procure fundamentar sólidamente en la medida de mis posibilidades las opiniones que sostengo.

El mayor peligro al que todos nos enfrentamos en esa búsqueda es intentar buscar la confirmación de lo que a priori ya pensamos.

Algún día, si venzo la vergüenza que me an estas cosas, contaré la historia de mi evolución política, por si a alguien le puede servir.

Muy resumido: Yo también pensaba que el mundo se dividía en "izquierdas" y "derechas" o en mi ámbito de estudio (economía) entre "socialistas" y "liberales". Y claro, en tanto que para mi el tema de la libertad individual era (y es) un pilar esencial me adscribía al mundo de los liberales.

Con el tiempo, algo de estudio y mucha dialéctica íntima vine a darme cuenta que hay otras maneras de entender las cosas aparte de las dos dominantes. Y que ofrecían salidas bastante más interesantes desde todos los puntos de vista.

Sobre el supuesto liberalismo de Juan Pablo II se ha escrito una barbaridad. Posiblemente el trabajo más conseguido en ese sentido sea la biografía escrita por George Weigel. Es interesante no solamente por ser un intento muy trabajado, sino también porque a pesar del trabajo dedicado las conclusiones están cogidas por los pelos, lo cual debe hacer pensar a cualquiera.

Laus Deo! dijo...

Hernandarias, no consigo referencia ninguna de la editorial gladius, podría precisar más?

Gracias

Laudetur-iesus.blogspot.com

Cruz y Fierro dijo...

Mary White: Le recomiendo que vaya a las fuentes. Es más, para no verse teñido con las lentes de Sirico, Novak y demás neocons yanquis, le recomiendo que lea "Centessimus Annus" y siga hacia atrás todo el recorrido de la Doctrina Social de la Iglesia hasta "Rerum Novarum". Y luego me dice si Juan Pablo II era liberal como dicen estos que gustan sacar frases de contexto. Es un camino difícil, lo sé; pero sino, deberá contentarse con lo que le dice el amigo Embajador.

Ignacio dijo...

Seguís defraudandome, la vrdad, pasa el tiempo y sigo viendo lo mismo.
Lo i,portante es poner la etiqueta: hjay etiquetas buenas, y las hay malas.
O ea: dependientes del corte inglés.

No creo qeu Juan PabloII fuera nada más que un cura serio; no creo que poner etiquetas a determinados pesnamientos sea bueno: si se empieza asi, se elabora unconstructo verbal en el cual acabamos por pensar segun la etiqueta que nos hemos otorgado nos dicta y no conforme a nuestra esencia.

Mark Twain: cuando dos personas piensan igual, hay una que piensa por los dos..


Dejaros de etiquetas: cada cual tiene su propia elaboración, y lo de etiquetarnos nos uniformiza pero para nada más vale.

Hernandarias dijo...

Laus Deo: los datos son los siguientes: Fundación Gladius, C.C. 376 (1000), Correo Central, Buenos Aires, Argentina. Tel. 11-4803 7616 (habría que incorporarle la característica internacional de Argentina). E-mail: fundaciongladius@fibertel.com.ar.
Editan también la Revista Gladius, que se la recomiendo.
La Editorial la dirige Rafael Breide Obeid, desde hace no tanto tiempo Rector de la Universidad Católica de La Plata.

San Isidoro dijo...

Embajador: es usted un tranfullero. Hayek y Von Mises son críticos del socialismo y se parecen al liberalismo del XIX (le recuerdo que Hayek también critica a Mill) como un huevo a una castaña.

Y hacer decir al Papa lo que no dice es injusto. Entonces la Centesimus Annus también estaría condenada.

"15. La Rerum novarum se opone a la estatalización de los medios de producción, que reduciría a todo ciudadano a una «pieza» en el engranaje de la máquina estatal. Con no menor decisión critica una concepción del Estado que deja la esfera de la economía totalmente fuera del propio campo de interés y de acción. Existe ciertamente una legítima esfera de autonomía de la actividad económica, donde no debe intervenir el Estado. A éste, sin embargo, le corresponde determinar el marco jurídico dentro del cual se desarrollan las relaciones económicas y salvaguardar así las condiciones fundamentales de una economía libre, que presupone una cierta igualdad entre las partes, no sea que una de ellas supere talmente en poder a la otra que la pueda reducir prácticamente a esclavitud "

"La moderna economía de empresa comporta aspectos positivos, cuya raíz es la libertad de la persona, que se expresa en el campo económico y en otros campos. En efecto, la economía es un sector de la múltiple actividad humana y en ella, como en todos los demás campos, es tan válido el derecho a la libertad como el deber de hacer uso responsable del mismo. Hay, además, diferencias específicas entre estas tendencias de la sociedad moderna y las del pasado incluso reciente. Si en otros tiempos el factor decisivo de la producción era la tierra y luego lo fueel capital, entendido como conjunto masivo de maquinaria y de bienes instrumentales, hoy día el factor decisivo es cada vez más el hombre mismo, es decir, su capacidad de conocimiento, que se pone de manifiesto mediante el saber científico, y su capacidad de organización solidaria, así como la de intuir y satisfacer las necesidades de los demás."

Clasifíqueme a Juan Pablo II el Magno.

Ignacio dijo...

Esa es fácil: era un buen hombre.

Embajador en el Infierno dijo...

Ignacio- Siento defraudarte. A ti te importa mucho lo de "poner etiquetas", a mi no me importa absolutamente nada. Tan igual me da que admito sumiso que me las coloquen a mi mismo. Las que quieran, me da igual.

San Isidoro- No, está usted equivocado, el tranfullero (sea eso lo que sea) es usted. Primero porque yo no he hecho decir nada a nadie, he puesto simplemente extractos sustanciales de una encíclica y segundo porque ya que le apetece citar la Centessimus Annus podría haber usted escogido este punto adicional:

"17. Leyendo la encíclica en relación con todo el rico magisterio leoniano 47, se nota que, en el fondo, está señalando las consecuencias de un error de mayor alcance en el campo económico-social. Es el error que, como ya se ha dicho, consiste en una concepción de la libertad humana que la aparta de la obediencia de la verdad y, por tanto, también del deber de respetar los derechos de los demás hombres. El contenido de la libertad se transforma entonces en amor propio, con desprecio de Dios y del prójimo; amor que conduce al afianzamiento ilimitado del propio interés y que no se deja limitar por ninguna obligación de justicia "

En cualquier caso, y como se ha señalado anteriormente, las encíclicas conviene leerlas enteras.

Juan Pablo II dice las cosas bien claras para el que las quiera leer sin anteojeras ideológicas.

San Isidoro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
San Isidoro dijo...

Embajador: parece que nunca ha sido niño...o que nunca ha estado en Andalucía. Un tranfullero es un tramposo.

Todas las cosas tienen una intención. Usted ha extractado la encíclica y ha preguntado qué clase de liberal es cada uno. Eso es hacer trampas. ¿Por qué? Porque usted se basa en que el liberalismo de antaño es el mismo que el de hogaño y eso lo tiene que demostrar, ¿no le parece?.

Yo he leído la CA completa, pero la misma argucia que utiliza contra mí, se puede volver en su contra. Pero mire, vuelve usted a caracterizar de forma unilateral el liberalismo. Y digo usted, no el Papa Juan Pablo II. De trampas nada.

Lo que me parece estupendo es que ustedes tengan tan claro lo que es el liberalismo. Yo, sinceramente, no soy capaz de saberlo. Conozco el liberalismo de ROusseau, el de Voltaire, el de los enciclopedistas, el de Hume, el de Mill y el de Locke. Ninguno de ellos es igual entre sí. Tampoco sus tesis se parecen, por supuesto, al de la Escuela Austríaca.

Me alegro que lo tengan tan claro.

Embajador en el Infierno dijo...

San Isidoro-Parece que no sabe usted lo que es una bitácora en internet. Dejaré que lo descubra por si mismo.

He sido niño y la mitad de la sangre que corre por mis venas es andaluza. Nunca antes de ahora había oído tal palabra. Perdone usted mi falta de cultura.

San Isidoro dijo...

"Tranfullero" lo utilizan mucho los niños. Utilizar otra palabra me habría parecido peyorativo o vejatorio y creo que aquí se discute en buena lid.

Se lo que es una bitácora, ahora bien, desconozco qué es el liberalismo.

Si usted no dice lo contrario, entiendo que pretende hacer una caracterización del liberalismo a partir de una Encíclica de León XIII, ya que a continuación pregunta qué tipo de liberales son sus lectores. Sea retórica o no la pregunta, el hecho es que el liberalismo (sea esto lo que sea) del XIX no es el del XX - XXI.

Embajador en el Infierno dijo...

San Isidoro.- Por favor no me vuelva loco. Si no sabe usted lo que es el liberalismo ¿como sabe que el del XIX no tiene nada que ver con el del XX y el XXI?.

Será mejor que se aclare usted primero y luego venga a dar lecciones. Muchas gracias.

Y por cierto, lo que dice confirma que no sabe usted lo que es una bitácora. Doble tarea.

AMDG dijo...

No creo que la doctrina católica tenga nada contra una amplia libertad de contratación. El resto del liberalismo es ideología peligrosa, como el nazismo o el comunismo.

Embajador en el Infierno dijo...

AMDG- Yo tampoco lo creo, pero es que la libertad no es en absoluto patrimonio del liberalismo.