lunes, agosto 4

La cobardía de Occidente en Alexander Solzhenitsyn (ACTUALIZADO)

La culturilla popular asigna a Alexander Solzhenitsyn sus 15 minutos de gloria a cuenta de su posición como disidente del comunismo. Lo que menos gente conoce es que el gran ruso era igualmente disidente del liberalismo, vamos un tradicionalista con todas las letras.

Andrew Cusack ha escrito un excelente obituario donde repasa con cierto detalle el pensamiento político de nuestro héroe, y que conviene leer entero (está en inglés).

De todo lo escrito extraigo y directamente traduzco un párrafo que me parece particularmente pertinente a la España de hoy. El lector atento sabrá poner nombres y apellidos identificando los protagonistas hispanos de un texto universal:

"El mundo occidental ha perdido el coraje social, tanto colectiva como individualmente, en cada país, gobierno, partido político y desde luego en las Naciones Unidas. La desaparición del coraje es particularmente significativo entre los grupos dirigentes y las élites intelectuales, y causa una impresión de pérdida de coraje por parte de la sociedad entera. Desde luego hay muchas personas valientes pero estas no tienen una influencia determinante en la vida pública. Los burócratas políticos e intelectuales muestran depresión, pasividad y perplejidad en sus acciones y sus declaraciones y mucho más en sus reflexiones teóricas dirigidas a explicar cuan realista, razonable e intelectutal y moralmente justificado es basar las políticas de estado en la debilidad y la cobardía. El declive del coraje es ironicamente enfatizado en las ocasionales explosiones de enfado e inflexibilidad por parte de los burócratas cuando deben tratar con gobiernos o paises débiles a los que nadie apoya, o con corrientes que no pueden ofrecer ninguna resistencia. Pero a estos mismos se les come la lengua el gato y se quedan paralizados cuando tienen que lidiar con gobiernos poderosos y fuerzas amenazantes, con agresores y terroristas internacionales. ¿Debería uno señalar que desde los tiempo antiguos el declive del coraje se ha considerado el principio del fin?.


ACTUALIZACION: No os perdais la entrada de Juanjo sobre el mismo tema. Hace una rápida disección del discurso de Solzhenitsyn en Harvard de donde está sacado el párrafo anterior.


12 comentarios:

Juanjo Romero dijo...

Embajador, si hubiese leido antes este post me hubiese ahorrado el mío de hoy. Dos semanas sin internet me han hecho perder las buenas costumbres. Gracias por la referencia y tu resumen. Como puedes ver en el fondo estamos bastante de acuerdo.

AMDG dijo...

(Sr. Embajador, que se trata de un cismático)

:)

Seneka dijo...

Pues yo me apuesto mis atributos a que el cismático goza ya de su puesto en el Paraiso.

Descanse an paz don Alejandro.

Kabeltz dijo...

El otro día se mencionó a Jünger.

Estamos en un tiempo en que el coraje debe de ser nuestra gimnasia en la emboscadura. La resistencia en la vida ordinaria.

Embajador en el Infierno dijo...

Juanjo- Pues si, estamos muy de acuerdo. Tu dices que el ruso no era ni de derechas ni de izquierdas. Y yo digo que desde luego, y apunto que al fin y al cabo poca diferencia hay entre ambas opciones. Aunque nos lo hayan intentado vender así lo opuesto a un socialista no es un liberal.

AMDG- Yo te insisto y no me haces caso cuando te digo que yo no soy un integrista. Tampoco tengo "la mente abierta" (ya sabes lo que decía Chesterton sobre eso) pero me esfuerzo por reconocer la verdad donde la vea.

Seneka- Rezo para que asi sea.

Kabeltz- ¿Eso no lo dijo Unabomber?. Je, je....

K Budai dijo...

Bueno, yo soy un "liberal" versión ancap. Y no he hallado en Solzhenitsin nada que yo mismo no estuviese a suscribir, aunque es posible que me tome la molestia de refrasearlo simplemente porque no me siento cómodo con su terminologa y preferiría expresar el mensaje afín usando mi propio vocabulario.

Claro que si se incluye dentro de los liberales a philo-sovieticos o anti-cristianos como por ejemplo este de aquí solzhenitsyn-un-mito-de-la-guerra-fría( y algunos de sus comentaristas) la cosa cambia. Desgraciadamente no es fácil espurgar un término de significados ambiguos, y hay que aprender sobrellevar las confusiones con filosofía. Yo me describiría a mí mismo como ateo y liberal. Y sin embago, no me identifico con los "liberales" en el sentido que suelen atribuirle Embajador o AMDG y en cambio cuando alguno de por ahí habla de "ultra-católicos" o "ultra-(cristianos)ortodoxos" sé que están hablando de mí.

La frase con la que sí estoy profundamente en desacuerdo es: "sus 15 minutos de gloria". Me inclino a creer que la interpretación (posible) de que la gloria de Solzhenitsin se limita a "15 minutos" como si se tratara de un ganador de OT está lejos de ser lo que quería decir Embajador. Pero sigo pensando que es una expresión desafortunada.
PD Yo también escribí sobre Solzhenitsin: El hombre más grande. Me alegro de haberlo hecho antes de leer el post de Eduardo que enlazo arriba y estos reveladores artículos de Pío Moa:solzhenitsin-y-benet y un-autorretrato-del-antifranquismo

Esta afortunada ignorancia me permitió escribir mi post con ánimo más tranquilo, el asco no es un un buen compañero de escritos.
Un saludo

Juanjo Romero dijo...

K Budai, no creo que como "liberal" pudieses mantener el pensamiento de Solzhenitsin sobre la ley natural, sus principios anti-utilitaristas, o el reduccionismo de la libertad a la no-agresión o a la "neutralidad" de los poderes públicos en temas morales.

De todas formas, buen post también el tuyo. Los minutos warholianos han sido escasillos, en los medios las palabras más repetidas (y casi exclusivas) son: disidente y gulag, que a cada uno le aproveche.

K Budai dijo...

Jeje. Lo pones muy fácil Juanjo.
¡Por supuesto que me apunto a la ley natural, a la reducción de la libertad a la no agresión (yo lo diría de otro modo, pero bueno) y a la no imposición de la moral desde el poder público!
Y gracias por el elogio
Un saludo

Embajador en el Infierno dijo...

K. Budai- Me dejas bastante confundido con tu comentario. Especificamente con eso de declararte ateo y liberal, y luego decir que te apuntas a lo de "ultra-católico".

Por supuesto que lo de los 15 minutos de gloria es desafortunado. Pretende (y parece que lo ha conseguido) sacudir mentes, en el sentido de intentar enteder como un hombre de la talla del aludido esté tan olvidado. Vamos, lo que viene a decir luego Juanjo.

Juanjo Romero dijo...

K Budai, creo que lo dije mal, me salté un NO. Quería decir que Solzhenitsin no promueve
el reduccionismo de la libertad a la no-agresión o a la "neutralidad" de los poderes públicos en temas morales
. Pero por dado tu "liberalismo", con ciertas matizaciones podrías mantenerlo. Mantengo mis felicitaciones.

K Budai dijo...

Embajador, ocurre que cuando se dice "liberal" no necesariamiente se refieren con ese término a posiciones con las que yo pueda llegarme a sentir identificado ni por asomo. Ejemplo: por qué no soy liberal
Y, aunque soy ateo, la expresión "ultra-católico" me alude, porque suelen usarlo denigradores de, por ejemplo, los valores familiares, que yo defiendo y defenderé todo lo "ultramente" que cualquier imbécil quiera calificar. Yo nunca me he encontrado con la expresión ultra-católico o ultra-cristiano asociada a una reflexión erudita sobre la infabilidad papal o algún tema teológico con el que yo puedo o no estar en desacuerdo y dispuesto a cuestionar razonadamente. No. Siempre se trata de otra cosa, de si unos "ultracatolicos" se niegan a aceptar una mezquita en su comunidad, que si los ultracristianos se manifiestan contra el adoctrinamiento homosexual en la escuela, etc.
Creo que queda explicado.

Juanjo. Ya me parecía demasiado fácil. Intentaré alguna explicación. Solzhenitsin NUNCA abogó por la imposición de una moral desde el Estado (lo que hubiera sido antiliberal). Sí reclamaba que la falsa imparcialidad del Estado era el terreno donde evolucionaban las tendencias morales más perversas.
Veamos, el liberalismo ancap sólo exige la aceptación de una ética mínima (que incluye el principio de no agresión). Y no condena en modo alguno que una persona practique, defienda y promueva una moral particular. Solzhenitsin cumple con la ética y yo comparto además buena parte de su predicamento moral. Y éste, claro está, es lo que lo convierte en un gigante porque no basta abstenerse de hacer el mal.

Uno de los errores más extendidos sobre el liberalismo ancap es que se le suele acusar que las restricciones éticas son tan moderadas y tan amplio es el espectro de conductas legítimas desde el punto de vista ético que se abre un espacio amplio para cualquier cosa. Esto no pasa de ser una verdad formal. Ocurre que la ética es restringida pero esto es sólo una carácterística, no un defecto. La teoría se construye desde 3 niveles: Etico, Praxeológico e Institucional. Este último enfoque, es el peor comprendido y casi siempre olvidado por sus detractores. Para poner un caso, si digamos, una serie de razonamientos teoricos llevaran a la inutilidad de instituciones humanas ampliamente probadas como la propiedad privada o la familia los liberales seríamos los primeros en sospechar un error (y acabaríamos encontrándolo seguramente).

Claudio dijo...

de lo mejor que he leido, lo que hay en Aceprensa.com

Echad un vistazo.

Saludos